Compartir

Vejiga neurógena: tratamiento

Valoración: 3.3 | 3 votos
Vejiga neurógena: tratamiento

La vejiga neurógena es una afección de esta en la que se presenta incontinencia por una lesión en el sistema nervioso, por ejemplo un accidente cardiovascular. La persona que la padece tiene una vejiga flácida o con espasmos constantemente y, por lo tanto, no puede retener la orina como lo haría una persona en condiciones sanas, lo que hace que rebose y se orine encima. El tratamiento está dirigido al vaciado periódico de la vejiga, sin embargo hay remedios naturales y consejos que puedes seguir para entrenar la vejiga y solucionarlo de manera natural. En este artículo de ONalus te mostramos con detalles cuál es el tratamiento para la vejiga neurógena más adecuado.

    Índice
  1. Qué es y tipos de vejiga neurogénica
  2. Síntomas de la vejiga neurógena
  3. Causas de la vejiga neurógena
  4. Vejiga neurogénica: tratamiento farmacológico
  5. Vejiga neurógena: tratamiento natural
  • Qué es y tipos de vejiga neurogénica

    Cuando se produce un daño neurológico del sistema nervioso, este puede afectar a la vejiga. Hay varios músculos y nervios que trabajan conjuntamente para que podamos aguantar la orina hasta que vamos a orinar y la vaciamos. El cerebro manda mensajes a los nervios y músculos que se contraen para contener la orina, pero cuando los nervios se dañan por alguna lesión o enfermedad, afecta a los músculos de la zona que no se pueden tensionar o relajar en el momento necesario y se produce la vejiga neurógena.

    Podemos encontrar varios tipos de vejiga neurógena:

    • Flácida: la vejiga neurógena flácida no presenta espasmos o contracciones, pero tampoco hay tensión de los músculos para aguantar la orina. Por lo tanto, la vejiga se llena por completo hasta que rebosa y la orina empieza a salir como un gotero. En este tipo de afección la función de la vejiga podría mejorar después de algunos días semanas o meses.
    • Espástica: en una vejiga espástica sí que hay espasmos o contracciones, lo que hace que entren ganas de miccionar todo el tiempo, incluso cuando no hay orina cumulada. En condiciones sanas, la contracción de la vejiga y la relajación del esfínter se realizan acompasados, están coordinados para aguantar la orina y miccionar en el momento preciso. Sin embargo, en este tipo de vejiga neurógena no están coordinados.
    • Mixta: también puede darse una vejiga mixta que sea flácida y a la vez espástica.
  • Síntomas de la vejiga neurógena

    Los síntomas de la vejiga neurógena dependerán de si es una vejiga hiperactiva que no deja de contraerse o, por lo contrario, hipoactiva, que no tiene movimiento alguno.

    Los síntomas de una persona que tiene vejiga hiperactiva son:

    • Necesidad de orinar con frecuencia, como hemos dicho, incluso cuando hay cantidades pequeñas acumuladas o ninguna.
    • Problemas para vaciar toda la orina de la vejiga.
    • Se pierde el control de la vesícula.

    Por su parte, una persona con una vejiga hipoactiva presentará los siguientes síntomas:

    • La vejiga se llena demasiado hasta el límite y se escapa la orina en forma de gotas.
    • También tienen problemas para vaciar toda la vejiga.
    • Problemas para comenzar a orinar.
    • Retención de mucha orina, lo que puede causar pesadez u otros síntomas o afecciones como una infección del tracto urinario que curse con dolor al orinar.
    Síntomas de la vejiga neurógena
  • Causas de la vejiga neurógena

    Las causas de la vejiga neurógena son trastornos en el sistema nervioso o lesiones en el mismo, ya sea en el cerebro o en la médula espinal. Algunos de los trastornos y lesiones que pueden causar esta afección son:

    También puede producirse una lesión o daño en los nervios de la zona durante una cirugía pélvica, por neuropatía alcohólica, es decir, por el consumo excesivo y habitual de alcohol, por una hernia discal o por una diabetes prolongada (neuropatía diabética), que pueden causar vejiga neurógena.

  • Vejiga neurogénica: tratamiento farmacológico

    El tratamiento médico para la vejiga neurógena no soluciona el problema sino que trata de mejorar los síntomas. Sin embargo, un tratamiento a tiempo puede prevenir el daño renal.

