Compartir

Alergias respiratorias: tipos, síntomas y tratamiento

Alergias respiratorias: tipos, síntomas y tratamiento

Las alergias respiratorias son aquellas que se producen cuando algún alérgeno entra en contacto con nuestro sistema respiratorio, dando lugar a una serie de molestos síntomas que, dependiendo del modo en el que reaccione el sistema inmune, pueden llegar incluso a dificultar la capacidad de respirar adecuadamente. El polen, la contaminación o el tabaco son algunos de los detonantes más habituales de este común problema, por eso en ONsalus te explicamos con detalle los tipos, síntomas y tratamiento para las alergias respiratorias.

Detonantes de la alergia respiratoria

Existen diversos grupos de alérgenos, que son los que más frecuentemente originan cuadros de alergia respiratoria. Estos grupos son:

  • Ácaros: constituyen el grupo más frecuente, suelen aparecer en ambientes domésticos, en zonas de temperaturas medias, con humedad ambiental alta y a nivel de mar. Crecen en el polvo, y se acumulan en alfombras, moquetas, colchones, cojines, cortinas, peluches, etc., alimentándose de escamas humanas. De estos ácaros, la sustancia que da lugar a las reacciones alérgicas son las heces de los mismos.
  • Polen: muy implicado en reacciones de tipo asmático, en nuestro ambiente constituyen la segunda causa más frecuente de reacciones alérgicas respiratorias. Hemos de indicar que los niveles de polen no son constantes durante todo el año, es por ello que los síntomas varían en intensidad en función del mes del año en que nos encontremos siendo más intensos en primavera. El polen que más reacciones causa se encuentra presente usualmente en hierbas de prado, en zonas verdes y en árboles como el platanero y el ciprés.
  • Animales: especialmente el gato, aunque también pueden provocar alergia o asma la vaca, el caballo, los roedores, el conejo y las aves.
  • Hongos: causantes de un 8% del total de cuadros alérgicos asmáticos, sobre todo se encuentran en zonas húmedas, como casas cerca de lagos, ríos, bosques, etc.
  • Polución y vapores: la contaminación del aire, el humo del tabaco o respirar los vapores de ciertas sustancias pueden agudizar o detonar la presencia de alergias respiratorias.
Alergias respiratorias: tipos, síntomas y tratamiento - Detonantes de la alergia respiratoria

Tipos de alergias respiratorias

Dependiendo del modo en el que reacciona el sistema inmune ante el alérgeno se presentarán diversos síntomas, en base a ellos se pueden clasificar las alergias respiratorias en tres grandes tipos:

  • Rinitis: se produce cuando la mucosa nasal se inflama ocasionando síntomas como estornudos constantes, congestión nasal, mucosidad e inflamación ocular. La rinitis, con cierta frecuencia, suele ser una manifestación previa del asma por tanto su diagnóstico podría prevenir el desarrollo de un asma bronquial.
  • Asma bronquial: es una enfermedad pulmonar que se caracteriza por una obstrucción de los bronquios, total o parcialmente reversible de forma espontánea o bien con tratamiento. Entre sus síntomas destacan: la sensación de ahogo o disnea, tos, pitidos al expulsar el aire de los pulmones, también puede ocasionar dolor torácico que suele ser en forma de pinchazos.
  • Alveolitis: se produce cuando la zona afectada por la alergia respiratoria son los alveolos. Es común en personas expuestas a hongos, polvos orgánicos de plantas o sustancias diversas.
Alergias respiratorias: tipos, síntomas y tratamiento - Tipos de alergias respiratorias

Pruebas para diagnosticar las alergias respiratorias

Además de las pruebas epicutáneas y los estudios analíticos comunes para todas las alergias, existen pruebas específicas para diagnosticar alergias respiratorias. Como en todo cuadro asmático,se debe realizar para el diagnóstico una serie de pruebas que van a permitir determinar el grado de afectación que un paciente con alergia presenta a nivel respiratorio. Estas pruebas son:

  • Espirometría forzada, acompañada de una prueba de broncodilatación.
  • Peak-flow.
  • Test de provocación con metacolina.

