Compartir

Faringitis: causas, síntomas y tratamiento

Valoración: 5.0 | 9 votos
Faringitis: causas, síntomas y tratamiento

La inflamación de la mucosa que recubre la faringe es lo que se denomina como faringitis, una afección muy común que provoca molestias, dolores o carraspeo en la garganta dificultando, en muchos casos, la acción de tragar los alimentos o líquidos. Se puede diferenciar entre faringitis aguda, que es la que está causada por virus o bacterias y la forma más común, y faringitis crónica, la cual se padece de manera prolongada y se debe a determinados agentes externos irritantes o sustancias perjudiciales. Para comprender las causas, síntomas y tratamiento de la faringitis, en ONsalus hemos preparado esta guía con toda la información necesaria.

    Índice
  1. Causas de la faringitis
  2. Síntomas de la faringitis
  3. Tratamiento de la faringitis aguda
  4. Tratamiento de la faringitis crónica
  • Causas de la faringitis

    La faringitis es una enfermedad que puede ser consecuencia de distintas causas, y en base al factor o factores desencadenante se puede distinguir entre faringitis aguda y faringitis crónica.

    • Faringitis aguda

    Las faringitis agudas están causadas por procesos infecciosos ocasionados por virus o bacterias, por lo que pueden ser altamente contagiosas. Entre el 80 y el 90% de los casos, los virus son los principales responsables de esta afección, siendo los que causan el resfriado o catarro común y la gripe los más frecuentes. Así mismo, la faringitis también es un síntoma propio de otras infecciones víricas como la mononucleosis infecciosa, la herpangina (presencia de úlceras y llagas dentro de la boca), la enfermedad manos, pies y boca o el herpes.

    En cuanto a la bacterias, se encuentran los estreptococos del grupo A que causan la amigdalitis estreptocócica y otras como la gonorrea o la clamidia que son mucho menos frecuentes. Estas no suelen ocasionar faringitis aguda por sí mismas, sino que debido a la presencia de bacterias estas bacterias puede llevar a la inflamación aguda de la faringe.

    • Faringitis crónica

    La faringitis crónica, es decir, aquella en que la infección permanece varias semanas o de forma prolongada en el tiempo, está causada por el contacto continuo con aquellas sustancias o condiciones que pueden irritar la mucosa faríngea. Estas pueden ser la sequedad ambiental, el calor o el frío excesivo, agentes alérgenos o agentes irritantes como el tabaco, el polvo, el humo, el alcohol, etc. También puede estar causada por una inadecuada respiración bucal o trastornos hormonales.

    Causas de la faringitis
  • Síntomas de la faringitis

    El síntoma principal de la faringitis es el dolor de garganta pero en función de las causas se puede presentar una sintomatología u otra.

    Cuando se padece de faringitis aguda, se pueden observar síntomas como:

    • Dolor o picazón en la garganta, lo cual puede empeorar al hablar o tragar los alimentos.
    • Enrojecimiento de la faringe.
    • Placas de exudado blanquecino en las amígdalas o faringe.
    • Dificultades para deglutir con normalidad.
    • Sequedad en la garganta.
    • Ganglios linfáticos del cuello inflamados.
    • Voz ronca.
    • Fiebre o escalofríos.
    • Dolor de cabeza.
    • Malestar general.

    En el caso de faringitis crónica, se experimenta un dolor punzante de garganta además de otros síntomas como:

    • Sensación generalizada de sequedad.
    • Carraspeo continuo.
    • Sensación de la presencia de algo extraño en la garganta.
    • Tos irritante.
    • Expectoración de mucosidad viscosa.
    • Como consecuencia de la sequedad y la mucosidad, se pueden presentar alteraciones en el sueño y sensación de ahogo.
    Síntomas de la faringitis
  • Tratamiento de la faringitis aguda

    Así mismo, el tratamiento de la faringitis dependerá de cada caso en particular. En la mayoría de casos, la faringitis aguda está causada por virus, por lo que no se receterán antibióticos, sino medicamentos analgésicos y antiinflamatorios para reducir los dolores y la inflamación, así como mucolíticos, si es necesario, para disminuir la viscosidad del moco faríngeo y/o antipiréticos para bajar la fiebre. Todos los fármacos deben estar debidamente prescritos por el médico y se deben seguir sus indicaciones en cuanto a la dosis y la duración del tratamiento.

    Únicamente se recetará un tratamiento antibiótico cuando exista una infección bacteriana, una infección viral muy complicada o una complicación de algún tipo de afección faringo-amigdalar. Por lo general, se prescriben antibióticos pertenecientes a la familias de las penicilinas.

    Además de los tratamientos médicos, las siguientes recomendaciones pueden ayudar a reducir las molestias de garganta y mejorar el bienestar del paciente:

    • Mantener una buena hidratación bebiendo abundante agua y líquidos suaves. Se recomiendan los líquidos tibios, como por ejemplo una infusión de limón con miel, de tomillo o de salvia; o bien líquidos fríos para reducir la inflamación.
    • Hacer gárgaras con agua tibia y sal dos o tres veces al día. Será suficiente con agregar media cucharada pequeña de sal en una taza de agua tibia.
    • Hacer reposo.
    • Usar humidificadores o vaporizadores en el ambiente para mantener la humedad del lugar y evitar la sequedad de garganta.
    • Chupar pastillas o caramelos duros (de venta en farmacias) para aliviar el dolor de garganta.

    Si pasados varios días y tras el tratamiento los síntomas no remiten, es importante consultar con el médico, así como si se presenta fiebre elevada, inflamación de los ganglios linfáticos en el cuello o algún tipo de erupción cutánea o lesiones en la piel.

    Tratamiento de la faringitis aguda
  • Tratamiento de la faringitis crónica

    El tratamiento de la faringitis crónica debe centrarse en evitar aquellos agentes irritantes o condiciones que dan lugar a los dolores de garganta y a su inflamación. Es por ello que puede recomendarse, por ejemplo, no frecuentar ambientes muy secos, con humo, polvo, aires acondicionados o calefacción muy elevada. Si los causantes son el tabaquismo o el alcoholismo, será fundamental que el paciente inicie un tratamiento o terapia específico para deshacerse de estos malos hábitos.

    Para minimizar los síntomas de la faringitis crónica, son buenas opciones todos los tratamientos que ayudan a mantener la faringe y las vías respiratorias libres. Estos pueden ser desde soluciones salinas, antimucolíticos o pastillas para chupar hasta el uso de humidificadores. Únicamente, cuando la faringitis prolongada es consecuencia de una obstrucción nasal, podría ser necesaria la cirugía para acabar con el problema.

    Tratamiento de la faringitis crónica
  • Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

    Si deseas leer más artículos parecidos a Faringitis: causas, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Oído, nariz y garganta.

¿Te ha sido útil este artículo?
Artículos relacionados
Comenta, opina, pregunta sobre faringitis: causas, síntomas y tratamiento