Compartir

Dengue hemorrágico: síntomas, contagio y tratamiento

Por Natalia Ferrer, Periodista especializada en salud. 10 diciembre 2015
Dengue hemorrágico: síntomas, contagio y tratamiento

El dengue clásico es un virus transmitido por la picadura del mosquito Aedes Aegypti que resulta particularmente común en países tropicales y subtropicales, que cuentan con condiciones climáticas en las que este tipo de insectos pueden proliferar de forma abundante. En principio esta condición no representan un gran peligro para la salud, desapareciendo por sí misma alrededor de una semana después de que se presentan los primeros síntomas. Sin embargo en algunos pacientes esta patología puede convertirse en dengue hemorrágico, un cuadro mucho más peligroso que de no ser atendido a tiempo puede conducir a hemorragias internas, al shock e incluso, en casos más graves, a la muerte. En este artículo de ONsalus te explicamos con detalle los síntomas, contagio y tratamiento del dengue hemorrágico.

Contagio del dengue

El dengue es una enfermedad que se transmite mediante la picadura infectada del mosquito hembra Aedes Aegypti, que se contagia de este virus al picar a una persona que cuenta con esta condición. Una vez que este mosquito se infecta podrá contagiar a cualquier persona que pique.

Esta patología es común en países con climas cálidos y húmedos, muy propensos a la proliferación de este tipo de insectos, especialmente en zonas en las que hay aguas estancadas o gran vegetación. Una vez que se produce el contagio, los primeros síntomas de la enfermedad aparecerán entre 4 y 7 días después, hasta ese momento el paciente sufrirá de dengue clásico una condición que con el adecuado reposo podrá desaparecer por sí sola.

Sin embargo cuando no hay reposo o si se presenta un descenso muy dramático de las plaquetas, este cuadro puede pasar a dengue hemorrágico, una condición que requiere de atención hospitalaria inmediata para prevenir complicaciones mayores que pongan en riesgo el bienestar o la vida del paciente.

Dengue hemorrágico: síntomas, contagio y tratamiento - Contagio del dengue

Tipos de dengue y aparición del dengue hemorrágico

Existen 4 cepas de dengue diferentes, el DEN_1, DEN_2, DEN_3 y DEN_4. La primera vez que contraemos esta condición se trata siempre de dengue clásico, sin embargo el mismo puede evolucionar hasta dengue hemorrágico bajo ciertas circunstancias. Una vez que contraemos un tipo de dengue desarrollaremos inmunidad a esa cepa, sin embargo si contraemos cualquier otro tipo en un futuro corremos un alto riesgo de sufrir de un cuadro de dengue hemorrágico.

El virus del dengue ataca nuestro cuerpo reduciendo notablemente nuestro nivel de plaquetas, que en una condición normal debe encontrarse entre 150.000 y 400.000 mcL. Las plaquetas son responsables de la adecuada coagulación de la sangre, cuando las mismas no están en un nivel óptimo se presentan varios de los síntomas clásicos de esta condición pero además se corre el riesgo de sufrir de peligrosas hemorragias internas.

Cuando las plaquetas descienden hasta 100.000 es importante observar de cerca al paciente, que mantenga un adecuado reposo, hidratación y una alimentación ligera que le permita recuperar las fuerzas, en algunos casos con este cuadro se puede considerar la hospitalización.

Si el conteo disminuye hasta 50.000 será necesaria la hospitalización inminente, pues comienzan a presentarse los sangrados espontáneos que caracterizan al dengue hemorrágico, a partir de este momento el control médico debe ser estricto para incrementar las plaquetas, prevenir el shock y la presencia de hemorragias graves.

Dengue hemorrágico: síntomas, contagio y tratamiento - Tipos de dengue y aparición del dengue hemorrágico

Síntomas del dengue hemorrágico

En un principio esta condición se manifiesta con los síntomas del dengue clásico, que comienzan con una fiebre alta y repentina de 40º C, a esta condición le acompañan señales como:

  • Fatiga.
  • Dolor intenso en los ojos.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolores musculares y articulares.
  • Falta de apetito.
  • Malestar general.
  • Aparición de un ligero sarpullido en la piel.

A medida que las plaquetas comienzan a reducirse los síntomas anteriores se intensifican y además se presentan otros como:

  • Pequeñas manchas de sangre debajo de la piel.
  • Sudoración excesiva.
  • Sangrado en las encías, la nariz y también presencia de sangre en la orina o las heces.

Ante este cuadro es imprescindible la atención médica inmediata, por lo que se recomienda acudir a un centro sanitario.

Dengue hemorrágico: síntomas, contagio y tratamiento - Síntomas del dengue hemorrágico

¿Qué tan peligroso es el dengue hemorrágico?

Es importante tener claro que si el dengue es tratado mediante atención médica y hospitalización cuando las plaquetas comienzan a descender hasta niveles peligrosos, la recuperación es bastante favorable. Sin embargo aquellos casos en los que los pacientes no buscan asistencia médica pueden complicarse de forma importante.

Si se presenta un estado de shock se corre el riesgo de padecer importantes complicaciones o incluso de perder la vida a causa de una hemorragia interna. De forma menos común se pueden presentar convulsiones, daño renal, hepático o cerebral como consecuencia de esta enfermedad. Estos casos se dan en pacientes que no recibieron el adecuado cuidado médico o que acudieron a un especialista cuando los niveles de plaquetas se encuentran demasiado bajos como para poder actuar ampliamente.

Si vives en un país endémico o recientemente has viajado a un país con clima tropical o subtropical, ante los primeros síntomas del dengue es importante acudir a un médico para determinar si efectivamente se trata de esta condición y recibir todos los cuidados necesarios que permitan una adecuada recuperación. Esto cobra especial importancia en el caso de bebés, niños y ancianos, el público más sensible a este virus.

Dengue hemorrágico: síntomas, contagio y tratamiento - ¿Qué tan peligroso es el dengue hemorrágico?

Tratamiento del dengue hemorrágico

El dengue clásico no cuenta con un tratamiento específico que permita combatir el virus, por lo tanto el dengue hemorrágico tampoco tiene cura. Pero debido a que el paciente se encuentra en estos casos bajo atención médica constante y hospitalizado, se pueden aplicar algunas medidas para favorecer el incremento de las plaquetas, las más habituales son:

  • Hidratación intravenosa para combatir la deshidratación y mejorar los niveles de electrolitos en el cuerpo.
  • Control de la fiebre mediante medicación.
  • Transfusiones de plaquetas o de sangre para combatir los problemas ocasionados por posibles hemorragias.
  • Control y cuidado constante para estabilizar al paciente.

Con la atención médica oportuna y adecuada, esta condición cuenta con un buen pronóstico de recuperación.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Dengue hemorrágico: síntomas, contagio y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema inmunitario.

Escribir comentario sobre Dengue hemorrágico: síntomas, contagio y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?
2 comentarios
luis altuve
en cuanto se colocan las plaquetas cuando el dengue e s hemorràgico?
Aleix Cardona (Editor/a de ONsalus)
Hola, por debajo de 150.000 mcL.
idelver diaz
Cómo evoluciona el dengue hermorrágico

Dengue hemorrágico: síntomas, contagio y tratamiento
1 de 5
Dengue hemorrágico: síntomas, contagio y tratamiento

Volver arriba