Compartir

Cómo se hace el examen de próstata

Cómo se hace el examen de próstata

El procedimiento básico para explorar la próstata es el tracto rectal, una de las pruebas médicas que producen más temor y vergüenza. Por mucho que te alteres y quieras negarlo el tacto rectal es totalmente necesario, y normal, en el seguimiento médico de los hombres y también bastante común en el de las mujeres.

Los tabúes imperantes aún hoy en día respecto la intimidad de nuestro cuerpo y los perjuicios, a menudo con tintes sexuales, sobre ciertas zonas del cuerpo convierten el tacto rectal en una prueba médica polémica y temida a partes iguales. No obstante, por mucho que te pueda dar, es imprescindible por los valiosos resultados que aporta y, a pesar de lo que te puedas imaginar no es ni tan doloroso ni tan traumático.

Con la intención de que entiendas completamente el procedimiento te vamos a explicar detalladamente cómo se hace el examen de próstata, para que sepas a lo que te tienes que enfrentar y lo hagas sin miedos ni perjuicios.

En qué consiste el examen de próstata

El tacto rectal es una exploración médica imprescindible para el diagnóstico y detección de diferentes patología de la zona pélvica y sus alrededores. Esta prueba médica consiste en la exploración de la anatomía de los sistemas genitales, urinarios y digestivo inferior -de hombres y mujeres- a través de la palpación manual con la introducción de un dedo por el esfínter anal.

Gran parte de los tactos rectales se hacen a hombres, dado que esta prueba médica es de especial utilidad para el diagnóstico de patologías de la próstata. Gracias a su proximidad la próstata es de fácil acceso desde el orificio anal por lo que, una sencilla exploración que no requiere de tecnología de ningún tipo, permite palpar su superficie.

La posición del paciente

Antes de explicar el procedimiento por el cuál se lleva a cabo el tacto rectal vamos a comentarte las distintas posiciones que puedes tomar para que esta prueba transcurra con la máxima comodidad, tanto para ti como para el médico. Normalmente, dependiendo de tus características personales, el doctor elegirá una u otra postura, aunque dado el caso también puede ser que te de a elegir la postura en la que te sientas más cómodo. Las tres posiciones principales en las que suele estar el paciente son:

Decúbito dorsal

Estirado boca arriba con la rodillas flexionadas hacia el pecho, normalmente esta posición se usa en pacientes que ya están encamados o que tienen dificultad de movilidad. Es la mejor postura para la exploración de la próstata y además permite una exploración bimanual, a parte del dedo se puede hacer una exploración del abdomen con la otra mano, no obstante bajo el punto de vista del paciente es la más violenta.

Decúbito lateral

Es la postura más usada en el caso de ancianos o pacientes debilitados que no tengas fuerza suficiente para aguantar en posición genu-pectoral. El decúbito lateral se hace sobre el lado izquierdo, con caderas y rodillas flezionadas de manera que se forme un ángulo entre tronco y muslos donde deberá situarse el doctor. Esta postura es la preferida por los pacientes al considerarla la menos violenta.

Posición genu-pectoral

La posición genu-pectoral es aquella en la que el paciente se coloca sobre la camilla de rodillas, estando estas separadas, apoyando el pecho y la cabeza en la misma camilla. También es habitual que se haga estando de pie, apoyando los antebrazos en la camilla y con el tronco inclinado hacia delante. Aunque es de las que ofrecen menos intimidad al paciente esla que mejor permite una exploración rectal, sin embargo, el decúbito dorsal es preferible para la próstata.

El procedimiento

Antes de empezar con la prueba, con el paciente ya colocado en la camilla, el médico se colocará unos guantes de látex o vinilo, a los que aplicará un lubricante que no dañe los guantes, y una crema de glicerina que suele ser algo anestésica para que el paciente note lo menos posible.

Inspección

Con todos los preparativos hecho, el médico separará las nalgas con el objetivo de hacer un examen visual del ano y sus alrededores, para lo que suele ser normal que pida al paciente que haga una leve acción defecatoria, con la cuál podrá observar la protusión de la mucosa.

Palpación

Una vez hecha la inspección, el profesional médico pasara a la palpación. Primeramente palpará las áreas sacrococcígeas y perineal, mirando si se observan masas, induraciones o fluctuaciones. Después, tras lubricar el dedo y el orificio anal con abundancia, situará el dedo, normalmente el segundo anterior de su mano dominante, en la comisura anterior del ano, y presionará con cuidado hasta vencer la oposición del esfínter, introduciéndolo lo máximo posible a través de la ampolla rectal.

Como máximo se podrá llegar a lo que permita el dedo del médico, unos 10 cm, en los cuales se estudiará haciendo circumferencias la mucosa del recto y su canal, hasta localizar la próstata, a la que también se examinará digitalmente a la búsqueda de posibles anomalías o irregularidades.

Qué se pretende encontrar

Aunque a cierta gente le pueda resultar incómoda o desagradable, si no es que existe algún problema como hemorroides o fisuras anales, en cuyo caso se desaconseja el tacto rectal, el paciente no debería sentir ningún tipo de dolor. A este hecho hay que sumarle que es una prueba médica rápida, que no toma mucho tiempo, en cambio ofrece una información muy útil que puede servir para detectar de forma precoz cualquier anomalía que pueda derivar en problemas para tu salud.

Durante el examen, el médico estudiará detenidamente los siguientes parámetros, estando alerta por si observa alguna alteración:

  • Si hay presencia tanto de nódulos como de irregularidades en la superficie prostática.
  • Si se observa un aumento de la consistencia, bien en una porción concreta bien de forma difusa, de la próstata.
  • Si se presentan alteraciones en toda la zona que bordea la glándula.
  • Si la palpación resulta dolorosa en exceso.
  • Si hay una agrandamiento de su tamaño normal.

En nuestros artículos sobre remedios naturales para la próstata inflamada y plantas medicinales para la próstata encontrarás más información y maneras de mantener cuidado este órgano tan importante para los hombres.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo se hace el examen de próstata, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema reproductor masculino.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Cómo se hace el examen de próstata

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo se hace el examen de próstata
1 de 4
Cómo se hace el examen de próstata