Compartir

¿Qué secuelas quedan después de una neumonía?

 
¿Qué secuelas quedan después de una neumonía?

La neumonía es una enfermedad infecciosa de los pulmones, es muy común tanto en niños como en adultos. En algunos casos, sí se resuelve de la mejor manera, sin complicaciones ni secuelas a largo plazo, pero ¿qué sucede cuando quedan consecuencias que hacen que el estado de salud de la persona empeore o tenga más riesgo a causa de una neumonía?

En este artículo de ONsalus, analizaremos las secuelas a largo plazo que pueden quedar después de una neumonía, tanto en adultos como en niños, así como los cuidados que se requieren después de una neumonía y los síntomas que puedes padecer si sufres una recaída.

Secuelas de una neumonía en adultos

En medicina, una secuela es un daño permanente o muy prolongado que se produce como consecuencia de una enfermedad. Es muy importante diferenciarlo de una complicación de enfermedad, en la cual se produce un problema más grave causado por una mala evolución de la enfermedad inicial o bien del tratamiento que se realizó, lo cual requiere nuevas medidas para resolverlo. Si el problema se resuelve completamente, no quedarán secuelas (es decir daños permanentes), en cambio, si no se resuelve adecuadamente o surge una complicación, es probable que queden secuelas.

Teniendo claro esto, podemos entender que una secuela de una neumonía será el daño que quede permanentemente o por un largo tiempo después de que ya se resolvió la infección. El paciente se habrá repuesto de la enfermedad inicial, probablemente, ya no tendrá fiebre, tos con secreciones, mal estado general, pero puede quedar con otros síntomas como: falta de aire, infecciones que se repiten una y otra vez, tos, entre otros.

Generalmente, en la mayoría de las personas, las neumonías son causadas por microorganismos comunes que, si la persona tiene un buen estado de salud, con la toma de antibióticos y ciertos cuidados se resolverá de buena manera, sin complicaciones ni secuelas. No obstantes, en algunos casos las complicaciones o secuelas son más probables:

  • En personas mayores.
  • Una persona que padece de alguna enfermedad crónica.
  • El paciente tiene bajas defensas.
  • Alguien que sufre por malnutrición.
  • Quien padece alcoholismo.
  • Si el enfermo fuma o tiene algún daño previo en el pulmón.
  • Cirugía o accidente traumático hace poco tiempo.
  • Cuando el virus o bacteria que causa la neumonía no es de los más comunes.
  • Si ese microorganismo es resistente a antimicrobianos, es decir, que algunos medicamentos ya no le hacen efecto y puede continuar viviendo en el cuerpo del enfermo hasta que se da con el antibiótico adecuado.
  • Si la neumonía no es diagnosticada a tiempo.
  • Mala higiene bucal.

Entre las secuelas de una neumonía mal curada (recordemos daños irreversibles o muy prolongados), se encuentran:

  • Si se produce un derrame pleural como complicación (es decir, la acumulación de líquido en unas capas que rodean al pulmón) puede generarse una restricción pulmonar, con lo cual se genera gran inflamación y fibrosis, perdiendo el pulmón su capacidad normal de ingresar aire.
  • Bronquiectasia: es una dilatación en los bronquios, que permite la acumulación de secreciones.
  • Pueden producirse cicatrices que condicionen el funcionamiento pulmonar.
  • Aumento de riesgo cardiovascular: se ha visto que en los pacientes que tienen una neumonía grave que requiere hospitalización, puede aumentar el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares en un futuro (1 a 10 años después de haber sufrido la neumonía).
  • En pacientes que sufren una neumonía grave que requiere internación, puede causar la muerte.
  • Empeoramiento de la enfermedad pulmonar previa, en especial en casos de EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica).
  • En pacientes diabéticos, pueden aparecer problemas renales y cardíacos.

Por último, es muy importante saber que la prevención de la neumonía está en la vacunación, sobre todo, en pacientes de riesgo. Consulta a tu médico/a de confianza para saber si por tu condición debes vacunarte.

Secuelas de una neumonía en niños

En general, las neumonías también curan bien en los niños, suele tratarse de una enfermedad causada por virus. Hay algunos casos en los que es más probable que quede alguna secuela:

  • Niños muy pequeños (lactantes de menos de 6 meses de edad).
  • Aquellos con una enfermedad crónica, con defensas bajas o malnutridos.
  • Sobreinfección con bacterias.

En estos casos y algunos otros, pueden sobrevenir secuelas, es decir, daños permanentes o muy prolongados en el tiempo del aparato respiratorio. Entre las secuelas, que pueden sufrir los niños con neumonía están:

  • Hiperreactividad bronquial: se trata de la mayor posibilidad de sufrir broncoespasmos al exponerse a distintos elementos del ambiente o alimentos que tal vez a otro niño sin problemas no le haría daño.
  • Bronquiolitis obliterante: estrechamiento de la parte más estrecha de los pulmones (bronquiolos).
  • Bronquiectasia: se trata de una dilatación de los bronquios.
  • Daño en el tejido pulmonar: es decir, lesiones como cicatrices o bolsitas (bronquiectasias) donde puede acumularse moco.
  • Hipersecreción: es la producción de moco en gran cantidad debido a que el pulmón queda alterado en su estructura y más sensible frente a irritantes.
  • Además, es la primera causa de mortalidad infantil en casos de neumonía grave, generalmente, en niños con enfermedades asociadas, desnutrición o que no son tratados a tiempo.

