Compartir

Por qué tengo la piel amarilla

 
Por Melanie Re. Actualizado: 5 abril 2018
Por qué tengo la piel amarilla

La ictericia es un trastorno que se presenta cuando la bilirrubina, que es un pigmento amarillo, en la sangre se encuentra en cantidades elevadas y se llega a depositar en los tejidos, por ello, su síntoma más común es notar que la piel, las mucosas y la parte blanca de los ojos cambian a una coloración amarillenta. Asimismo, es posible que observe que la orina es de un color oscuro y las heces fecales son claras o pálidas.

Mayormente, la causa de esta acumulación de bilirrubina se debe a problemas directos en el hígado, aunque en ocasiones pueden estar involucrados otros trastornos que favorecen una mayor generación de dicho pigmento amarillo del que el hígado puede procesar y eliminar. Si te preguntas por qué tengo la piel amarilla, te invitamos a leer el siguiente artículo de ONsalus en el que brindamos la mejor información del tema.

También te puede interesar: Por qué tengo la cara hinchada

Piel amarilla por hepatitis

Dentro de las enfermedades inflamatorias del hígado, se encuentra la hepatitis y esta puede producirse por diversas causas, siendo las principales una infección viral, bacteriana o parasitaria, trastornos autoinmunes y estar expuesto a ciertas sustancias toxicas o fármacos. En algunos casos, no se hacen presente síntomas hasta que la afectación es mayor pero dentro de la sintomatología que se podría observar, destacan cansancio y debilidad, falta de apetito, náuseas, dolores de cabeza y piel amarilla.

La hepatitis se caracteriza por la destrucción de células hepáticas y la inflamación en el tejido del hígado, lo que impide que dicho órgano lleve a cabo sus funciones correctamente, entre ellas, la descomposición de la bilirrubina para ser eliminada fácilmente. Por ello, la acumulación de cantidades altas de este pigmento en el cuerpo hace que la piel no presente un color normal.

Por qué tengo la piel amarilla - Piel amarilla por hepatitis

Anemia hemolítica, incrementa la bilirrubina en sangre

En condiciones normales, los glóbulos rojos tienen una vida media de 120 días y, posterior a este tiempo, ya que están desgastados, son destruidos en el bazo y el hígado. Al tener anemia hemolítica, la degradación de dichos glóbulos ocurre antes del tiempo normal y la médula ósea no puede reponer las pérdidas rápidamente. Esta muerte anticipada de los eritrocitos puede deberse a un defecto en su estructura por alguna otra patología, como una infección, o por la administración de ciertos medicamentos.

Al ser destruido un número anormal de glóbulos rojos, hay una mayor cantidad de hemoglobina que es transformada a bilirrubina y que se libera en la sangre para, posteriormente, ser procesada en el hígado para su eliminación. Sin embargo, esto sobrepasa la capacidad del hígado y la bilirrubina tiende a acumularse, por lo que puede ser una respuesta a la duda por qué tengo la piel amarilla. A pesar de esto, la ictericia suele ser leve, ya que el hígado sigue eliminando este exceso.

Cálculos biliares, favorecen el desarrollo de ictericia

Si has notado que la piel, las mucosas o la parte blanca de los ojos se ponen amarillas, podrías tener cálculos biliares que están obstruyendo el conducto biliar. Estos cálculos son formaciones sólidas de algunos componentes de la bilis que está almacenada en la vesícula biliar y, frecuentemente, son muy pequeños pero cuando son de un tamaño mayor, pueden llegar a bloquear el conducto que comparte la vesícula con el hígado e impedir el paso de la bilis hacia los intestinos para ayudar en la digestión de los alimentos.

La bilis está formada, principalmente, por sales biliares, hormonas, colesterol, proteínas, agua y bilirrubina. Si las vías biliares están bloqueadas, la bilis se acumula en el hígado y al no poder desechar el exceso de bilirrubina en la sangre, empieza a notarse una coloración amarillenta en la piel por este pigmento. Generalmente, va acompañado de otros síntomas como dolor en la zona superior derecha del abdomen y puede irradiar hasta el hombro derecho, heces pálidas, vómito y fiebre.

