Compartir

Por qué tengo las costillas salidas

 
Por Valeria Foi. 22 octubre 2018
Por qué tengo las costillas salidas

A no ser que se hayan sufrido accidentes o se padezcan defectos congénitos, los seres humanos poseemos veinticuatro costillas. Esto es así, tanto para hombres como mujeres, aunque muchas veces se haya repetido que Eva salió de una costilla de Adán y eso haga pensar que los hombres tienen menos costillas que las mujeres. En realidad, es una rareza que un ser humano tenga menos costillas y, por lo general, se trata de catorce costillas verdaderas, seis falsas y cuatro flotantes.

Por diferentes razones vinculadas con el peso, la postura o simplemente causas genéticas, las costillas pueden abrirse y pueden verse como si estuvieran salidas. En ONsalus podrás saber un poco más sobre el por qué tengo las costillas salidas.

La función de las costillas

Las costillas forman parte importante de la estructura ósea del ser humano. Se trata de una serie de huesos planos y largos en forma de arco que dan el volumen de la caja torácica dado que se unen por la parte posterior a la columna vertebral y al frente se juntan con el esternón. De esta manera se forma una suerte de jaula que sirve para proteger los órganos blandos, como el corazón, los pulmones y el hígado.

La caja torácica de todos los seres humanos, salvo raras excepciones, está conformada por doce pares de costillas, es decir un total de veinticuatro. Estas se clasifican de arriba hacia abajo en:

  • Esternales, superiores o verdaderas: son los primeros siete pares de costillas que se encuentran unidas directamente al esternón.
  • Asternales, inferiores o falsas: son los siguientes tres pares de costillas y no están articuladas directamente con el esternón sino entre ellas.
  • Flotantes: son los dos últimos pares de costillas, las cuales solo están unidas a la columna vertebral pero en el frente están sueltas.

Las costillas son más importantes de lo que muchos podrían pensar. De hecho, algunos experimentos han demostrado que las costillas son el único hueso humano que logra regenerarse por sí mismo si se mantiene la sección del hueso llamada pericondrio. En los casos en que los investigadores quitaron el pericondrio las costillas no pudieron regenerarse. Según la National Scoliosis Foundation[1] una costilla puede regenerarse completamente en dos o tres meses.

Por qué tengo las costillas salidas - La función de las costillas

Por qué tengo las costillas salidas

Todas las costillas son importantes pues incluso las flotantes están allí para proteger los órganos vitales. Sin embargo, se ha vuelto común pensar que como las costillas flotantes no se encuentran ancladas al esternón no cumplen ningún función importante en el organismo. Sin lugar a dudas, estas también tienen una función protectora de ciertos órganos vitales que si estas costillas se eliminan quedarían expuestos a posibles traumatismos.

Por otro lado, las costillas flotantes no están realmente libres, de hecho, están ligadas a ciertos músculos del diafragma que permiten la respiración y a otros del abdomen que contribuyen al movimiento del torso e incluso son útiles cuando se levantan cosas. Pero a veces estas costillas parecen estar salidas o dirigidas hacia fuera. En algunos casos esto se debe a:

  • Cambios de peso corporal.
  • Embarazos.
  • Paso del tiempo.
  • Malas posturas.
  • Factores hereditarios.

En realidad, tener las costillas salidas, a menos que genere dolor, como ocurre en ciertos casos, no es una condición médica. Más bien nos lleva a consideraciones estéticas en la mayoría de los casos. Sobre todo porque afecta la apariencia de las mujeres, haciendo que su silueta se ensanche justo a la altura de la cintura donde se ubican las costillas flotantes.

Por qué tengo las costillas salidas - Por qué tengo las costillas salidas

Cómo cerrar las costillas flotantes

Tener las costillas salidas no es necesariamente una condición médica. Puede simplemente ser una característica particular de la persona y, por lo general, no tiene ningún impacto en su salud. Sin embargo, si se desea cambiar ese aspecto de sí mismo existen algunas recomendaciones que se pueden tener en cuenta.

En ciertos casos, partiendo del principio de que las costillas flotantes son vestigios inútiles, algunas mujeres recurren a prácticas muy drásticas como las operaciones quirúrgicas. Estas cirugías permiten eliminar las costillas flotantes para darle paso a una cintura más fina o de avispa. Sin embargo, no se trata de una operación tan sencilla y efectiva pues las costillas flotantes aunque no están ancladas al esternón, sí lo están a ciertos músculos como ya mencionamos.

Quiropraxia de costillas flotantes

En otros casos, la quiropraxia puede ser una opción más natural para ayudar a mejorar el aspecto que producen las costillas salidas. Generalmente se aplica la quiropraxia para tratar problemas posturales, contracturas musculares y dolores de espalda producidos por escoliosis, entre otros. Recientemente, se le ha dado a esta práctica milenaria usos estéticos, como en el caso de las costillas flotantes salidas, que se tratan para obtener una cintura más fina.

En cualquier caso, nunca está de más comer sano y hacer ejercicio para mantener una figura esbelta y ayudar a que tanto los músculos como las costillas se desarrollen de manera armónica. Algunas veces el uso de un corsé puede también ayudar, sobre todo luego de ciertas cirugías o después de los embarazos mientras todo vuelve a su lugar dentro del abdomen.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué tengo las costillas salidas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Huesos, articulaciones y músculos.

Referencias
  1. National Scoliosis Foundation, disponible en: https://www.scoliosis.org/resources/medicalupdates/ribthoracoplasty.php

Escribir comentario sobre Por qué tengo las costillas salidas

¿Qué te ha parecido el artículo?

Por qué tengo las costillas salidas
1 de 3
Por qué tengo las costillas salidas

Volver arriba