Compartir

Herpes zóster: síntomas y tratamiento

Por Natalia Ferrer, Periodista especializada en salud. Actualizado: 8 octubre 2015
Herpes zóster: síntomas y tratamiento

El herpes zóster, popularmente conocido como culebrilla, es un virus producido por la varicela zóster. Se presenta en pacientes que han contraído la varicela y manifestado sus síntomas en algún momento de la vida, posterior a esta condición el virus permanece inactivo en determinados nervios del cuerpo pero el mismo puede reactivarse en cualquier momento, usualmente en la edad adulta, dando origen a lo que conocemos como herpes zóster. Esta condición, que puede resultar muy dolorosa, amerita reposo y atención con el fin de disminuir los dolores y garantizar una adecuada recuperación. En este artículo de ONsalus te explicamos con detalle los síntomas y tratamiento del herpes zóster y las recomendaciones para una adecuada recuperación.

También te puede interesar: ¿El herpes zóster es contagioso?

¿Por qué aparece el herpes zóster?

Queda claro que para sufrir de herpes zóster es necesario haber padecido previamente la varicela, una condición que se presenta normalmente antes de los 12 años. Sin embargo en el caso de algunas personas los síntomas de este virus han sido tan leves que quizá no recuerden haber sufrido la enfermedad, por lo que la culebrilla suele tomarlos por sorpresa.

No se sabe a ciencia cierta por qué el virus de la varicela zóster se reactiva en el cuerpo, sin embargo esta condición es más común en personas adultas que:

  • Cuentan con un sistema inmune debilitado
  • Padecen cuadros de estrés o nerviosismo severos, lo que podría comprometer la salud del sistema inmune.
  • Han sufrido de varicela antes de cumplir un año.
  • Son mayores de 60 años, lo que aumenta la propensión a manifestar culebrilla.
Herpes zóster: síntomas y tratamiento - ¿Por qué aparece el herpes zóster?

¿La culebrilla se contagia?

Una de las preguntas que primero surgen respecto a esta condición es si el herpes zóster se puede contagiar. Para sufrir de culebrilla debes haber padecido obligatoriamente varicela, por lo que no es una condición propiamente contagiosa aunque debe tratarse con cuidado.

Las ampollas que genera el herpes zóster pueden tener, en estado avanzado, líquido dentro, si alguien que nunca ha tenido varicela entra en contacto con ese líquido puede contagiarse de varicela, sin embargo no se contagiará de culebrilla. Del mismo modo si este líquido lo toca un paciente que haya tenido varicela en el pasado tampoco padecerá de herpes zóster.

La culebrilla se manifiesta cuando el virus de la varicela zóster se activa nuevamente en nuestro cuerpo, no hay ninguna otra forma de contagio de esta condición.

Síntomas del herpes zóster

El herpes zóster suele aparecer de un solo lado del cuerpo, especialmente en los nervios ubicados en la zona del tórax o las lumbares. Los primeros síntomas se presentan antes de que las ampollas salgan y van avanzado hasta que las lesiones se manifiestan físicamente y se presentan las típicas características de la culebrilla.

Los síntomas de esta condición son:

  • Dolores intermitentes o permanentes en el nervio afectado, que se pueden presentar entre 2 y 3 días antes del surgimiento de las ampollas.
  • Malestar general caracterizado por cansancio, dolor de cabeza y fiebre.
  • Aparición de una erupción en la zona en la que se encuentra el nervio afectado, comienzan a aparecer pequeñas vesículas que con el paso de los días van aumentando su tamaño y uniéndose entre sí para formar una gran ampolla.
  • Entre 3 y 5 días de la aparición de las primeras vesículas el paciente ya tendrá una gran ampolla que le ocasionará un fuerte dolor en el nervio, picazón, molestias y fiebre. Las ampollas cuentan con líquido, al reventarse las mismas comenzarán a secarse y a cicatrizar por sí solas.
  • Si el herpes zóster se presenta en zonas como la cara se puede presentar dificultad para mover la mandíbula, los ojos, caída del párpado y problemas de visión.

