Compartir

Blefaritis: causas, síntomas y tratamiento

 
Por Marta Vicente, Periodista especializada en salud y bienestar. Actualizado: 11 abril 2018
Blefaritis: causas, síntomas y tratamiento

La blefaritis es la inflamación del borde del párpado, en la zona en la que se encuentran los folículos donde nacen las pestañas. Suele ser una afección producida por un sobrecrecimiento de bacterias en esa zona y provoca, además de inflamación, enrojecimiento, irritación, comezón y presencia de legañas o escamas amarillentas en los párpados. Ante su padecimiento, es importante acudir al oftalmólogo para saber cuál debe ser el tratamiento a seguir y, además, es fundamental extremar las medidas de higiene ocular para aminorar las molestias y evitar complicaciones. En este artículo de ONsalus, explicamos con detalle cuáles son las causas, los síntomas y el tratamiento de la blefaritis.

También te puede interesar: Uveítis: síntomas, causas y tratamiento

Blefaritis: causas

La inflamación del borde del párpado puede estar causada por una proliferación excesiva de bacterias en esa área en consecuencia a alteraciones o un funcionamiento incorrecto de las glándulas sebáceas del párpado, las cuales se encuentran situadas junto a la base de las pestañas. Cuando una persona padece blefaritis, estas glándulas sebáceas secretan más cantidad de grasa de lo normal provocando que se formen unos ácidos grados que acaban irritando la superficie ocular. Esto ocasiona tanto la inflamación como el enrojecimiento de los párpados, además de una acumulación de secreciones en la zona que favorecen el crecimiento desmesurado de bacterias. Dichas bacterias van liberando unas toxinas que aumentan la irritación de los párpados y agravan aún más la sintomatología de esta condición.

Además de lo anterior, hay otras condiciones o afecciones que pueden causar blefaritis, como las siguientes:

  • Dermatitis seborreica.
  • Rosácea ocular.
  • Psoriasis.
  • Presencia de ácaros en los folículos de las pestañas.
  • Alergias a determinados productos o sustancias, como geles faciales, jabones, productos de maquillaje, cremas, medicamentos, etc.

La blefaritis se desarrolla con frecuencia en personas con tendencia a tener la piel grasosa, caspa o resequedad en los ojos. Esta condición también es asociada con la meibomitis (un problema de las glándulas sebáceas de los párpados, llamadas glándulas meibomianas).

Tipos de blefaritis

Se pueden distinguir tres tipos de blefaritis:

  1. Blefaritis anterior: afecta a la zona exterior del párpado, justo donde se encuentran las pestañas. Puede estar causada por bacterias o, en algunos casos, por una infección viral.
  2. Blefaritis posterior: sucede cuando las glándulas sebáceas provocan un crecimiento de las bacterias en el interior del párpado, lo cual puede ser el resultado de afecciones cutáneas, como la rosácea o la dermatitis seborreica. En este tipo de blefaritis, se producen las características legañas de esta condición ocular.
  3. Blefaritis mixta: al mismo tiempo, se dan componentes de la blefaritis anterior y la posterior. Lo que ocurre es que la blefaritis posterior favorece la proliferación de bacterias y da lugar a la infección propia de la blefaritis anterior.

A su vez, la blefaritis anterior se puede distinguir en los siguientes tipos:

  • Blefaritis seborreica: hay un aumento de las secreciones de grasa en el borde de los párpados, lo cual da lugar a una acumulación excesiva de grasa en el área del lagrimal y a la presencia de escamas cerosas. En consecuencia, se produce la irritación ocular.
  • Blefaritis escamosa: presencia de escamas que causan la formación de costras duras alrededor de las pestañas. Esto provoca que el afectado presente severas dificultades para abrir los ojos por la mañana al despertar.
Blefaritis: causas, síntomas y tratamiento - Tipos de blefaritis

Blefaritis: síntomas

La gravedad de la blefaritis puede variar considerablemente de una persona a otra, pues, algunas veces, se trata de una leve irritación de carácter temporal y, en cambio, en otras ocasiones constituye una afección de mayor gravedad en la que incluso se puede llegar a ver afectada la visión. Entre los síntomas de la blefaritis más comunes, se encuentran los que enumeramos a continuación:

  • Inflamación de los párpados.
  • Enrojecimiento de los párpados.
  • Formación de legañas o costras amarillas en en el borde de los párpados donde se localizan las pestañas.
  • Lagrimeo.
  • Picazón.
  • Ardor.
  • Molestias oculares.
  • Mayor sensibilidad a la luz.
  • Sensación incómoda de tener algo extraño en el ojo.
  • Visión borrosa en casos de blefaritis más severa.