Por qué tengo la piel amarilla - Cálculos biliares, favorecen el desarrollo de ictericia

Cirrosis, un síntoma puede ser la piel amarilla

La acumulación de tejido fibroso en el hígado que caracteriza a la cirrosis es otra causa frecuente de tener la piel amarillenta. Esta fibrosis es la respuesta a un proceso de inflamación crónica que se puede generar por varias afecciones, mismas que con el paso del tiempo van dañando al hígado, entre ellas, destacan consumir en exceso o por muchos años bebidas alcohólicas, padecer hepatitis B, C o D, hígado graso, enfermedades autoinmunes o cardíacas. Al endurecerse el tejido hepático por esta respuesta, se ven afectadas las funciones de dicho órgano y se reduce la circulación sanguínea en este.

Aunque la ictericia es un síntoma de la cirrosis, esta suele ser evidente en etapas avanzadas de la enfermedad, cuando el daño en el hígado es considerable y disminuye su capacidad de procesar el pigmento amarillo, por lo que la acumulación de este en la sangre llega a ser progresivo. Por otra parte, el consumo de alcohol afecta directamente en el al aumento de la cantidad de bilirrubina en sangre con el objetivo de poder procesarlo y sacarlo del sistema. Otros síntomas que pueden estar presentes son cansancio y debilidad, pérdida del apetito y de peso, dolor en el abdomen, hinchazón por acumulación de líquidos y vómitos.

Consumo de medicamentos, posible causa de piel amarillenta

Si bien algunos fármacos podrían provocar como un efecto secundario que la bilirrubina en sangre aumente, no suele ser en cantidades importantes para producir ictericia o, de presentarse, llega a ser leve y desaparece rápido sin causar otro problema en el organismo. Por otra parte, existen diversos medicamentos que pueden ocasionar daño hepático, siendo factores importantes la dosis, duración y frecuencia de uso y la predisposición de la persona.

Debido a que el hígado ayuda a procesar ciertos medicamentos que se administran al cuerpo, al estar expuesto a estas sustancias, trae como consecuencia el deterioro del tejido o sus funciones, entre ellas, la de degradar la bilirrubina y hace que esta se acumule en exceso, por lo que es posible que la piel se vea amarilla. Algunos de estos fármacos son muy utilizados y de venta libre, como aquellos que contienen paracetamol, ibuprofeno, naproxeno y diclofenaco, especialmente, si se automedican con dosis mayores a lo recomendado. También pueden causar daños las píldoras anticonceptivas, tetraciclinas, amoxicilina, antiepilépticos, sulfamidas, entre otros.

Otras causas de tener la piel amarilla

Son varias las afecciones que pueden estar produciendo la coloración amarilla en la piel, unas más comunes que otras, pero en cualquier caso suele ser un reflejo de que algo está fallando en el organismo y es necesario acudir al médico para un diagnóstico y tratamiento correcto. Otros trastornos que pueden responder a la duda por qué tengo la piel amarilla son:

  • Tumor en el hígado, en el páncreas o en las vías biliares.
  • Hipoalbuminemia, ya que la albumina transporta la bilirrubina para ser degradada.
  • Algunas enfermedades genéticas, entre ellas el síndrome de Rotor, el de Dubin-Johnson, de Gilbert y de Crigler-Najjar.
  • Hipercarotenemia.
Por qué tengo la piel amarilla - Otras causas de tener la piel amarilla

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué tengo la piel amarilla, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Piel, cabello y uñas.

Escribir comentario sobre Por qué tengo la piel amarilla

¿Qué te ha parecido el artículo?

Por qué tengo la piel amarilla
1 de 4
Por qué tengo la piel amarilla

Volver arriba