Compartir

Hematocele: síntomas y tratamiento

 
Por Gennesis González, Médico. 3 octubre 2018
Hematocele: síntomas y tratamiento

El hematocele es el aumento de volumen del escroto (bolsa que contiene a los testículos) por acumulación de sangre en una capa que médicamente se denomina túnica vaginal. Es agudo, es decir, puede aparecer rápidamente y en raras circunstancias puede ser crónico. Las causas de mayor frecuencia son traumatismos y cirugías de la región inguinal. Otras causas menos frecuentes son tumores en los testículos, torsión del testículo o causas desconocidas. Está relacionado con enfermedades de base como diabetes mellitus y varicocele. Se presenta con dolor o no, hinchazón o aumento de volumen a nivel del escroto y testículo. En ONsalus, explicamos con detalle cuáles son los síntomas y el tratamiento del hematocele.

También te puede interesar: Espermatocele: síntomas y tratamiento

Qué es el hematocele y por qué se produce

El hematocele es el cúmulo de sangre en la cavidad testicular (parte del escroto o bolsa que contiene a los testículos). Su origen puede estar relacionado con pequeños desgarros o perforaciones de la propia capa del escroto, que se denomina médicamente como túnica vaginal. Normalmente, la causa casi siempre tiende a ser traumática. Dentro de los traumatismos más frecuentes, se encuentran:

  • Deportivos: pelotazos (fútbol, béisbol, tenis...), artes marciales, ciclismo, entre otros.
  • Agresiones: patadas, rodillazos.
  • Accidentes de tráfico: sobre todo de motocicleta y bicicleta.
  • Caídas desde caballos.
  • Accidentes: golpes contra esquinas de mesas, “faux-pas” (paso en falso) durante las relaciones sexuales.

Otras causas del hematocele por orden de frecuencia son:

  1. Las cirugías de la región de la ingle y el escroto, incluyendo las cirugías de hernias inguinales.
  2. Hidrocele: acumulación de líquido en la capa que recubre el testículo.
  3. Varicocele: dilatación de las venas testiculares.
  4. La torsión testicular: el testículo gira sobre sí mismo torciendo el cordón espermático, que se encarga de llevar sangre a la bolsa del escroto.
  5. Los tumores testiculares y enfermedades como la diabetes mellitus o trastornos de la coagulación (personas en tratamiento con anticoagulantes).
  6. En muy raros casos, se describen los hematoceles que son de origen desconocido (idiopáticos), sin embargo, es un diagnóstico a tener en cuenta.
Hematocele: síntomas y tratamiento - Qué es el hematocele y por qué se produce

Hematocele: síntomas frecuentes

La presentación clínica de los síntomas va a depender de la causa del hematocele, por lo que los pacientes pueden manifestar:

  1. Dolor cuando existe isquemia (falta de aporte de oxígeno al testículo).
  2. Aumento de volumen del escroto que va a depender de la magnitud del sangrado, tiempo de evolución que tenga el hidrocele y el grado de complicación del testículo. Mientras más grande es el hematocele, más riesgo existe de que haya déficit de oxígeno en el testículo.
  3. Masa o bulto inusual que puede ser tocado por el paciente, puede ser blando, duro e inclusive pétreo (consistencia de piedra). En caso de que se calcifique el hematoma, esto es una manifestación grave del hematocele.
  4. Cambios de coloración de la piel del escroto. En un inicio, puede ser de color rojizo y, luego, puede cambiar a violáceo. Si se llegara a infectar, puede acompañarse de aumento de la temperatura local (el escroto caliente) e inclusive presentar secreción purulenta con aumento de volumen de los ganglios de la región inguinal, acompañado de fiebre y leucocitosis en la hematología completa.

Además, se pueden presentar otros síntomas como:

  • Sensación de peso en el escroto.
  • Limitación parcial o total para caminar y realizar las actividades cotidianas.
  • Dolor o imposibilidad para el coito.
  • Náuseas y/o vómitos.

Hematocele: tratamiento

Es muy importante saber que toda masa o bulto que pueda tocarse a nivel testicular o escrotal debe ser evaluada por un médico. El tratamiento es exclusivamente médico, por lo que es vital acudir a consulta desde la manifestación de los primeros síntomas. En líneas generales, el tratamiento del hematocele puede ser conservador o quirúrgico y va a estar directamente relacionado con varios factores:

  • Causa del hematocele.
  • Edad del paciente.
  • Patologías o enfermedades asociadas.
  • Tiempo desde que apareció la enfermedad.
  • Complicaciones locales o generalizadas.

Tratamiento conservador del hematocele

Se basa en el alivio sintomático del dolor y la inflamación mediante analgésicos y antiinflamatorios, así como la elevación de los testículos hacia el pubis y la ligera compresión de la bolsa escrotal con uso de suspensorio testicular (prenda interior masculina que sirve de soporte de los genitales), aplicación de hielo local y reposo físico.

En caso de estar tomando tratamiento anticoagulante, este se debe suspender, así como cualquier tratamiento que interfiera en la coagulación como, por ejemplo, vitamina e y metformina.

Tratamiento quirúrgico del hematocele

Está dirigido a eliminar el contenido de sangre acumulada y existen varias técnicas para realizarlo:

  • Punción con aguja directamente, pude ser guiada por un eco o no.
  • Realización de incisión mínima de descarga más la colocación o no de una especie de drenaje que permite evacuar la sangre contenida en el escroto. Puede hacerse en el consultorio con anestesia local o en quirófano con anestesia conductiva (en la columna) o sedación endovenosa.
  • Drenaje quirúrgico amplio en quirófano, se vacía el hematocele con reconstrucción del escroto, dependiendo de la magnitud del mismo. Igualmente, se puede hacer con anestesia conductiva o general. Se deja un tipo de drenaje. El Servicio de Urología. Unidad de CMA (Cirugía Mayor Ambulatoria) del Hospital General Universitario de Valencia (España) evaluó el tratamiento quirúrgico de hidrocele con cirugía mayor ambulatoria obteniendo resultados satisfactorios en casi un 95% de los pacientes con esta patología que se les realizó una CMA[1].
  • En algunos casos, es necesario realizar la orquidectomía (quitar el testículo afectado), con la colocación o no de una prótesis testicular. Esto se realiza cuando se produce isquemia o infarto del testículo y no es posible conservarlo. Todo procedimiento quirúrgico así sea mínimamente invasivo, se acompaña de antibióticoterapia.

Cualquier lesión en los genitales es de vital importancia para el paciente, si notas alguno de los síntomas de hematocele, como dolor en los testículos y/o aumento de volumen, acude a urgencias médicas. Recomendamos además evitar la automedicación.

Hematocele: síntomas y tratamiento - Hematocele: tratamiento

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Hematocele: síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema reproductor masculino.

Referencias
  1. Navalón Verdejo, P., Zaragozá Fernández, C., Ordoño Domínguez, F., Sánchez Ballester, F., Torre Abril, L. D. L., Juan Escudero, J., & Ramos de Campos, M. (2005). Tratamiento del hidrocele en cirugía mayor ambulatoria. Archivos Españoles de Urología (Ed. impresa), 58(5), 393-401.

Escribir comentario sobre Hematocele: síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Hematocele: síntomas y tratamiento
1 de 3
Hematocele: síntomas y tratamiento

Volver arriba