Compartir

Torsión del cordón espermático: causas, síntomas y tratamiento

Por Manuel Alejandro Patiño, Psicólogo Clínico y psiconeuroinmunólogo. Actualizado: 26 septiembre 2017
Torsión del cordón espermático: causas, síntomas y tratamiento

Dentro de la salud del hombre existen condiciones que de no tratarse rápidamente pueden dejar secuelas tan fuertes como la esterilidad permanente y la muerte de los testículos, aunque a veces dicha afección presente síntomas no tan severos. En este artículo de ONsalus, trataremos específicamente la torsión testicular, llamada también torsión del cordón espermático: causas síntomas y tratamiento, así como acciones y precauciones a tomar si se quiere evitar dicho problema o hacer que las complicaciones en las que puede derivar sean las menores posibles.

También te puede interesar: Hematocele: síntomas y tratamiento

Torsión del cordón espermático: causas

La torsión testicular es una afección en los conductos que irrigan sangre hacia los testículos, en la cual dichos canales se tuercen o enrollan de tal forma que el flujo sanguíneo se limita seriamente o se interrumpe por completo. Esto desencadena entonces en isquemia testicular, es decir, la falta de oxígeno y consecuente muerte de las células del escroto. Por lo general, se presenta solo unilateralmente, es decir, en un solo lado/testículo.

La torsión testicular se considera una emergencia médica de urgencia, pues cada minuto que pase el hombre con la torsión puede ser decisivo para la supervivencia del testículo, de su función espermatogénica, o si por el contrario deberá ser amputado.

Su incidencia es muy baja, un aproximado de 1 caso cada 4000 a 5000 varones. Suele aparecer en la mayoría de los casos sin ninguna razón aparente. En otras ocasiones, las causas o factores de riesgo encontrados para su aparición están:

  • Defectos congénitos en el tejido conectivo escrotal.
  • Los golpes recibidos en los testículos (por ejemplo: una patada o por una bicicleta).
  • También puede suscitarse en personas que hacen ejercicios de pesas o ante algún sobresfuerzo que cargue o impacte de alguna forma el área genital.
  • Frecuente en neonatos y púberes (adolescencia temprana), debido al posible crecimiento rápido o adelantado de los testículos.
  • Tumores en los testículos.
  • Excesiva exposición al frío ambiental.
  • Antecedentes de torsión testicular tanto en el mismo paciente como en su historia familiar.

Torsión del cordón espermático: signos y síntomas

Los indicadores iniciales más importantes de una posible torsión espermática son:

  • Súbito dolor en uno o ambos testículos o un poco más arriba de los mismos.
  • Elevación (recogimiento) de una o ambas bolsas escrotales.
  • Inflamación de uno o ambos testículos.
  • Hipersensibilidad al tacto y al movimiento.
  • Rubor (enrojecimiento) del escroto.
  • Náuseas y vómitos (debido a la intensidad del dolor).
  • Sangre en el semen,

La evaluación médica por excelencia para confirmar la existencia de la torsión del cordón espermático es el escáner Doppler. Aunque otros métodos pueden de igual forma permitir el diagnóstico, es importante recordar que esta es una urgencia médica que debe atenderse tan inmediato como sea posible y no esperar tanto por pruebas.

Torsión del cordón espermático: causas, síntomas y tratamiento - Torsión del cordón espermático: signos y síntomas

Torsión testicular: tratamiento

El tratamiento principal es la intervención quirúrgica. Las intervenciones a aplicar varían de acuerdo al avance del daño de la torsión. Si el testículo se encuentra aún poco inflamado y sin daños en el tejido producto de la isquemia, se procede a la destorsión del conducto.

En el caso donde la isquemia ya ha dejado daños irreparables, mas sin producir necrosis del testículo, se procede a realizar biopsia, extrayendo los tejidos dañados, pues podrían comprometer la salud del paciente. En las ambas situaciones previamente mencionadas, el cirujano suele coser el cordón espermático de ambos testículos para evitar que este problema vuelva a suceder.

Si ya la necrosis o daños son demasiado graves, se procede a la extirpación del testículo. Para poder 'salvar' un testículo que está sufriendo este problema se sugiere que la intervención quirúrgica sea realizada en las primeras 3 horas, máximo 6. Una vez alcanzadas las 12 horas, lo más seguro es que existan daños irreparables en el escroto y luego de 1 día, la condición generalmente es ya de necrosis y necesidad de extirpación del mismo.

Ha de tenerse especial cuidado y urgencia en la atención de esta condición cuando el motivo de la torsión son golpes, sobresfuerzos o el frío extremo, pues la reacción y torsión producidas generalmente son más fuertes, lo que conlleva a un proceso isquémico mucho más acelerado.

Después de esta operación, el paciente debería esperar al menos un par de meses para retomar las actividades físicas de impacto, así como su actividad sexual. Se sugieren 3 meses si el caso fue de gravedad, como en la extirpación.

Torsión del cordón espermático: causas, síntomas y tratamiento - Torsión testicular: tratamiento

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Torsión del cordón espermático: causas, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema reproductor masculino.

Escribir comentario sobre Torsión del cordón espermático: causas, síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Torsión del cordón espermático: causas, síntomas y tratamiento
1 de 3
Torsión del cordón espermático: causas, síntomas y tratamiento

Volver arriba