Enfermedades del sistema digestivo

Eructos con olor a huevo y diarrea: causas y tratamiento

 
Ivonne Nieves Blanco
Por Ivonne Nieves Blanco, Médico Cirujano. 25 marzo 2024
Eructos con olor a huevo y diarrea: causas y tratamiento

Los eructos, que son una forma común de expulsar gases del sistema digestivo a través de la boca, pueden ocurrir varias veces al día. En ocasiones, pueden presentar un olor característico a huevo podrido, conocidos también como eructos de azufre. Esto sucede cuando el tracto digestivo produce un gas llamado sulfuro de hidrógeno, aunque este gas no siempre es el responsable detrás de los eructos.

Es posible que los eructos con olor a huevo vengan acompañados de diarrea, lo cual puede depender de varios factores, como los alimentos consumidos, los medicamentos que se toman, o incluso ciertas condiciones médicas pueden desencadenar esta situación.

Entender por qué se presentan estos eructos acompañados de diarrea es clave para poder prevenirlos una vez que ocurren. Te invitamos a seguir leyendo este artículo de ONsalus, donde encontrarás información detallada sobre las causas que originan los eructos con olor a huevo y diarrea, así como sus respectivos tratamientos.

También te puede interesar: Eructos continuos: causas y tratamiento

Índice

  1. Comer ciertos alimentos
  2. Síndrome del intestino irritable (SII)
  3. Intolerancia a la lactosa
  4. Infecciones del tracto gastrointestinal
  5. Medicamentos

Comer ciertos alimentos

En algunas personas, comer alimentos con alto contenido de azufre puede aumentar el riesgo de sufrir eructos con olor a huevo podrido. Algunos de los alimentos en cuestión son los siguientes:

  • Proteínas como el pollo, pescado o carne de res.
  • Huevos.
  • Queso.
  • Leche entera.

Asimismo, ciertas comidas con menos contenido de azufre pueden causar gases en algunas personas. En este grupo se encuentran aquellas con alto contenido de azúcares, almidón o fibra soluble, al igual que vegetales como:

  • Brócoli.
  • Coliflor.
  • Repollo.
  • Coles de Bruselas.
  • Frijoles.

Además de ciertos productos como los endulzantes artificiales, refrescos y bebidas carbonatadas.

Tratamiento

Es importante reconocer los alimentos causantes de los eructos con olor a huevo y diarrea para evitar el consumo de los mismos. De igual forma, el médico indicará hacer algunos cambios en el estilo de vida.

Síndrome del intestino irritable (SII)

El síndrome del intestino irritable es un trastorno gastrointestinal funcional que causa inflamación, estreñimiento y/o diarrea, dolor abdominal y gases. Los eructos con olor a huevo también son un síntoma común en esta afección debido al exceso de gases.

Tratamiento

El síndrome de intestino irritable es una condición crónica que puede controlarse, pero no curarse. Para controlarla, es necesario mantener una dieta antiinflamatoria, así como también hacer cambios en el estilo de vida y monitorear los medicamentos que tomas para evitar que afecten el sistema digestivo.

Eructos con olor a huevo y diarrea: causas y tratamiento - Síndrome del intestino irritable (SII)

Intolerancia a la lactosa

La intolerancia a la lactosa se presenta cuando el intestino delgado no tiene la capacidad de digerir la lactosa debido a la elevada o insuficiente producción de lactasa (la enzima encargada de digerir la lactosa).

La lactosa es el azúcar natural que se encuentra en los productos lácteos, incluyendo la leche.

Los síntomas se presentan después de consumir alimentos que contengan lactosa, y pueden comprender desde distensión abdominal, inflamación hasta diarrea y gases.

Tratamiento

Una vez hecho el diagnóstico de intolerancia a la lactosa, el médico se encargará de indicar un régimen alimentario en el que se reduzcan o eliminen los lácteos con lactosa para facilitar la digestión.

Eructos con olor a huevo y diarrea: causas y tratamiento - Intolerancia a la lactosa

Infecciones del tracto gastrointestinal

La infección del tracto gastrointestinal causada por la bacteria Helycobacter Pylori, la cual se encuentra en el estómago, ocasiona inflamación del estómago y de los intestinos, diarrea, eructos con olor a huevo podrido, gases y dolor abdominal.

La giardiasis es otra infección causada por un parásito llamado Giardia Lamblia, que provoca infección estomacal y diarrea debido al consumo de alimentos o agua contaminados. Esta infección se caracteriza por eructos con olor a huevo, diarrea, fatiga, náuseas, calambres estomacales, entre otros síntomas.

Tratamiento

Tanto la giardiasis como la infección por Helicobacter Pylori requieren de un diagnóstico y tratamiento médico dependiendo de los síntomas que acompañen la infección. El médico indicará antibióticos, así como antiespasmódicos para aliviar el dolor abdominal.

Medicamentos

Algunos medicamentos pueden causar eructos con olor a huevo, lo cual se puede ver cuando se empieza a tomar un medicamento nuevo. En algunos casos, la combinación de algunos componentes, como la cisteína, los aminoácidos o la metionina, pueden producir eructos con olor a huevo o con olor a azufre y, en algunos casos, diarrea.

Cuando se toman medicamentos que afectan a la flora intestinal o motilidad gastrointestinal, también se pueden presentar eructos con olor a huevo.

Tratamiento

Si los eructos con olor a huevo se presentan debido a la toma de un medicamento, el médico deberá decidir si es conveniente bajar la dosis del medicamento o, de ser necesario, suspender su administración.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Eructos con olor a huevo y diarrea: causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema digestivo.

Bibliografía
  • Arín, A., & Iglesias, M. R. (2003, August). Enfermedad por reflujo gastroesofágico. In Anales del sistema sanitario de Navarra (Vol. 26, No. 2, pp. 251-268). Gobierno de Navarra. Departamento de Salud.
  • Klinger, J., & Klinger, J. (2001). Síndrome de intestino irritable. Revista médica de Chile, 129(5), 576-580.
  • Rosado, J. L. (2016). Intolerancia a la lactosa. Gac Med Mex, 152(Supl 1), 67-73.
  • Polanco, I., & Ribes, C. (1995). Enfermedad celíaca. Pediatria Integral, 1(2), 124.

¿Tienes dudas? ¿Quieres ampliar información? Pregúntale a nuestro experto

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 3
Eructos con olor a huevo y diarrea: causas y tratamiento