menu
Compartir

Tumor de células gigantes: tratamiento

 
Por Melanie Re. 17 julio 2017
Tumor de células gigantes: tratamiento

Se considera que el tumor de células gigantes se trata de una neoplasia o cáncer de huesos poco frecuente y del tipo benigno, es decir, que no representa una condición de peligro. Sin embargo, puede ser agresivo localmente, de comportamiento impredecible o avanzar a un tipo maligno o canceroso, especialmente en personas que han sido sometidos a radioterapia por varios años, con una incidencia del 15% al 20% de los casos.

Esta enfermedad, a veces también llamada osteoclastoma, es más frecuente en personas de entre 20 a 40 años de edad, cuando el crecimiento óseo ya está casi completado. Si bien puede pasar desapercibido hasta un estado avanzado, es posible eliminarlo con una serie de procedimientos de acuerdo con el criterio del especialista. Por ello, si deseas más información sobre el tumor de células gigantes: tratamiento, en este artículo de ONsalus la encontraras.

También te puede interesar: Cáncer de huesos: síntomas y pronóstico

Qué es un tumor de células gigantes

El tumor de células gigantes se produce mayormente en los huesos, aunque puede desarrollarse también en otros componentes del tejido conjuntivo, como el cartílago, los músculos y la grasa. Ocurre cuando hay una alteración en la división celular, causando que las mismas se multipliquen aceleradamente y formen una masa de tejido anormal. Las células implicadas en este caso son de 3 tipos:

  • Células neoplásicas del estroma
  • Células gigantes multinucleadas
  • Células mononucleadas precursoras

En el 75% a 90% de los casos, dicho tumor se ubica en los extremos de los huesos cerca de la articulación, especialmente en los huesos largos próximos a la rodilla y la muñeca, y en menos frecuencia en los huesos planos como el del hombro y los de la cadera. Como en otros tipos de neoplasia, se desconoce la causa específica del tumor de células gigantes, pero se relaciona con:

  • Alteraciones genéticas
  • Exposición prolongada a radioterapia
  • Tener antecedentes familiares con tumores
  • Antecedentes con enfermedades de los huesos

Tumor de células gigantes: síntomas

Muchas veces no es posible identificar que se sufre de tumor de células gigantes hasta que este ya ha empezado a desgastar el tejido sano donde se presenta o incluso cursar asintomático hasta que se sufre de alguna fractura patológica, es decir, cuando el hueso se rompe sin haber un traumatismo o razón aparente.

Asimismo, los síntomas pueden no ser específicos y de intensidad variable, lo que depende también de la predisposición de cada persona. Sin embargo, la sintomatología común del tumor de células gigantes está integrada por:

  • Dolor progresivo y constante en el área afectada, que tiende a disminuir con el reposo.
  • Hinchazón en la articulación con el tumor.
  • Dificultad en el movimiento de la parte afectada.
  • Debilidad muscular alrededor de la zona con el tumor.
  • Presencia de un bulto o masa anormal definido.
  • Hormigueo o entumecimiento en el área aledaña del tumor, debido a que este al ir creciendo puede presionar algún nervio.
Tumor de células gigantes: tratamiento - Tumor de células gigantes: síntomas

Tratamiento para el tumor de células gigantes

Al ser diagnosticado el tumor de células gigantes, la única opción es la intervención quirúrgica para eliminarlo e intentar preservar la mayor cantidad de tejido y la funcionalidad de la estructura comprometida. Para ello, se compara la ubicación y el área que ocupa el tumor con la clasificación radiológica de Campanacci y Baldini, donde se establece el tipo de procedimiento quirúrgico a aplicar de acuerdo con ciertas características del tumor.

Los criterios que hace referencia dicha clasificación en el primer punto es si existe una lesión dentro de la médula limitada en los huesos, el segundo punto es el adelgazamiento amplio de la corteza y el tercer punto es si hay una rotura en la capa externa de los huesos. Dependiendo del grado del tumor y estas categorías, la cirugía puede ser:

  • Invasiva
  • Superficial
  • Puede ser incluso necesaria la amputación

Las técnicas utilizadas en el tratamiento del tumor de células gigantes son:

Curetaje o cirugía intralesional

Si el médico decide practicar la técnica de curetaje, esta puede ir complementada con un tratamiento adyuvante, especialmente criocirugía o cemento óseo, cuyo objetivo es disminuir la probabilidad de que el tumor de células gigantes reaparezca. Una de las ventajas de este procedimiento es que no es necesario eliminar una sección de la estructura afectada y se mantiene su función.

