Compartir

Uveítis: síntomas, causas y tratamiento

 
Por Jorge Andrés Caraballo, Odontólogo. 30 noviembre 2017
Uveítis: síntomas, causas y tratamiento

El ojo es un órgano el cual tiene como función percibir y captar las imágenes del medio exterior, para ser transmitida al cerebro, desde donde son interpretadas. Para lograr enfocar las imágenes, varias partes del ojo trabajan en conjunto, conformando así el sistema óptico. Estas partes son la cornea, la pupila, el cristalino, la retina y, por último, el nervio óptico. El correcto funcionamiento del ojo es indispensable para una correcta relación de las personas con su medio ambiente, por lo que las enfermedades que afectan los ojos deben de ser de cuidado por las posibilidades de producir una alteración bastante importante en la vida de una persona. En este artículo de ONsalus te hablaremos sobre una de estas enfermedades; te explicaremos todo sobre la uveítis: síntomas, causas y tratamientos.

También te puede interesar: Mancha roja en el ojo: causas y tratamiento

Qué es la uveítis

Definición de uveítis

La uveítis significa la inflamación de la úvea, la cual es la capa media del ojo ubicada entre la retina y la parte blanca del ojo, llamada esclerótica. Se encuentra formada por el iris, las coroides y el cuerpo ciliar. La úvea contiene gran cantidad de vasos sanguíneos por lo que suministran una irritación sanguínea importante al ojo, sobre todo en la retina, por lo que si existe un proceso de uveítis puede producir alteraciones en la visión, ya que la retina es la parte encargada de la transformación de imágenes a señales nerviosas.

Existen distintos tipos de uveítis, dependiendo del área en el que ocurre la inflamación:

  • Iritis: es el tipo más común de uveítis, y es la que afecta la parte frontal del ojo. Recibe también por nombre uveítis anterior por el área de la inflamación. El tiempo de duración puede ser de aproximadamente ocho semanas, pudiendo ser recurrentes.
  • Uveítis intermedia: es la inflamación de la región central del ojo. Este tipo de inflamación puede durar desde unas semanas hasta prolongarse por más tiempo y durar años, además pueden puede mejorar o empeorar paulatinamente.
  • Uveítis posterior: afección del sector posterior del ojo. Se observa una inflamación de las estructuras que forman el fondo del ojo. La misma puede tener un desarrollo lento y su duración puede prolongarse por varios años, empeorando progresivamente. Compromete parcialmente a las coroides.
  • Panuveitis: es también llamada difusa, porque afecta todas las estructuras intraoculares. Este es el tipo más grave de las uveítis y está ampliamente asociada a enfermedades de afección general.

Uveítis: síntomas y signos

La uveítis es una condición que afecta a un porcentaje mínimo de la población mundial. La misma presenta unos síntomas característicos de la lesión lo que permite poder diagnosticarla y a su vez establecer diagnósticos diferenciales con otras lesiones. Los síntomas más frecuentes de la uveítis son los siguientes:

  • Puede desarrollarse súbitamente.
  • Dolor.
  • Enrojecimiento.
  • Visión borrosa (la cual puede ser indolora).
  • Foto sensibilidad (sensibilidad a la luz).
  • Disminución en la visión.
  • Manchas flotantes.
  • Hipopión (Es un área de color blanquecino la cual oscurece la parte inferior del iris).
  • Pérdida de visión (en caso de uveítis posterior).
Uveítis: síntomas, causas y tratamiento - Uveítis: síntomas y signos

Causas de la uveítis

La uveítis se considera que es de causa desconocida, sin embargo, se ha asociado a otras alteraciones o enfermedades, como infecciones o síndromes, principalmente oculares. Existe también la creencia de que puede ser una enfermedad autoinmune, es decir, el sistema inmune de la persona afectada es la que esta causando el problema al atacar la parte del ojo afectada. Algunas de las posibles causas de uveítis incluyen:

  • Psoriasis.
  • Artritis.
  • Sarcoidosis.
  • Colitis ulcerativa.
  • Espondilitis anquilosante.

Por causas infecciosas:

  • SIDA.
  • Herpes zoster.
  • Retinitis (como consecuencia de una infección por el citomegalovirus).
  • Histoplasmosis.
  • Toxoplasmosis.
  • Tuberculosis.
  • Sífilis.

La exposición a toxinas o lesiones del área pueden provocar también la uveítis.

Tratamiento de la uveítis

La uveítis es una condición que puede dejar repercusiones en el ojo de la persona afectada, por ejemplo, la presencia de cicatrices, es por esto que si presentas uveítis o si sospechas de la misma es necesario acudir al oftalmólogo para que se encargue de evaluar, diagnosticar e indicar el tratamiento y protocolo a seguir.

El tratamiento principal consiste en reducir la inflamación y el dolor, para lo cual el especialista puede indicar la aplicación de gotas para los ojos, especialmente las que contiene corticoides y dilatadores de pupila para reducir los síntomas.

En caso de que la uveítis aparezca por una infección se recomienda la aplicación por vía oral o vía intravenosa de antibióticos, siempre bajo prescripción del especialista. El tiempo de la aplicación del mismo puede ser variable, desde dos semanas hasta diez dependiendo de la gravedad y de la enfermedad.

En algunos casos puede ser necesaria la aplicación de corticoides, que son fármacos antiinflamatorios potentes, directamente en el ojo por medio de gotas oculares. Esto se realiza en especial cuando aparecen las manchas flotantes en la visión, aunque dependerá de la gravedad y características de cada caso.

Uveítis: síntomas, causas y tratamiento - Tratamiento de la uveítis

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Uveítis: síntomas, causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Ojos y visión.

Escribir comentario sobre Uveítis: síntomas, causas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Uveítis: síntomas, causas y tratamiento
1 de 3
Uveítis: síntomas, causas y tratamiento

Volver arriba