menu
Compartir

¿Es normal sentir movimientos en el vientre sin estar embarazada?

 
¿Es normal sentir movimientos en el vientre sin estar embarazada?

Tal vez lo primero que se te viene a la mente ante estas sensaciones raras en el abdomen es la posibilidad de embarazo, pero déjame decirte que no es necesariamente lo que está sucediendo. El abdomen es un gran cruce entre distintos órganos y sistemas, por lo que las sensaciones que en él puedas sentir pueden corresponder a diversas causas como ansiedad, inflamación, una hernia o, lo más común, indigestión.

En este artículo de ONsalus, te explicamos cuáles son las principales causas de sentir movimientos en el vientre sin estar embarazada y si esto es normal o no.

También te puede interesar: Causas del dolor en el bajo vientre

Qué provoca movimientos en el vientre

Los movimientos en el vientre no necesariamente se relacionan con un embarazo. Debes saber que en el abdomen confluyen una gran cantidad de órganos y sistemas, es por ello que esa sensación de movimiento puede deberse a una gran variedad de causas que encontrarás a continuación.

La mayor parte de las sensaciones que puedes experimentar pueden tener que ver con el sistema digestivo, pero aun así la influencia del sistema nervioso y de tu mente sobre estos órganos es muy importante como veremos seguidamente.

Algo importante que tienes que saber es que todas estas sensaciones no son precisamente normales. La digestión normal y apropiada de los alimentos no debería dar síntomas como hinchazón, ganas de dormir o movimientos intestinales. Tampoco es normal la presencia de una gran cantidad de gases, tener una hernia o que la ansiedad genere tantos síntomas inquietantes.

Indigestión

Es una de las causas principales de sentir movimientos en el vientre sin estar embarazada. Cuando los alimentos que ingieres no son saludables, cuando comes con rapidez, cuando picoteas y no esperas el tiempo suficiente para que tus intestinos digieran, estás perjudicando a tu cuerpo.

La actividad digestiva comienza antes de comer, cuando te predispones a ingerir alimentos y aparece la saliva en tu boca. Es fundamental masticar bien lo que comes y prestar atención a la la sensación de saciedad. Si comes de más o de menos tus intestinos tampoco trabajarán bien.

Si no combinas bien los alimentos también puedes sufrir de indigestión. Además de sentir que algo se mueve en el vientre, puedes experimentar:

  • Hinchazón en el vientre.
  • Dolor abdominal.
  • Gases.
  • Eructos.
  • Diarrea.
  • Estreñimiento.

Cuando esto se hace más crónico pueden aparecer otros tipos de trastornos como: inflamación intestinal, problemas metabólicos, hormonales, molestias articulares y toda clase de problemas crónicos.

Pero no solo lo que comes altera tu digestión, ya que tus preocupaciones, ansiedades, estrés y presiones también modifican la manera en que procesas los alimentos.

¿Qué hacer?

Es clave revisar lo que comes y cómo lo haces. Esto te dará muchas respuestas y modificarlo te aportará muchos beneficios no solo ahora sino en un futuro

Puedes recurrir a la medicación para disminuir la acidez o a enzimas que aparentemente mejoran la digestión, pero si no vas a la causa original, difícilmente puedas sentirte bien a largo plazo.

Inflamación intestinal

Como te he comentado, la inflamación intestinal y colónica es el resultado de la influencia tanto de tu mente como de la elección de tus hábitos.

Cuando por un largo tiempo tu digestión no es apropiada, puedes experimentar diversas clases de síntomas como:

  • Dolor abdominal.
  • Inflamación del vientre.
  • Gases.
  • Sangrado intestinal.
  • Diarrea.
  • Estreñimiento.
  • Sensación de movimientos intestinales.

¿Qué hacer?

Puedes realizar una consulta médica para investigar la causa de tus malestares, pueden asociar alguna falta de enzimas o incluso diagnosticarte una enfermedad crónica, como el colon irritable o el síndrome de Crohn, pero todo ello tiene origen en el mismo punto: lo importante es descubrir cuál es la causa de tu malestar y trabajar en mejorarla.

