Compartir

Pinzamiento lumbar: tratamiento, ejercicios y tiempo de recuperación

Por Manuel Alejandro Patiño, Psicólogo Clínico y psiconeuroinmunólogo. Actualizado: 27 julio 2017
Pinzamiento lumbar: tratamiento, ejercicios y tiempo de recuperación

Un pinzamiento lumbar es una de las afecciones que puede causar más dolor y dificultades en el movimiento de la persona, siendo esta afección, generalmente, un producto de la desatención a largo plazo por parte del individuo por su columna, ya sea mediante la adopción de malas posturas, por el estrés y/o por un estilo de vida sedentario.

Teniendo en cuenta la afectación que este tipo de lesiones tienen a día de hoy, desde ONsalus te queremos explicar qué es el pinzamiento lumbar: síntomas, ejercicios y tiempo de recuperación, para así ayudarte a comprender y atender esta afección de la manera más segura y eficaz posible.

Qué es un pinzamiento lumbar

El pinzamiento lumbar es una lesión causada por el bloqueo de una vértebra del área lumbar de la columna (espalda baja). Este bloqueo produce resistencia para la correcta movilidad de la persona, específicamente en la flexión y elongación de la espalda. Como consecuencia adicional, los nervios ubicados entre las vértebras afectadas se ven atrapados o bajo una mayor presión de la acostumbrada, terminando por generar entonces, además de la dificultad de movimiento, el dolor característico sumado a otros posibles síntomas secundarios.

Pinzamiento lumbar: síntomas

Este dolor aparece generalmente de forma gradual, es decir, a no ser que la causa del pinzamiento sea un accidente, este bloqueo se desarrolla poco a poco por desgaste. Sin embargo, las personas pueden subestimarlo al empezar a sentirlo, por ejemplo al levantarse de la cama, pues empieza como un dolor leve momentáneo que, por desconocimiento del individuo, puede pensar que 'es normal'. Sin embargo, te informamos que una espalda con una buena salud no va a doler, mientras hagas movimientos y esfuerzos correctos.

Dependiendo de cada caso y del avance del bloqueo, pueden aparecer los siguientes síntomas:

  • Hormigueo en las piernas.
  • Dolor en actividades o movimientos sencillos que requieran doblarse, sentarse/pararse o cualquier flexión/extensión de la columna, generando entonces la necesidad de moverse lentamente.
  • Crujido en la articulación ósea, producto de la rigidez, la falta de movilidad y de espacio intervertebral suficiente.
  • Adormecimiento o astenia en las piernas.
  • Espasmos o contracciones musculares involuntarias.

Pinzamiento lumbar: causas

La espalda lumbar es la encargada principal de acumular gran parte del peso ejercido por el cuerpo, incluso estando sentados. Además, es un punto crucial de movilidad, pues interviene en cualquier inclinación hacia delante o hacia atrás, hacia los lados e incluso al sentarnos de distintas maneras. Las causas para que una región tan crucial se vea afectada son las siguientes:

  • Falta de ejercicio y movimiento constante: "lo que no se usa, se atrofia", eso es exactamente lo que pasa aquí. La falta de movimiento favorece el desarrollo del pinzamiento lumbar, tanto de forma directa por sí misma, como ayudando a causar cualquiera de los siguientes factores de riesgo.
  • Adopción de malas posturas de manera continua y prolongada que no vayan acorde a la alineación natural del cuerpo. Citando el primer punto sobre sedentarismo, una postura sentada por mucho tiempo, aunque te parezca una postura relajada es igualmente perjudicial para la espalda con sólo media hora en ella. En el siguiente artículo mostramos buenos trucos para mejorar la postura.
  • Sobresfuerzo: algún trabajo de fuerza hecho reiteradamente, sin conocer los límites, cuidar la espalda o con malas posturas aumenta el riesgo de pinzamiento lumbar.
  • La obesidad: aumenta la presión en vértebras y favorece el desgaste de los discos intervertebrales.
  • Accidentes: ya sea produciendo el pinzamiento instantáneamente o aumentando el riesgo de su aparición con otra lesión que influya en dicha zona.
  • Estrés: el exceso de tensión por acumulación de estrés puede reflejarse en los músculos que circundan la espalda lumbar, aumentando la presión en el área. El estrés crónico también es factor de riesgo al producir entre sus efectos, por ejemplo, el desgaste de los discos intervertebrales.

