Compartir

Quistes ováricos: síntomas, causas y tratamiento

Por Marta Vicente, Periodista especializada en salud y bienestar. Actualizado: 7 noviembre 2017
Quistes ováricos: síntomas, causas y tratamiento

Los quistes ováricos pueden definirse como una especie de sacos llenos de líquido que se desarrollan en la superficie o en el interior de un ovario o de ambos. Muchas mujeres tienen quistes de ovario en algún momento determinado de su vida, pero son más comunes en mujeres que se encuentran en edad reproductiva, es decir, desde la pubertad hasta la menopausia. Aunque la mayoría de ellos son de carácter benigno, es conveniente someterse a los exámenes ginecológicos adecuados para detectarlos y descartar que puedan ser o derivar en tumores malignos, algo fundamental para prevenir el padecimiento de cáncer de ovario.

En este artículo de ONsalus, te mostramos todo lo que necesitas saber al respecto y te explicamos cuáles son los síntomas, las causas y el tratamiento de los quistes ováricos.

También te puede interesar: Cuándo hay que operar un quiste ovárico

Causas de los quistes ováricos

Los quistes ováricos se desarrollan dentro o cerca de los ovarios y aunque se pueden distinguir varios tipos, los más comunes y que constituyen un proceso normal durante el ciclo menstrual son los denominados quistes funcionales. Para comprender su formación, debes saber que cada mes crece un folículo (donde se desarrolla el óvulo) en los ovarios, el cual va produciendo hormonas estrógeno y progesterona y libera el óvulo cuando sucede el proceso de ovulación. Sin embargo, en ocasiones este folículo no llega a abrirse y continúa creciendo, lo cual lleva a la formación de lo que se conoce quiste funcional y de este, a su vez, se pueden diferenciar 2 tipos de quistes ováricos:

  • Quiste folicular: se producen cuando el folículo no se abre y no libera el óvulo maduro, lo cual ocasiona que ese folículo continúe creciendo y desarrolle un quiste lleno de una especie de líquido transparente. Este tipo de quistes no suelen generar dolores y, por lo general, desaparecen de manera espontánea entre 1 y 3 meses.
  • Quiste de cuerpo luteo: en algunas ocasiones, puede suceder que la apertura por la que se ha liberado el óvulo se cierra y el líquido queda acumulado dentro del folículo. Aunque este tipo de quiste suele desparecer en pocas semanas de forma espontánea, puede darse el caso de que el quiste crezca hasta alcanzar unos 4 cm de diámetro, lo cual conlleva el riesgo de provocar hemorragia o torsión en el ovario, produciendo fuertes dolores pélvicos o abdominales.

Los quistes funcionales no deben confundirse con otro tipo de quistes que pueden estar ocasionados por determinadas afecciones o enfermedades, como puede ser el caso del síndrome de ovario poliquístico, la endometriosis o el cáncer de ovarios (quistes ováricos malignos).

Síntomas de los quistes ováricos

Es importante señalar que la mayoría de quistes en los ovarios son reducidos y no ocasionan síntomas. Tienen más posibilidades de provocar malestar o dolor cuando el quiste aumenta de tamaño y se vuelve grande, si se rompe, sangra, ocasiona torsión de las trompas de Falopio o se golpea al mantener relaciones sexuales.

En el caso de que sí se manifiesten, los síntomas de los quistes en los ovarios pueden englobar los que detallamos a continuación:

  • Dolores abdominales constantes, los cuales pueden extenderse hasta la espalda o las piernas.
  • Distensión o hinchazón abdominal.
  • Dolores pélvicos durante los días de la menstruación y los días previos a esta.
  • Irregularidades en la menstruación.
  • Dolores durante las relaciones sexuales, lo que se conoce médicamente como dispareunia.
  • Náuseas o vómitos.
  • Sensibilidad en los senos.
  • Sangrado vaginal anormal.
  • Presión en el recto o en la vejiga, e incluso necesidad de orinar frecuentemente.

Cuando los dolores que se experimentan son repentino, muy intensos y parecidos a un cólico, podría ser un indicio de complicaciones.

Quistes ováricos: síntomas, causas y tratamiento - Síntomas de los quistes ováricos

Cuándo ir al médico y cómo se detectan los quistes ováricos

Permanecer atenta a cualquier síntoma o cambio inusual es fundamental, se debe consultar con el médico en caso de experimentar hinchazón abdominal o dolores intensos o espasmódicos en la parte baja del abdomen. Así mismo, son motivo de urgencia síntomas cómo sudoración, escalofríos, aumentos de frecuencia respiratoria, mareos, debilidad, bajada de peso sin razón aparente y sangrado vaginal anormal.

A pesar de que la mayoría de quistes ováricos son benignos, es esencial realizar las revisiones ginecólogicas periódicas para poder detectar si existen quistes que no producen síntomas en la actualidad pero que pueden conllevar un riesgo de malignidad.

Diagnóstico médico

Los quistes en los ovarios se pueden detectar mediante una revisión pélvica palpando los ovarios, en el caso de que el especialista crea que puede haber un quiste, la exploración física puede complementarse con diferentes exámenes como:

  • Ultrasonografía pélvica transvaginal
  • Prueba de embarazo para descartar que la mujer está embarazada.
  • Análisis de sangre.
  • Examen de los niveles de hormonas.
  • Resonancia magnética.

Quiste ovárico: tratamiento

El tratamiento de los quistes ováricos dependeré en cada caso en particular de la edad de la paciente, así como del tamaño y las características del quiste y de los síntomas que este provoque.

Cuando se trata de quistes funcionales, por lo general no es necesario iniciar un tratamiento específico, ya que estos tienden a desaparecer de manera espontánea al cabo de unas 8 o 12 semanas. Sin embargo, si la presencia de quistes es algo frecuente, el especialista puede recetar la toma de pastillas anticonceptivas para reducir las posibilidades de que aparezcan nuevos.

En otros casos, puede ser necesaria una intervención quirúrgica, a la cual se suele recurrir cuando los quistes no desaparecen y ocasionan síntomas, si presentan un tamaño superior a 10 cm o se dan en mujeres que están próximas a la menopausia o que ha ya han superado esta etapa. Los procedimientos quirúrgicos que se pueden utilizar en estos casos son los siguientes:

  • Laparoscopia: se realiza una pequeña incisión justo por encima o por de debajo del ombligo para observa el área pélvica por dentro y remover el quiste. Esta intervención está recomendada para aquellos quistes de menor tamaño que parecer ser benignos.
  • Laparotomía: se realiza un corte más grande en el abdomen para extraer el quiste, el cual será posteriormente analizado para comprobar si es canceroso o no. En el caso de que sea un quiste ovárico maligno, se deberán realizar más pruebas médicas y consultar con un ginecólogo especialista en oncología para determinar si se debe quitar el ovario y otros tejidos cercanos.

Así mismo, se pueden requerir otro tipo de tratamientos si los quistes son consecuencia de afecciones como el síndrome de ovarios poliquísticos o la endometriosis.

Quistes ováricos: síntomas, causas y tratamiento - Quiste ovárico: tratamiento

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Quistes ováricos: síntomas, causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema reproductor femenino.

Escribir comentario sobre Quistes ováricos: síntomas, causas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Ana Palacios
Que interesante informacion, para quienes padecemos de algo asi .

Quistes ováricos: síntomas, causas y tratamiento
1 de 3
Quistes ováricos: síntomas, causas y tratamiento

Volver arriba