Compartir

Tratamiento natural para la artritis reactiva

Por Valeria Foi. Actualizado: 30 abril 2018
Tratamiento natural para la artritis reactiva

El dolor es una alerta del cuerpo, una de las maneras que tiene de advertir que algo está pasando. Cuando duelen las articulaciones, puede ser un síntoma de algo mayor. El dolor y la inflamación de las articulaciones y algunas mucosas podrían indicar que se trata de una artritis reactiva o posinfecciosa. Esta reacción inflamatoria, también llamada Síndrome de Reiter, es una enfermedad reumatológica rara que se genera posterior a una infección bacteriana del tracto urinario o del sistema digestivo.

Además de la inflamación de las articulaciones, este padecimiento puede producir inflamación del tracto urinario, conjuntivitis y lesiones en la piel y otras mucosas. Con tal variedad de síntomas, que pueden presentarse todos a la vez o no, el diagnóstico es a veces difícil. El médico tratante deberá hacer una serie de exámenes para determinar si se padece esta enfermedad. Una vez establecido el diagnóstico, según el caso, podrán plantearse diferentes opciones para tratar al paciente. En ONsalus, te ofrecemos, a continuación, algunos tratamientos naturales para la artritis reactiva. Sin embargo, pregunta a tu médico cuáles serían los más adecuados en tu caso particular.

También te puede interesar: Dieta para la artritis

Causas de artritis reactiva o síndrome de Reiter

La artritis reactiva o posinfecciosa, como su nombre lo indica, es una inflamación de las articulaciones que se produce como respuesta a una infección. Los síntomas aparecen de una a tres semanas después de ocurrida la infección, que puede ser del tracto urinario, transmitida a través de relaciones sexuales sin protección o puede tratarse de infecciones del tracto digestivo, debido al consumo o manejo de alimentos contaminados. Ninguna de las formas de la enfermedad es en sí contagiosa pero, por supuesto, las bacterias que producen la infección inicial sí lo son.

Entre las bacterias que frecuentemente se relacionan con esta afección, se encuentran: Salmonela, Shigela, Yersinia y Campilobacter, en el caso de los cuadros gastroentéricos o posdisentéricos, llamado también Síndrome de Reiter grastrointestinal; y Clamidia y Ureaplasma en el caso de las infecciones de transmisión sexual o Síndrome de Reiter posvenéreo, como se le llama actualmente. Otros gérmenes como: Pseudomona, Clostridium, Lactobacilus, Neiseria meningitidis y gonorrea, Estreptococo beta hemolítico y Trophyrema whippelii también han sido identificados como detonantes de la hiperreactividad en algunos pacientes.

En realidad, los médicos no conocen el mecanismo exacto que genera la artritis reactiva. Aún no saben por qué razón algunas personas presentan esta afección y otras no. Hasta ahora, le siguen la pista a un factor genético llamado HLA-B27, que se encuentra presente en el 80% de las personas que padecen artritis reactiva y solo 6% de las personas que no tienen la condición poseen el alelo.

Se estima que existen de 3 a 5 casos por cada 100.000 habitantes y que tiene mayor incidencia en los hombres entre 20 y 40 años. En ciertas poblaciones, la incidencia puede ser mucho más alta, tal es el caso de los hombres homosexuales y bisexuales, cuyo grupo presenta elevadas tasas de infecciones genitourinarias y gastrointestinales. En este segmento, la prevalencia se acerca a uno por cada 1000 casos. Es considerada la artritis más común en hombres jóvenes. También afecta a las mujeres pero con menor frecuencia y sintomatología más leve. En ancianos y niños es poco frecuente.

Tratamiento natural para la artritis reactiva - Causas de artritis reactiva o síndrome de Reiter

Tratamiento de la artritis reactiva

La artritis reactiva forma parte del grupo de las espondiloartropatías seronegativas, las cuales están descritas como un grupo de condiciones que comparten algunas características clínicas y en algunos casos se asocian con el gen HLA-B27. En este grupo, se incluyen la artritis psoriática, la espondilitis anquilosante y el síndrome inflamatorio intestinal. Todas estas enfermedades afectan al tejido conjuntivo, causando una notable inflamación de las articulaciones.

El diagnóstico de la artritis reactiva puede resultar complicado, ya que no hay exámenes de laboratorio específicos para confirmarlo.No obstante, este puede hacerse en base a la historia clínica y los síntomas que el paciente manifiesta. También se hacen pruebas de sangre para descartar otras afecciones, como la artritis reumatoide y el lupus.

En cada caso, el médico establecerá el tratamiento más adecuado, tomando en cuenta la edad, el estado general de salud, la historia médica y la tolerancia a los medicamentos y terapias del paciente. Por lo general, para esta condición, el tratamiento incluye descanso, ejercicio y fisioterapia para ayudar a aliviar el dolor, mejorar la movilidad y mantener la fuerza muscular.

Además, por supuesto, de toda una gama de medicamentos que en grueso apuntan a combatir la infección que originó la inflamación, reducir la inflamación de las partes afectadas y el dolor, tratar las afecciones cutáneas, disminuir la irritación de los ojos y, en los casos más severos, inhibir el sistema inmunitario para que no siga atacando sus propios tejidos.

Por otro lado, existen algunos tratamientos naturales para la artritis reactiva que pueden ayudar a mejorar los síntomas que la misma provoca, los mostramos todos en el siguiente apartado.

Artritis reactiva: tratamiento natural

Las personas que padecen esta condición también pueden optar por los remedios naturales y las terapias alternativas. Ciertas plantas cuentan con propiedades antiinflamatorias que pueden contribuir a aminorar los síntomas de la enfermedad, con la ventaja de que además son remedios caseros fáciles de hacer, pues en su mayoría dichas plantas se consumen directamente, en infusión o se colocan como cataplasma.

