Compartir

Leptospirosis: síntomas, contagio y tratamiento

Por Jorge Andrés Caraballo, Odontólogo. 3 marzo 2017
Leptospirosis: síntomas, contagio y tratamiento

Se conoce como leptospirosis o enfermedad de Weil a una enfermedad de origen bacteriano, la cual representa un problema bastante importante para la salud pública por su distribución a través de todo el mundo, y al hecho de tener la capacidad de manifestar sus síntomas tanto en los humanos como en cientos de animales silvestres y domésticos. Su aparición, por lo general, se relaciona con una exposición a alimentos contaminados que permiten la transmisión desde un animal infectado hasta el humano, aunque bajo ciertas circunstancias, puede ser más probable su aparición en otras situaciones. ¿Quieres saber qué medidas debes tomar si tienes la sospecha de estar o conocer a alguien que pueda estar infectado por esta enfermedad? Te invitamos a seguir leyendo nuestro artículo de ONsalus sobre la leptospirosis: síntomas, contagio y tratamiento.

Enfermedad de Weil: causas de la leptospirosis

En ocasiones también llamada enfermedad de Weil, la leptospirosis es una condición causada por bacterias del genero leptospira, a quien la enfermedad le debe su nombre. La bacteria causante de la leptospirosis tienen la capacidad de sobrevivir hospedando en los humanos y en una amplia variedad de animales que van desde los de granja como vacas y cerdos, animales salvajes como ratas e incluso animales domésticos como los perros, pudiendo incluso manifestar síntomas en estos animales.

Las bacterias causantes de la leptospirosis tienen la capacidad de atravesar mucosas de la boca, nariz, garganta y los ojos al permanecer el tiempo suficiente en contacto con estas superficies. Por lo general, la transmisión de la leptospirosis se da bien sea por un mecanismo directo:

  • El contacto de la persona con sangre, orina o algún tejido infectado
  • A través de la ingesta de alimentos y agua contaminadas con Leptospira

Por otro lado, el contagio también puede darse por un mecanismo indirecto que es mucho más frecuente, y que implica el contacto de la piel o mucosa con terrenos, objetos o líquidos que contaminados con orina de animales infectados.

La Leptospirosis se puede observar tanto en zonas rurales como urbanas y depende muchísimo de la situación sanitaria de la población, y suele tener una predilección por regiones tropicales. Sin embargo, la aparición de brotes de leptospirosis se relaciona más con la ocurrencia de desastre naturales como inundaciones, sin distinguir las condiciones de vida.

Leptospirosis: síntomas, contagio y tratamiento - Enfermedad de Weil: causas de la leptospirosis

Leptospirosis en humanos: síntomas

En algunas situaciones muy poco frecuentes, la leptospirosis no produce ningún síntoma, pero por lo general se produce un cuadro clínico se caracteriza por dos fases generalmente, de las cuales la segunda fase siempre es más grave.

Durante los primeros días en los que se manifiesta la enfermedad, la persona afectada puede sentir síntomas muy parecidos a los de un resfriado, caracterizados por:

  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares.

Luego de esta primera fase, la forma en la que se manifiesta la enfermedad en su segunda fase puede tener distintos grados de severidad:

  • Leptospirosis anictérica: es la forma que se presenta más frecuentemente, y también la manifestación más leve de la enfermedad. Se presentan los mismos síntomas mencionados anteriormente, por lo general más acentuados. También empiezan a aparecer síntomas digestivos como nauseas, vómitos y diarrea, y en la mayoría de los infectados ocurre una meningitis aséptica. Luego de 4 a 9 días el paciente puede recuperarse por completo, pero existe un riesgo de reaparición de los síntomas.
  • Leptospirosis ictérica o enfermedad de Weil: Esta forma de la leptospirosis es mucho menos frecuente pero también muchísimo más grave. Su nombre se debe a que existe un aumento de los niveles de bilirrubina produciendo una coloración amarilla de la piel y la conjuntiva de los ojos conocida como ictericia, lo cual se acompaña también de inflamación y dolor del hígado. Otra característica de esta forma de leptospirosis es la insuficiencia renal que puede muy leve o sumamente grave. Se puede observar hemorragias a distintos niveles del cuerpo, que se manifiestan en la piel con la aparición de hematomas y puntos rojos, sangrado nasal, hemoptisis y sangre en las heces fecales. Además, puede haber afección de la función circulatoria, alteración de los componentes de la sangre y compromiso pulmonar.