Ante la manifestación de las primeras vesículas, los síntomas del paciente y la historia clínica, el médico podrá realizar el diagnóstico de herpes zóster, para lo que normalmente no se requieren exámenes adicionales.

Herpes zóster: síntomas y tratamiento - Síntomas del herpes zóster

Tratamiento del herpes zóster

Es importante tener claro que el tratamiento del herpes zóster no necesariamente es el mismo para todos los pacientes, pues el sistema inmune de cada uno puede reaccionar de forma diferente. La medicación normalmente está compuesta por antivirales y funciona de forma más efectiva cuando los mismos se comienzan a tomar antes de que se presenten las ampollas de forma importante.

El dolor que los pacientes suelen experimentar en el nervio en el que el virus está alojado suele ser lo suficientemente intenso para visitar a un médico, por ello mientras más temprano se diagnostique la condición mucho mejor. Se pueden recetar además analgésicos para reducir el dolor, antihistamínicos para tratar la comezón en las vesículas y corticoides en los casos de ampollas más extendidas, para reducir el dolor y la inflamación.

Cuanto antes se consulte a un especialista mejores serán los resultados y más rápido se dará la curación.

Herpes zóster: síntomas y tratamiento - Tratamiento del herpes zóster

Medidas para aliviar las molestias

Para curar el hespes zóster es imprescindible el reposo, pues el cansancio y la fiebre ocasionados por esta condición pueden aumentar notablemente las molestias, por eso a demás de seguir las recomendaciones médicas es importante:

  • Tomar medicación para reducir la fiebre y descansar adecuadamente.
  • Mantener el cuerpo correctamente hidratado ingiriendo pequeños sorbos de agua fresca a lo largo del día, un paso muy importante para combatir la fiebre.
  • Evitar rascarse o las ampollas podrían infectarse y empeorar.
  • Los baños en agua de avena son muy efectivos para calmar las molestas ocasionadas por las ampollas. También se recomienda aplicar compresas de agua fría para aliviar la inflamación y el dolor.
  • Evita el contacto con cualquier persona que no haya tenido varicela si las ampollas están soltando líquido, pues los demás estarán expuestos al contagio de esta condición.

Complicaciones de la culebrilla

El herpes zóster suele curarse entre 2 y 3 semanas después de su aparición sin presentar mayores complicaciones, sin embargo en algunos casos y dependiendo del estado del sistema inmune del paciente, pueden manifestar ciertas secuelas como:

  • Neuralgia posherpética, dolor de leve a moderado que puede estar presente en la zona del nervio afectado durante meses o años. Afecta alrededor de 50% de los pacientes con esta condición, siendo más común en mayores de 60 años.
  • Infecciones en la piel debido al rascado constante de las ampollas.
  • Dificultad en la visión o el oído si el herpes afecta los nervios de la cara.
  • En personas con el sistema inmune debilitado, como los pacientes con Sida, esta condición puede desatar diversas infecciones.

¿Se puede prevenir el herpes zóster?

La vacuna contra la varicela es la mejor forma de prevenir el virus de la varicela zóster, y por tanto la culebrilla, especialmente en niños. Adicionalmente se recomienda la vacuna contra el hespes zóster para personas mayores de 50 años con el fin de evitar no solo esta enfermedad sino su principal secuela: la neuralgia posherpética.

Es básico restringir el contacto con personas que padezcan hespes zóster y cuyas ampollas estén supurando líquido si no se ha padecido anteriormente de varicela. Esta recomendación debe seguirse al pie de la letra en el caso de mujeres embarazadas, cuyo contagio con varicela podría poner el riesgo la gestación y al feto.

Herpes zóster: síntomas y tratamiento - ¿Se puede prevenir el herpes zóster?

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Herpes zóster: síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cerebro y nervios.

Escribir comentario sobre Herpes zóster: síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Herpes zóster: síntomas y tratamiento
1 de 5
Herpes zóster: síntomas y tratamiento

Volver arriba