Pinzamiento lumbar: ejercicios

Mientras no lleguen a representar un fuerte impedimento al movimiento, las series de ejercicios y prácticas más recomendadas para el pinzamiento lumbar son las siguientes:

  • Estiramientos: de pie, elongación del tronco y brazos hacia arriba, con los talones juntos sin despegarse del suelo. Luego, baja tanto como puedas, tratando de bajar las manos hacia los pies, pero es muy importante no doblar las rodillas en ningún momento, pues se pierde todo el efecto. Deja que tus manos lleguen hasta donde puedan, manteniendo las piernas estiradas. Luego, sube a la elongación inicial y haz varias repeticiones del ciclo.
  • Flexiones espinales: la más famosa es la frecuentada en yoga, donde te apoyas sobre manos y rodillas, alineadas con hombros y caderas, respectivamente. Al inhalar, baja el punto umbilical, arqueando la columna hacia abajo y elevando la cabeza. Exhala arqueando la columna en sentido inverso, llevando la cabeza hacia abajo de tu tronco.
  • Pilates, natación y yoga: estas prácticas van especialmente dirigidas a mover y ajustar el cuerpo. El pilates, específicamente, se enfoca en el ajuste y fortalecimiento de la zona abdominal y espalda baja. Fortalecer esta área con este tipo de ejercicios permite que automáticamente tengas una mejor postura en todo momento.

Pinzamiento lumbar: tratamiento

Cuando la severidad del dolor y la lesión son altas, involucrando además el hormigueo y las contracciones de piernas frecuentes, se debe acudir a un médico antes de escoger una rutina de ejercicios o consumir analgésicos sin prudencia. El doctor te indicará la asistencia a un fisioterapeuta para realizar ejercicios especializados.

En el peor de los casos, será más conveniente una intervención quirúrgica, que puede ir desde la extracción de un pedazo de vértebra que genera el bloqueo, hasta la sustitución de la misma. A esto se recurre cuando el desgaste óseo y/o neurológico es muy avanzado.

Pinzamiento lumbar: tiempo de recuperación

El tiempo de recuperación puede ser de varias semanas o meses dependiendo de la operación realizada. Es importante que la persona se mantenga realizando de piernas, supervisado inicialmente por un fisioterapeuta para evitar que sus músculos se atrofien.

Si no se realiza la operación, la severidad del pinzamiento determinará el tiempo de recuperación (no más de un mes), si bien el pinzamiento lumbar debe funcionar como aprendizaje para la persona de que es importante hacer ejercicio y cuidar su flexibilidad todos los días.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Pinzamiento lumbar: tratamiento, ejercicios y tiempo de recuperación, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Huesos, articulaciones y músculos.

Escribir comentario sobre Pinzamiento lumbar: tratamiento, ejercicios y tiempo de recuperación

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Juan
Hola, he sufrido un accidente de tráfico tengo un pinzamiento en dos vértebras, el dolor es inaguantable, tomo calmantes no me puede tocar el fisio por que tengo carne desprendida alguien me puede decir sihay algún medicamento pago para que me calme el dolor gracias.
Juan Pablo
Hola, como estás, espero que mejor de tus dolores, he sufrido pinzamientos. El mejor calmante que tomé es el tramadol 50 HCl, es venta bajo receta. Hay que tener cuidado porque es un derivado de la morfina y puede causar adicción. Por suerte no hizo falta que tome demasiado.

Saludos!

Pinzamiento lumbar: tratamiento, ejercicios y tiempo de recuperación
Pinzamiento lumbar: tratamiento, ejercicios y tiempo de recuperación

Volver arriba