Salud digestiva

Me suena la barriga como si tuviera agua: causas y tratamiento

 
Isbelia Farias
Por Isbelia Farias. 4 abril 2024
Me suena la barriga como si tuviera agua: causas y tratamiento

¿Te has preguntado por qué te suena la barriga como si tuviera agua? La explicación puede ser variada e incluye la presencia de gases, acumulación de líquidos en el tracto gastrointestinal, mala digestión o la ingesta de determinados alimentos.

Aunque cada causa tiene su respectivo tratamiento o manera de abordarse, estos sonidos no suelen representar un riesgo para la salud en general, excepto cuando ocurren con mucha frecuencia y el sonido persiste a pesar de tomar medidas correctivas.

En ONsalus, te explicaremos las causas de los sonidos de tu barriga como si tuviera agua y las mejores formas de manejar esta situación.

Índice
  1. Gases en el sistema digestivo
  2. Alimentos no digeridos
  3. Líquidos en el tracto gastrointestinal
  4. Estrés y ansiedad

Gases en el sistema digestivo

Esta es una de las causas más comunes del sonido que se percibe en la barriga como si se tratase de agua. Ocurre, con frecuencia, cuando se ingieren bebidas gaseosas y el gas queda acumulado en los intestinos, provocando ruidos debido a que son espacios huecos. Esto puede ser normal, pero si los sonidos son muy fuertes o inusuales, es recomendable consultar a un médico.

Tratamiento

La mejor forma de que la barriga no suene como si tuviera agua es dejar de consumir este tipo de bebidas que favorecen la acumulación de gases. Además, medicamentos como la simeticona pueden ayudar a aliviar los síntomas. A veces, se venden combinados con otros principios activos como la pancreatina, el magaldrato o el bromuro de pinaverio, los cuales también contribuyen a reducir otros síntomas digestivos.

Me suena la barriga como si tuviera agua: causas y tratamiento - Gases en el sistema digestivo

Alimentos no digeridos

Cuando los alimentos no se digieren de forma correcta, como el gluten, la barriga suena como si tuviera agua, ya que las bacterias que están en el intestino tienen dificultades para digerir la comida.

Tratamiento

Para aliviar estos síntomas, se recomienda reducir o eliminar de la dieta alimentos que pueden causar gas o molestias digestivas, como guisantes, frijoles, repollo, lentejas, coliflor, brócoli y hongos, entre otros. Es importante leer las etiquetas de los productos para identificar la presencia de lactosa o carbohidratos no digeribles como el manitol, sorbitol y xilitol, comúnmente encontrados en alimentos libres de azúcar.

La grasa también puede ralentizar el proceso digestivo, al interferir con la fermentación de los alimentos, por lo que se aconseja optar por alimentos bajos en grasa. Además, se pueden considerar medicamentos de venta libre como Lactaid o Dairy Ease para quienes tienen intolerancia a la lactosa, y Beano puede ser útil en caso de haber consumido frijoles.

Líquidos en el tracto gastrointestinal

Cuando se consumen grandes cantidades de líquidos, especialmente aquellos que contienen alcohol o cafeína, es posible percibir sonidos en la barriga similares a los del agua en movimiento. Esto sucede porque estas bebidas pueden alterar las enzimas y ácidos estomacales, afectando la digestión y la absorción de nutrientes.

Tratamiento

Se recomienda moderar el consumo de bebidas que contengan alcohol o cafeína si has observado que contribuyen a estos incómodos sonidos abdominales. Adopta una dieta equilibrada y prefiere bebidas naturales sobre las carbonatadas, y elige agua como la principal fuente de hidratación.

Estrés y ansiedad

Es común que el estrés y la ansiedad afecten el funcionamiento adecuado del sistema digestivo, lo que puede provocar ruidos molestos, similares a los de agua moviéndose, debido a la actividad intestinal.

Tratamiento

En algunos casos, las técnicas de relajación progresiva, el mindfulness y la meditación pueden ayudar a reducir los síntomas causados por el estrés y la ansiedad. En el caso de que esto no funcione, es necesario acudir a un profesional de la salud para confirmar que es esta la causa y, así, considerar las opciones farmacológicas, que suelen ser prescritas por un psiquiatra y que ayudan a que la persona sienta más calma o pueda descansar.

Cabe resaltar que, además de lo mencionado, los sonidos en la barriga se relacionan con la motilidad intestinal, ya que el proceso digestivo se realiza por medio de la contracción y la relajación de los músculos del tracto gastrointestinal, facilitando el movimiento de los alimentos. Dichas contracciones pueden ocasionar los mencionados sonidos en la barriga.

Por lo tanto, se aconseja masticar bien y moderar el tamaño de las porciones de comida para evitar ruidos. Si los sonidos persisten, es aconsejable consultar a un médico para evaluar la presencia de otros síntomas. La acumulación de gases, por ejemplo, puede causar distensión abdominal o meteorismo, lo que resulta en la dilatación de las paredes del estómago, abdomen e intestinos, y podría requerir un tratamiento específico.

Medicamentos como la dimeticona y la simeticona pueden ser útiles, pero una evaluación médica es esencial para determinar si los sonidos, especialmente si son causados por gases, no están asociados a condiciones como el síndrome del intestino irritable o úlceras.

En todo caso, si sospechas que algún alimento te causa daño, es mejor evitarlo, seguir una dieta sin lactosa y excluir los alimentos que son fermentables, como la harina de trigo y las legumbres, para sentir alivio.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Me suena la barriga como si tuviera agua: causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema digestivo.

Bibliografía
  • Coleman, V., & Rowen, L. (1985). Adiós al estrés--ya los dolores de estómago y cabeza. Plaza & Janés.
  • Cuases, M. G. P. (2021). Estrés factor predisponente para gastritis nerviosa. Boletín Informativo CEI, 8(2), 60-64.
  • Romero, C., & González, J. B. (2006). Antiflatulentos: revisión. Farmacia profesional, 20(11), 44-47.
Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 2
Me suena la barriga como si tuviera agua: causas y tratamiento