Todos estos exámenes, junto con un análisis previo del entorno en el que vive el paciente y su estado general de salud, permitirán diagnosticar la presencia de una alergia respiratoria.

Alergias respiratorias: tipos, síntomas y tratamiento - Pruebas para diagnosticar las alergias respiratorias

Tratamientos de las alergias respiratorias

Dependiendo del tipo de alergia respiratoria y los síntomas que el paciente manifieste los tratamientos podrán variar.

Para tratar la rinitis alérgica se acude a los antihistamínicos de nueva generación y los pulverizadores nasales, sin embargo los lavados nasales con suero fisiológico son muy eficaces, pues arrastran las esporas, las eliminan de la mucosa nasal e impiden que lleguen a las vías aéreas y desencadenen una crisis de asma, por lo que se trata de una alternativa muy recomendable.

En el caso del asma bronquial se recomendará medicación específica para cada caso pero además se puede optar por vacunas de inmunoterapia que pueden ayudar a modificar y mejorar la alergia. Es importante que el paciente evite fumar y respirar el humo del tabaco, olores o vapores fuertes y que no use vaporizadores que pueden empeorar el cuadro.

Para pacientes con alveolitis será necesario alejarse de aquellas sustancia, vapor o polvo orgánico que produce la condición, al mismo tiempo la administración de corticoides orales es muy efectiva para tratar esta condición.

Alergias respiratorias: tipos, síntomas y tratamiento - Tratamientos de las alergias respiratorias

Medidas para prevenir la alergia respiratoria

Dependiendo del detonante que produzca la alergia respiratoria prevenirla no es tarea fácil, sin embargo se pueden poner en práctica algunas medidas que ayudarán a disminuir notablemente los episodios.

Si eres alérgico al polen te recomendamos:

  • En los meses del año en los que más polen se concentra evita estar en el exterior o realizar actividad física al aire libre en los momentos del día en los que está más presente, es decir entre las 5 y las 10 am y desde las 19 hasta las 22 horas.
  • Utiliza siempre gafas lo que impedirá que el polen entre en contacto con tus ojos.
  • Evita estar al aire libre en días de mucho viento, del mismo modo es conveniente conducir con las ventanillas arriba y usar casco de moto integral en el caso de que te muevas con este medio de transporte.
  • No entres en contacto con plantas o espacios que te produzcan alergia. Evita los viajes a zonas rurales y llenas de vegetación.
  • Evita tender la ropa fuera, pues la misma quedará expuesta al polen

En el caso de ser alérgico a los ácaros es importante:

  • Limpiar adecuadamente la casa y mantenerla libre de polvo, guarda la ropa dentro de un armario y evita que la misma se quede perchada fuera para que no acumule polvo y con ello ácaros.
  • Evita las alfombras, moquetas, cortinas y peluches, que aumentan la presencia de ácaros. Es mejor optar por suelos de madera o cerámica, persianas y eliminar la presencia de peluches en casa.
  • Opta por colchones, almohadas y sábanas antiácaros. Cambia con frecuencia la ropa de cama y lávala a 65 ºC o más.
  • Ventila tu casa a diario para evitar la acumulación de ácaros.

En el caso de alergia a los animales o polvos orgánicos bastará evitar entrar en contacto con ellos. Es conveniente no tener animales en casa y en el caso de entrar en contacto con uno se recomienda lavar bien la ropa para evitar cualquier presencia de pelos que pueda causar molestias.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Alergias respiratorias: tipos, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Pulmón y vías respiratorias.

Escribir comentario sobre Alergias respiratorias: tipos, síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Alergias respiratorias: tipos, síntomas y tratamiento
1 de 5
Alergias respiratorias: tipos, síntomas y tratamiento

Volver arriba