Tratamiento de la Leptospirosis humana

El diagnostico de la Leptospirosis se hace a través de un estudio de sangre donde se busca identificar a la bacteria o los anticuerpos que genera el organismo para combatirla. Cuando una persona tiene un cuadro agudo de fiebre, y está expuesta a condiciones donde puede haber mayor exposición a la bacteria (un trabajador del campo, por ejemplo), se debe sospechar de leptospirosis.

El tratamiento del paciente depende mucho de la gravedad de la enfermedad. En los casos más leves se puede indicar al paciente la medicación con antibióticos para disminuir la carga bacteriana, y el consumo de analgésicos anti inflamatorios para disminuir los síntomas. Los antibióticos que por lo general se indican son la penicilina o alguno de su familia, y la doxiciclina en caso de alérgicos al a penicilina, y los analgésicos suelen ser ibuprofeno, diclofenaco o naproxeno. Los pacientes más leves no necesitan cuidados especiales, por lo cual pueden cumplir con el tratamiento indicado en sus casas.

En los casos más graves el tratamiento se complica, ya que hay que valorar la función hepática y renal. Estos casos deben ser manejados de forma hospitalaria y muchas veces estos pacientes son ingresados al servicio de cuidados intensivos. Se debe continuar con la medicación con antibióticos, pero no se deben utilizar analgésicos los analgésicos antes mencionados debido a que pueden aumentar el riesgo de hemorragia; en su lugar se administra paracetamol.

Leptospirosis: síntomas, contagio y tratamiento - Tratamiento de la Leptospirosis humana

Prevención de la Leptospirosis

Si bien erradicar la leptospirosis es una tarea prácticamente imposible debido a la gran distribución de la bacteria causante entre distintos animales, hay ciertas medidas que se pueden tomar para disminuir el riesgo de contraer la enfermedad:

  • En primer lugar se debe eliminar disminuir el riesgo al contacto con roedores y con sus desechos biológicos, ya que estos son unos de los principales causantes de la enfermedad. Esto se puede lograr mediante el reforzamiento de las medidas de higiene y combatiendo la invasión de ratas y ratones en nuestro hogar y las cercanías.
  • Los animales domésticos y de campo se pueden vacunar contra la enfermedad para disminuir el riesgo de su infección, y de esta forma también disminuir el riesgo para los humanos. Esta es una medida que se recomienda principalmente para personas que habitan en zonas endémicas.
  • Las personas que se encuentran expuestas a la enfermedad debido a las condiciones de trabajo, como por ejemplo veterinarios, trabajadores del campo, del aseo publico o quienes trabajen con el alcantarillado de las ciudades, deben protegerse adecuadamente mediante el uso de guantes, tapabocas y gafas para así evitar el contacto con líquidos o cualquier sustancia que pueda contener la bacteria.
  • Algo tan simple como mejorar la forma en la que se higienizan los alimentos puede disminuir enormemente los riesgos de sufrir esta enfermedad. Evitar esta enfermedad puede ser sencillo, siempre y cuando se tenga siempre presente la importancia de medidas de higiene óptimas.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Leptospirosis: síntomas, contagio y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema inmunitario.

Escribir comentario sobre Leptospirosis: síntomas, contagio y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Leptospirosis: síntomas, contagio y tratamiento
1 de 3
Leptospirosis: síntomas, contagio y tratamiento

Volver arriba