Te sugiero:

  • Elegir alimentos saludables.
  • Aprender a combinarlos.
  • Dar tiempo a tu digestión y no comer permanentemente.
  • Comer en un lugar tranquilo y con quien quieras hacerlo.
  • Evitar disgustos, estrés, prisas durante la comida.
  • Buscar aquello que te está produciendo malestar.
  • Realizar técnicas de relajación o mindfulness.

Existe medicación que en un intento por controlar la inflamación se administra crónicamente, pero no hace más que tapar los síntomas que sufres. Es por eso que te recomiendo ahondar un poco más allá.

Ansiedad

¿Quién no ha sentido "mariposas" en el estómago o un retortijón al sentir nervios? Es normal experimentar que algo se mueve en el vientre cuando estamos frente a una situación extraña o que aumenta nuestra secreción de cortisol y adrenalina.

Esto es deseable frente a situaciones de peligro, como podría habernos sucedido si debíamos enfrentarnos a un tigre en la época de las cavernas, pero ¿qué sucede cuando estas alarmas se disparan de manera muy frecuente y aún peor cuando permanentemente sentimos ese malestar? Esto no puede ser nada bueno para tu cuerpo, ya que no solo aparecen estas sensaciones, sino que puedes experimentar desasosiego, ansiedad y, con ello, una multitud de síntomas físicos que incluso pueden diagnosticarse como enfermedades crónicas.

¿Qué hacer?

Al igual que suelo sugerir en otros casos, es fundamental que revises cuál es la causa de esa ansiedad porque no puedes conservar ese malestar por largo tiempo.

Puedes acudir a una o un profesional, realizar técnicas de relajación mental, hacer ejercicio o aquello que te haga sentir bienestar, buscar dentro de ti qué es lo que te está dañando e intentar sentirte mejor.

Hernia abdominal

Una hernia se presenta cuando la pared abdominal está débil. A través del espacio que queda entre los músculos que deberían cerrar tu abdomen por delante, pueden sobresalir estructuras internas como parte de los intestinos, por ejemplo.

En esos casos, puedes notar que algo se mueve en tu vientre, sobre todo, al hacer fuerza al levantarte, ir a defecar o toser.

Muchas veces, el problema es menor, ya que no aparece dolor ni otras molestias pero, en otros casos, la hernia puede comprimir el contenido intestinal que intenta salir. Esto es conocido como hernia estrangulada y se presenta con mucho dolor, náuseas, vómitos y/o imposibilidad de eliminar gases e ir al baño.

¿Qué hacer?

La mayoría de las hernias suelen ser pequeñas y no suelen ocasionar problemas, pero si crees que este es tu problema puedes acudir a tu médica o médico de confianza.

De esa manera, podrás quedarte tranquilo/a sabiendo cuál es el estado de tu pared abdominal. En caso de que se considere que la hernia es importante, te molesta estéticamente o corre riesgo de estrangulamiento puede ser necesaria una intervención quirúrgica.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Es normal sentir movimientos en el vientre sin estar embarazada?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema digestivo.

Bibliografía
  • Liang, M. K., Holihan, J. L., & Itani, K. Ventral hernia management: expert consensus guided by systematic review [published online March 15, 2016]. Ann Surg.
  • Lacy, B. E., Ford, A. C., & Talley, N. J. (2018). Quality of care and the irritable bowel syndrome: is now the time to set standards?. American Journal of Gastroenterology, 113(2), 167-169.
  • Holtmann, G., & Talley, N. J. (2014). The stomach–brain axis. Best Practice & Research Clinical Gastroenterology, 28(6), 967-979.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Es normal sentir movimientos en el vientre sin estar embarazada?
¿Es normal sentir movimientos en el vientre sin estar embarazada?

Volver arriba