Para realizar el curetaje, primero se hace un corte en la piel para alcanzar la parte del hueso o tejido conectivo afectado para posteriormente raspar la zona del tumor y extraer la mayor parte. Sin embargo, es posible que queden restos de células tumorales y para eliminarlas el cirujano podría aplicar criocirugía, que consiste en verter, generalmente, nitrógeno líquido en el área de raspado, congelando y destruyendo dichas células. Por último, para rellenar el hueco que queda en la estructura afectada se puede utilizar cemento óseo, que conforme se endurece produce calor y ayuda a destruir las células tumorales, o un injerto óseo.

Resección

Este tratamiento para tumor de células gigantes se indica cuando las características del daño concuerdan con el segundo y tercer punto de la clasificación Campanacci y Baldini. Debido a que se trata de tumores agresivos, el control de las células tumorales es prioridad sobre preservar una sección o la totalidad de la estructura afectada.

La resección consiste en la extirpación de la zona del hueso o tejido donde se ubica el tumor, además de una parte del tejido sano alrededor y por debajo del tumor, que posteriormente es analizada para determinar si está libre de células tumorales, si no es así significa que dichas células se extendieron y que puede haber recidiva. Dependiendo del criterio del cirujano y el grado de la masa tumoral, la extirpación puede ser parcial, conservando el hueso, o total, que sería la amputación, aunque esta última ocurre en pocos casos de tumor de células gigantes. Después de dicha cirugía se puede reconstruir la sección extraída a través de un injerto de tejido, una prótesis acortamiento de la extremidad, entre otras técnicas.

Radioterapia

En el tratamiento del tumor de células gigantes, la radioterapia solo se sugiere en ciertas situaciones, ya que generalmente se necesitan dosis altas de radiación para eliminarlo, pero a su vez puede dañar tejidos sanos, incluso los nervios de las zonas cercanas. Asimismo, estas altas descargas y la difícil eliminación de las células tumorales con esta técnica, existe mayor riesgo de que el tumor vuelva a crecer o haga metástasis.

El cirujano podría optar por este tratamiento cuando el tumor se encuentra en un área inaccesible quirúrgicamente, cuando no es posible eliminar la totalidad de las células tumorales con cirugía o si se detectan dichas células en el borde del tejido que se extrajo después de la intervención quirúrgica.

Tumor de células gigantes: tratamiento - Tratamiento para el tumor de células gigantes

Tumor de células gigantes: pronóstico y complicaciones

Aun siguiendo un control, el pronóstico del tumor de células gigantes es incierto y puede variar el grado de respuesta dependiendo del tipo de tratamiento, la localización y agresividad del tumor y la predisposición de cada persona. Asimismo, a pesar de ser categorizado como benigno, tiene la característica de poder avanzar progresivamente hacia un tumor maligno, transformarse a un sarcoma o producir metástasis, que es cuando se extiende a otras partes del cuerpo, frecuentemente hacia el pulmón. Esto se ha registrado en aproximadamente el 10% de los casos, desarrollándose en un promedio de 2 años.

Además, es considerado por muchos especialistas como una neoplasia de agresividad intermedia, ya que tiende a la recidiva local, es decir, que reaparece un tiempo después de aparentemente haberlo erradicado. Tiene una incidencia del 10% al 25% de los pacientes con esta enfermedad y el 71% de estos ocurre en un tiempo de 2 años después de haber terminado el tratamiento, pero también es posible que surja hasta los 5 años posteriores a su eliminación. Por ello, generalmente en este tipo de tumores se indica un control y revisión constante por los siguientes 10 años luego de la cirugía.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Tumor de células gigantes: tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Huesos, articulaciones y músculos.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Tumor de células gigantes: tratamiento
1 de 3
Tumor de células gigantes: tratamiento

Volver arriba