Esto puede tornarse en un círculo vicioso, ya que las secuelas de una neumonía pueden hacer que las sobreinfecciones sean frecuentes y se genere más inflamación, lo cual acarreará más daño en los pulmones y así sucesivamente.

Todo esto también se hace más probable y más difícil de solucionar cuando el niño es gran consumidor de leche de origen animal (no de su madre) o bien de fórmulas que simulan leche, cuando las harinas forman parte de su dieta o se agrega azúcar a sus alimentos. Se ha comprobado con estudios científicos que sobre todo dos sustancias: la leche y el gluten son inflamatorios, generadores de moco y predisponen a la hiperreactividad bronquial. Por lo tanto, es conveniente acompañar la recuperación del niño con frutas y verduras crudas, leches de almendras o semillas, siempre adecuando esto a su edad.

Cuidados después de una neumonía

Como hemos dicho, la mayoría de los pacientes que han sufrido una neumonía común no presentan complicaciones ni secuelas, de todas maneras, puedes notar que las dos primeras semanas aún no habrá suficiente fuerza, puede haber algo de tos o inapetencia. Lo más importante es escuchar las necesidades del cuerpo de descanso, sueño y de necesidad de alimentación o no.

  • En cuanto a la tos, es importante no automedicar jarabes o antitusivos, si el cuerpo necesita eliminar moco a través de la tos, ayúdalo, no lo frenes, se está autocurando. Puedes ayudarlo con: inhalaciones de vapor (con hojas de eucaliptus es aún mejor), bebiendo suficiente agua (no bebidas con azúcar, edulcorantes ni alcohol), bebiendo infusiones de eucaliptus y cítricos.
  • Otra forma de ayudar a tu cuerpo es a través de la alimentación, si el organismo no debe dedicar su energía a metabolizar alimentos tóxicos, se recuperará más rápido: prefiere frutas y verduras crudas, frutos secos, legumbres, fermentados y semillas. Evita la harina de trigo y los lácteos: generan inflamación y más moco, las carnes y alimentos procesados solo contribuirán al debilitamiento del cuerpo, ya que se requiere mucho esfuerzo para deshacerlos o eliminar los tóxicos.
  • No fumes, es una gran oportunidad para dejar de hacerlo. El cigarrillo no solo daña tus pulmones, también lo hace con el resto de tu cuerpo. Y exige que nadie lo haga dentro del hogar, ya que no solo sufre las consecuencias el que fuma, sino los que están cerca de él también.
  • Intenta recuperar la capacidad de respirar de los pulmones, hazlo poco a poco, intenta inhalar o haciendo que tu niño inhale profundo unas 2 a 3 veces por hora, manteniendo ese aire, luego, soltándolo bien despacio.
  • Cumple el tratamiento que tu médico/a te ha indicado y, si tienes dudas, vuelve a su consulta.

Síntomas de una recaída de neumonía

Hay algunos síntomas a los que debes prestar atención después de haber sufrido una neumonía y si los notas o tienes dudas, consulta a tu médico/a, ya que pueden indicar que no te has curado del todo. Entre los síntomas de una recaída, se encuentran:

  • Fiebre alta, escalofríos, dolor de cuerpo o cabeza intenso.
  • Falta de aire.
  • No puedes respirar profundo, lo haces muy rápido o tienes que inclinarte hacia adelante para hacerlo.
  • La punta de tus dedos se vuelven azules.
  • Te duele el pecho o la espalda.
  • El moco tiene sangre o se ha vuelto oscuro.
  • Tú o tu familia notan que estás desorientado, perdido o demasiado somnoliento.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Qué secuelas quedan después de una neumonía?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Pulmón y vías respiratorias.

Bibliografía
  • Thomsen RW. Kasatpibal N, Riis A, Nørgaard M, et al. The impact of pre-existing heart failure on pneumonia prognosis: population-based cohort study J Gen Intern Med 2008, 23(9):1407–13.
  • Herrera P., Secuelas infecciosas pulmonares en niños, Medwave 2009 Dic;9(12):e4313 doi: 10.5867/medwave.2009.12.4313
  • Gil-Prieto R, et al. Risk of hospitalization due to pneumococcal disease in adults in Spain. The CORIENNE study. Hum Vaccin Immunother.2016;12:1900-5
  • Sethi S, Murphy TF. Infection in the pathogenesis and course of chronic obstructive pulmonary disease. N Engl J Med. 2008 Nov 27;359(22):2355-65.
  • Menendez R., "La neumonía tiene efectos a largo plazo aunque muchos lo desconocen", publicado en Redacción Médica, Publicación médica de Neumología, Nov 2019 disponible en https://www.redaccionmedica.com/secciones/neumologia/-la-neumonia-tiene-efectos-a-largo-plazo-aunque-muchos-lo-desconocen--1838

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Qué secuelas quedan después de una neumonía?
¿Qué secuelas quedan después de una neumonía?

Volver arriba