    Hay fármacos para ayudar con los síntomas como los medicamentos que ayudan a relajar la vejiga o, por el contrario, aquellos que ayudan a que determinados nervios sean más activos. También se ha tratado en algunos casos con toxina botulínica (Botox)

    En algunos casos, los medicamentos no solucionan los síntomas y se necesita usar una sonda, que es un tubo artificial colocado en la vejiga. Esto ocurre en los casos de esclerosis múltiple, por ejemplo. La sonda puede ser permanente o intermitente para que no se llene demasiado. En este último caso, se coloca unas 4 o 6 veces al día dependiendo la persona.

    Y en el caso de algunas personas se necesita cirugía. Puede ser un esfínter artificial, que es un aparato eléctrico que se coloca cerca de los nervios de la vejiga para que estimulen los músculos. O la denominada cirugía de cabestrillo, que es muy común y se trata de crear una abertura (estoma) mediante la cual la orina se desplaza hacia una bolsa. Esto se llama derivación urinaria.

    Vejiga neurogénica: tratamiento farmacológico
  • Vejiga neurógena: tratamiento natural

    Posiblemente, tu médico te pida que hagas ciertas cosas como ejercicios para fortalecer los músculos pélvicos o llevar un diario de orina para saber cuándo vas a orinar y así evitar que rebose. Son buenos remedios naturales. Vamos a contarte cómo funcionan estos y otros remedios naturales para la vejiga neurógena.

    Ejercicios de Kegel

    Habitualmente, se dice que son ejercicios que ayudan en la preparación del parto, pero estos ejercicios no son exclusivos de mujeres y tampoco sirven solo como preparación al parto, es más pueden ayudar mucho cuando se padece vejiga neurógena, tanto en hombres como en mujeres.

    Son movimientos que fortalecen el suelo pélvico, concretamente se contrae el músculo llamado pubocoxígeo y te ayudarán a aliviar la incontinencia urinaria. Lo que tienes que hacer es apretar el músculo como si estuvieses aguantando la orina. Este es el ejercicio principal. Ahora tienes que seguir una serie de repeticiones contrayendo el músculo y relajándolo. Haz una serie de diez repeticiones en las que contraigas el músculo aguantes unos segundos y relajes.

    Si no consigues encontrar el músculo, tienes que hacer como si evitases orinar o emitir una flatulencia. Esto puede funcionar bien para aquellas personas con vejiga hiperactiva.

    Diario de orina

    Saber cuándo se llena tu vejiga puede ayudarte a ir al baño en los momentos precisos antes de que esta comience a rebosar. Apunta cada vez que tu vejiga se llena y calcula cada cuanto tiempo y de esta manera sabrás cuándo ir al baño antes de que esto ocurra y con qué frecuencia debes orinar.

    Apúntate cuándo ir al baño o márcate unos tiempos u horarios para ir entrenando tu vejiga. De este modo, evitarás que se sobrepase.

    Seguimiento de la ingesta de líquidos

    Otra pauta a seguir es un seguimiento de la ingesta de líquidos. Es parecido a cuando haces una dieta y llevas la cuenta de los alimentos, pero en este caso de las bebidas. De esta forma, sabrás si tu vejiga se llena más o menos y qué bebidas pueden afectarte más. Puedes compaginarlo con el diario de orina para saber exactamente qué bebidas te hacen ir al baño constantemente.

    Plantas para tratar la vejiga neurógena

    Hay algunas plantas medicinales que ayudan a tratar la afección. Por ejemplo el Gosha-jinki-gan, de Japón, que reduce la frecuencia urinaria y las contracciones de la vejiga. Viene muy bien para evitar ir al baño durante la noche.

    La planta Buchu puede ayudarte a tratar las infecciones de vejiga y riñón por sus propiedades antiinflamatorias y bacterianas. Además, tiene propiedades diuréticas.

    El palmito salvaje puede reducir la urgencia urinaria y también tiene propiedades antiinflamatorias.

    Vejiga neurógena: tratamiento natural
  • Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

    Si deseas leer más artículos parecidos a Vejiga neurógena: tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Riñones y sistema urinario.

¿Te ha sido útil este artículo?
Artículos relacionados
Comenta, opina, pregunta sobre vejiga neurógena: tratamiento