Salud de la piel

Cómo hidratar la piel grasa

 
Verónica Pérez
Por Verónica Pérez, Periodista especializada en salud. Actualizado: 7 junio 2024
Cómo hidratar la piel grasa

Tener la piel grasa es más frecuente de lo que te imaginas. Muchas personas, en algún momento de la vida, experimentan esta condición debido a la sobreproducción de sebo en el rostro. Por ello, aprender a cuidar la piel grasa, así como a usar los productos adecuados es fundamental para lograr que tu rostro luzca perfecto. Y si te preguntas ¿la piel grasa necesita hidratación? La respuesta es sencilla: sí, siempre que utilices los productos específicos para esta condición, como los que encontrarás en Douglas, y lleves a cabo una rutina de cuidado perfecta para ti. Si quieres saber cómo hidratar la piel grasa, a continuación, te damos los mejores tips para que tu rutina de skincare se adapte a tus necesidades.

También te puede interesar: Piel seca: causas y tratamiento
Índice
  1. Qué es la piel grasa
  2. Causas de la piel grasa
  3. Cómo cuidar la piel grasa

Qué es la piel grasa

Antes de saber cómo hidratar la piel grasa adecuadamente debes saber qué significa esta condición. La piel grasa, también conocida como seborrea, se produce cuando existe una sobreproducción de sebo y suele manifestarse en forma de zonas brillantes sobre las principales áreas del rostro, especialmente en la zona T compuesta por nariz, frente y barbilla. Cuando se tiene la piel grasa los poros tienden a dilatarse y la piel se muestra más gruesa. En los casos más graves, puede incluso ser perceptible una fina capa de grasa al tocar la piel. Paradójicamente, la piel grasa suele ser escamosa en la superficie y, además del rostro, también suele afectar al cuero cabelludo.

Causas de la piel grasa

Tener la piel grasa es una condición muy común, sobre todo en el rostro y el cuero cabelludo. Su origen está en las glándulas sebáceas, encargadas de producir el sebo, que cuando trabajan en exceso pueden generar una sobreproducción que da lugar a esta condición. Pero ¿qué puede generar esta producción en exceso de sebo? Estas son las causas más frecuentes:

  • Hormonas: los cambios hormonales pueden estimular la producción de sebo en exceso, sobre todo durante la pubertad, antes del periodo menstrual, durante el embarazo o en la menopausia. Además, el estrés o ciertas enfermedades, también pueden ocasionar un desequilibrio hormonal que de como resultado la aparición de acné y piel grasa.
  • Genética: hay gente más propensa a producir más sebo que otras, por lo que la genética también puede ser la causa de la piel grasa.
  • Alimentación: si en tu dieta hay una cantidad excesiva de ácidos grasos trans, carbohidratos procesados, azúcares o lácteos es probable que aumente la producción de sebo y, en consecuencia, el acné. Llevar una dieta equilibrada no solo te permitirá cuidar tu piel, sino llevar una vida más saludable.
  • Exceso de limpieza: cuanto más limpias y exfolias la piel, más eliminas el sebo natural de ella, por lo que las glándulas intentan requilibrar la pérdida de sebo.
  • Cosméticos: usar maquillaje de base grasa obstruye los poros, aporta efecto brillante y puede propiciar la aparición de acné. Este tipo de productos pueden ser agresivos para la piel y provocar una sobreproducción de sebo.
  • Medicación: algunos medicamentos pueden generar deshidratación, lo que obliga a la piel a generar más grasa para compensar esta carencia.

Cómo cuidar la piel grasa

Cuidar la piel grasa es fundamental para mantenerla en perfecto estado. En este sentido hay cuatro puntos clave a los que deberás prestar atención: limpiar el rostro adecuadamente, ser cuidadoso con tu piel y usar los productos adecuados para tratarla, cuidar tu alimentación y, por supuesto, mantener la piel 100% hidratada:

1. Limpiar el rostro

El exceso de grasa atrapa mayor suciedad y bacterias en los poros, por ello, la limpieza es imprescindible. Limpia tu rostro de día y de noche y también antes y después del ejercicio.

2. Ser cuidadoso con la piel y usar productos adecuados

Intentar eliminar la grasa de la piel exfoliándola a menudo es contraproducente. Cuanto más quieras eliminarla, más sebo producirá tu piel para substituirlo. En este sentido, debes ser cuidadoso con tu tipo de piel y usar los productos y cosméticos adecuados, formulados específicamente para la piel grasa, por ejemplo, todos aquellos que contengan las palabras “sin aceites” o “no comedogénico”, además de evitar productos con ingredientes irritantes o abrasivas o que no contengan aceites o alcohol. Asimismo, apuesta por aguas micelares diseñadas para reducir la producción de sebo.

3. Cuidar la alimentación

Evita la comida grasa para reducir el exceso de grasa en la piel. Para una salud óptima y una reducción de sebo sigue una dieta equilibrada rica en frutas, verduras y alimentos con alto contenido en fibra.

4. Mantener la piel 100% hidratada

La hidratación es fundamental para mantener la piel grasa a raya, aunque muchos tengan el pensamiento contrario. Aunque es común pensar que la crema hidratante hará que tu piel esté más grasa, la verdad es que aplicarla ayudará a mantener tu piel hidratada y protegida. De hecho, una piel bien hidratada no es sinónimo de piel grasa, puesto que potenciarás el contenido en agua más que en aceites o lípidos, que es justamente lo que tiene la piel grasa. Para hidratar la piel grasa, deberás agregar a tu rutina de cuidado facial diaria cremas hidratantes con efecto matificante. Asimismo, procura beber 2 litros de agua al día.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hidratar la piel grasa, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Piel, cabello y uñas.

Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Cómo hidratar la piel grasa