Entre los tratamientos naturales para la artritis reactiva que se pueden usar están:

  • El harpagofito, uña o garra del Diablo: es una planta originaria de África que contiene ciertas moléculas que lo convierten en un antiinflamatorio potente. De esta planta, se utilizan sus raíces, las cuales se hacen en infusión.
  • El regaliz: considerado la cortisona natural, posee propiedades antiinflamatorias.
  • El sauce: de este árbol, se utiliza su corteza en infusión para obtener un efecto antiinflamatorio y eliminar el dolor.
  • La ortiga: contribuye a la remineralización de los huesos y ayuda a disminuir la inflamación en las vías urinarias. El líquido que produce el picor ayuda a tratar los dolores articulares.
  • La cola de caballo: es diurética, rica en sales minerales y estimula la síntesis de colágeno, ayudando a reconstruir los cartílagos y a mejorar la flexibilidad de los tendones.
  • La tila o tilo: ayuda a bajar la inflamación de las articulaciones aumentando la transpiración del cuerpo, lo cual provoca la eliminación de toxinas que si no se acumularían en las articulaciones. Se toma en infusión.
  • El abedul: tiene propiedades diuréticas y antiinflamatorias. Se prepara en infusión y se deben tomar entre dos y tres tazas diarias.
  • El ajenjo: es una planta herbácea medicinal con propiedades antiinflamatorias.
  • Las alcaparras: son diuréticas, por lo que ayudan a eliminar toxinas. Por suerte, existen muchas formas de incorporarlas a la dieta fácilmente.
  • El zumo de limón: contiene vitamina C que es antioxidante y ayuda a mantener el colágeno en el cuerpo. También contiene ácido cítrico que evita la retención de líquido, ayudando a disminuir la inflamación en las articulaciones.
  • El té verde: contiene sustancias antioxidantes que mejoran el estado general de salud.
  • El noni: es rico en potasio, por lo que contribuye a la regeneración celular, reduce las inflamaciones y mejora el funcionamiento de los músculos.
  • El jengibre: se toma en forma de infusión, puede comerse en pequeños trozos, en polvo o incluso se puede incluir en ensaladas y otros platos. Actúa como antiinflamatorio y analgésico natural.
  • El vinagre de manzana: ayuda también a combatir la inflamación y se toma disuelto en agua (una cucharada de vinagre en un vaso de agua). Se puede agregar miel si el sabor resulta muy fuerte.

Esta lista no es exhaustiva, existen muchas otras plantas que pueden ayudar a disminuir los síntomas de este síndrome. Además, algunas de las mencionadas anteriormente sirven para darse baños y hacer compresas que colocadas sobre las articulaciones surten un efecto antiinflamatorio. Tal es el caso del jengibre, de la ortiga y del sauce, que al igual que se toman en infusión, se usan de manera tópica y, de esta forma, también ayudan con la circulación sanguínea y sirven de analgésico natural. Las compresas de hojas de laurel son otra opción para aliviar los dolores y en infusión mejoran el sueño, muy recomendadas en caso de insomnio.

Actividades como la meditación y la relajación son conocidas por mejorar el estado general de salud de los pacientes, por lo que tienden a ayudar con los síntomas de la artritis. Igualmente, existen algunos estudios que revelan un efecto positivo, de terapias alternativas como la acupuntura, en las personas que sufren artritis reactiva.

Tratamiento natural para la artritis reactiva - Artritis reactiva: tratamiento natural

Alimentación y artritis reactiva

Mucho se ha dicho sobre los efectos que tiene la alimentación en la salud en general y en el caso de la artritis, parece no ser menos cierto. Algunos especialistas recomiendan que sus pacientes cambien radicalmente su forma de comer. Hacen hincapié en que se disminuya e incluso se elimine la ingesta de lácteos, harinas procesadas, alimentos ricos en grasas saturadas, comida precocinada y bollería industrial, entre otros.

De igual forma, se recomienda el consumo de alimentos ricos en vitamina E y D, calcio y Omega-3 porque son esenciales para los huesos, tejidos óseos y musculatura. Existen muchos testimonios de pacientes con artritis que hablan de su mejoría con el cambio de régimen alimenticio. Dicho cambio o el consumo de complementos vitamínicos, también se considera un tratamiento natural para la artritis reactiva.

Riesgos de la artritis reactiva

Los síntomas de la artritis reactiva pueden ser sumamente molestos y tienen una duración variable, según las condiciones generales del paciente. En su mayoría, los pacientes se recuperan por completo de la primera crisis de dos a seis meses después del brote. Otros padecerán una artritis leve por largo tiempo y solo algunas personas sufrirán una artritis grave, difícil de tratar con daños permanentes en las articulaciones. En el 50% de los casos, los síntomas reaparecen y en muy raras ocasiones los pacientes pueden presentar un ritmo cardíaco anormal o problemas con la válvula aórtica del corazón.

Si has sido diagnosticado con artritis reactiva y desea probar algún tratamiento natural, te recomendamos acudir a tu médico y consultarle sobre estas posibilidades. Sin duda, es el más indicado para ayudarte.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Tratamiento natural para la artritis reactiva, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Huesos, articulaciones y músculos.

Escribir comentario sobre Tratamiento natural para la artritis reactiva

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Myrian
Está buena información.

Tratamiento natural para la artritis reactiva
1 de 3
Tratamiento natural para la artritis reactiva

Volver arriba