Es importante señalar que los síntomas de la blefaritis suelen presentarse de una forma acusada al despertarse por la mañana.

Tratamiento para la blefaritis

Ante los síntomas anteriores, es importante acudir al médico o realizar una consulta con el oftalmólogo. El especialista determinará cuál es la causa del problema y establecerá el tratamiento más adecuado en cada caso. Si es necesario llevar a cabo un procedimiento de higiene ocular en el consultorio, el tratamiento de la blefaritis pueden incluir lo siguiente:

  • BlephEx: es un desbridamiento electromecánico del borde del párpado que se realiza para eliminar las bacterias presentes en la zona y los ácaros, así como para conseguir que las glándulas de Meibomio se desobstruyan.
  • Lipiflow: es un tratamiento de pulsación termal mediante el cual se disuelve y se canaliza el material que está obstruyendo las glándulas de Meibomio.
  • IPL: es la terapia de luz pulsada intensa que restablece el funcionamiento normal de las glándulas sebáceas de los párpados, haciendo que el flujo de aceites naturales hacia la película lagrimal vuelva a transcurrir con normalidad.

Uso de lágrimas artificiales

El especialista puede recomendar también el uso de gotas oftálmicas con el objetivo de acabar con el exceso de bacterias o microbios presentes en los párpados y causantes de esta afección. Además, los síntomas de la blefaritis pueden aminorarse muchísimo con el uso de estas lágrimas artificiales.

Uso de pomadas antibióticas

En aquellos casos de brotes agudos de blefaritis, en los que existe riesgo de infección bacteriana o en los que se padece conjuntivitis u otro tipo de infección ocular al mismo tiempo, es muy probable que el médico recete la aplicación de una pomada antibiótica en el párpado afectado. Solo en aquellos casos de mayor gravedad, se puede recetar la toma de antibióticos orales.

Blefaritis: causas, síntomas y tratamiento - Tratamiento para la blefaritis

Blefaritis: tratamiento natural

Cuando se padece de esta afección ocular, una de las medidas más importantes que debe adoptar el afectado es la higiene y limpieza diaria de los párpados, tanto para eliminar las legañas y las costras como para evitar una mayor proliferación bacteriana.

Higiene ocular

La limpieza de los párpados debe hacerse correctamente para que dé buenos resultados. Los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Lavar las manos.
  2. Humedecer una gasa limpia en agua tibia.
  3. Limpiar con suavidad el borde de los párpados antes de abrir los ojos y sin ejercer mucha presión.
  4. Humedecer un bastoncillo de algodón con un poco de agua y jabón de pH neutro y pasarlo por la zona afectada. También se puede utilizar un limpiador específico para párpados de venta en farmacias.
  5. Enjuagar con otra gasa humedecida en agua tibia dando pequeños toques sobre la zona.
  6. En un inicio, se puede realizar esta limpieza varias veces al día durante unos 5 minutos. A medida que la blefaritis se vaya curando, se puede hacer una sola vez al día.

Aplicación de compresas tibias

Humedecer una toalla o una gasa con agua tibia casi caliente y colocarla sobre los párpados cerrados durante 1 minuto ayuda a ablandar las legañas y escamas presentes, además de disminuir las molestias y evitar el desarrollo de un abultamiento pronunciado conocido como chalazión.

Medidas para prevenir la blefaritis

  • Evitar el hábito de frotarse los ojos continuamente.
  • Lavarse las manos con frecuencia.
  • Evitar el uso continuado de productos de maquillaje en los ojos y no compartirlos con otras personas.
  • Limpiar bien los ojos y los párpados diariamente.
  • Incluir en la dieta diaria alimentos ricos ácidos grasos omega-3, ya que estos ayudan a mantener las glándulas de meibomio saludables.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Blefaritis: causas, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Ojos y visión.

Escribir comentario sobre Blefaritis: causas, síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Blefaritis: causas, síntomas y tratamiento
1 de 3
Blefaritis: causas, síntomas y tratamiento

Volver arriba