Compartir

Gases intestinales: causas, tratamiento y dieta

Por Natalia Ferrer, Periodista especializada en salud. Actualizado: 21 septiembre 2015
Gases intestinales: causas, tratamiento y dieta

Los gases son la forma habitual en la que nuestro cuerpo expulsa el aire, sin embargo cuando los mismos se presentan de manera excesiva, frecuente y en la forma de flatulencias, acompañados además de otros síntomas como inflamación abdominal y molestias, entonces llega el momento de identificar algunos hábitos y alimentos que podrían estar generando esta condición. En ONsalus te damos toda la información que necesitas, descubre las causas y tratamiento de los gases intestinales junto con unas útiles recomendaciones alimenticias.

¿Por qué producimos gases?

Los gases se producen en nuestro intestino debido al aire que tragamos y al proceso de digestión de los alimentos. Los mismos están formados por sustancias como el nitrógeno, el oxígeno, el hidrógeno, el dióxido de carbono y el metano, por lo que es normal que al día expulsemos alrededor de 14 gases entre eructos y flatulencias. Sin embargo cuando los mismos se ven incrementados, cuentan con mal olor y además producen otros síntomas como hinchazón abdominal, dolor y molestias, entonces pueden convertirse en un gran problema.

La presencia de gases puede verse incrementada por distintos factores como hábitos a la hora de comer, el tipo de alimentos que elegimos en nuestra dieta diaria y también algunas condiciones gastrointestinales que pueden incrementar la sensación de inflamación y molestias.

Gases intestinales: causas, tratamiento y dieta - ¿Por qué producimos gases?

Malos hábitos que pueden causar gases

Es muy importante que al momento de comer lo hagamos en un ambiente agradable, con calma y tranquilidad, y es que el estado que nos encontramos a la hora de ingerir los alimentos influye notablemente en la digestión de los mismos y en la presencia de gases.

Algunos de los hábitos que aumentan los gases intestinales son:

  • Tragar mucho aire durante la comida, una condición conocida como aerofagia. Esto ocurre cuando comemos muy rápido, hablamos demasiado durante la comida o nos entramos muy nerviosos y estresados durante la ingesta de alimentos.
  • No masticar adecuadamente los alimentos es otra causa de digestiones pesadas y gases abundantes. Mientras mejor mastiquemos lo que comemos más fácil será para nuestro cuerpo procesarlo.
  • La ingesta de bebidas con gas como los refrescos, el agua con gas o la cerveza también puede aumentar su presencia.
  • Acostarse después de comer es otro de los hábitos que no solo afecta la digestión sino que además puede interferir con la producción de gases. Lo más recomendable es caminar 10 minutos a ritmo suave después de comer para favorecer una buena digestión.
  • Comer chicle es también una causa frecuente de gases ya que este hábito fomenta la entrada de aire al estómago.
Gases intestinales: causas, tratamiento y dieta - Malos hábitos que pueden causar gases

Alimentos que más gases causan

Tener muchos gases no se relaciona únicamente con nuestros hábitos a la hora de comer, sino también con el tipo de alimentos que ingerimos. Algunos ingredientes debido a su alta presencia de fibra, fructosa o gas aumentan notablemente las flatulencias, por lo que consumidos en exceso pueden estar originando este problema.

Los alimentos que más gases causan son:

  • Legumbres como los garbanzos, las alubias o frijoles, las judías o las lentejas.
  • Vegetales ricos en fibra, especialmente la col, el brócoli o la coliflor.
  • Todo tipo de cereales integrales.
  • Alimentos como el maíz en cualquier presentación, las setas o los champiñones suelen ser también difíciles de digerir por lo que aumentan las flatulencias.
  • Los lácteos enteros y sus derivados suelen ocasionar gases, especialmente entre quienes no los digieren bien.
  • Vegetales como la cebolla, los espárragos, la alcachofa o el nabo suelen aumentar los gases.
  • Del mismo modo la fructosa, presente en todas las frutas y en grandes cantidades en alimentos como ciruelas, manzanas, peras o melón, los dulces y algunos edulcorantes como el sorbitol también pueden aumentar los gases e incluso ocasionar diarreas en quienes no los procesan adecuadamente.
  • Bebidas con gas como los refrescos o la cerveza también aumentan los gases y su ingesta debe controlarse.
Gases intestinales: causas, tratamiento y dieta - Alimentos que más gases causan

Condiciones gastrointestinales que pueden causar gases

En algunos casos la presencia de gases no se debe necesariamente a que produzcamos una mayor cantidad de lo normal sino a que se presenta una mayor sensibilidad a los gases, acompañada de inflamaciones abdominales frecuentes y molestias o dolores gástricos. Este cuadro suele deberse a la presencia de ciertos trastornos gástricos que pueden fomentar la aparición de flatulencias o la hinchazón.

Algunas de las enfermedades que pueden causar gases son:

  • Síndrome del intestino irritable.
  • Dispepsia.
  • Intolerancias alimentarias.
  • Enfermedad celiaca.
  • Estreñimiento.
  • Digestiones lentas y pesadas.
Gases intestinales: causas, tratamiento y dieta - Condiciones gastrointestinales que pueden causar gases

¿Cómo evitar los gases?

Son varias las recomendaciones que podemos seguir para evitar los gases y reducir al mínimo su presencia, cambiando nuestros hábitos y ajustando la dieta conseguiremos grandes mejoras, por eso es conveniente:

  • Comer en un ambiente tranquilo, libre de estrés y de forma lenta y pausada. Masticar los alimentos adecuadamente es muy importante.
  • Evitar acompañar los alimentos de bebidas gaseosas, pues estas aumentarás la presencia de gases.
  • Se recomienda suprimir el hábito de masticar chicle, que ocasiona importantes molestias gástricas y exceso de eructos y flatulencias.
  • Consume con moderación aquellos alimentos que producen gases, es importante alternarlos en la dieta y no abusar de la ingesta de fibra. Si detectas algún alimento que no te sienta bien no dudes en sacarlo de tu dieta para fomentar tu bienestar.
  • Evita las frutas muy dulces y consume lácteos preferiblemente sin lactosa, pues serán mucho más fáciles de digerir. Si las frutas no te sientan del todo bien prueba a consumirlas sin piel.
  • Haz que las legumbres sean más fáciles de digerir optando por preparaciones bajas en grasa y condimentadas con especias como el comino o el anís, que son altamente digestivas. Dejar remojar las legumbres o consumirlas en puré aumentan las posibilidades de digerirlas mejor.
  • No te vayas a la cama si acabas de cenar, lo mejor es que pasen al menos dos horas entre tu cena y tu hora de dormir.
  • Realizar ejercicio de forma frecuente ayudará a mejorar notablemente tu digestión, tránsito intestinal y a reducir el estrés, que muchas veces es responsable de los trastornos gástricos.

Si tras hacer todos estos cambios sigues notando molestias y una gran presencia de gases, lo más recomendable es visitar a un gastroenterólogo para una revisión completa que permita determinar la presencia de alguna intolerancia o problema gastrointestinal.

Gases intestinales: causas, tratamiento y dieta - ¿Cómo evitar los gases?

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Gases intestinales: causas, tratamiento y dieta, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema digestivo.

Escribir comentario sobre Gases intestinales: causas, tratamiento y dieta

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Nieves
Hola buenas tardes la verdad es que estoy totalmente de acuerdo con vosotros, cuando como lentejas, garbanzos le echo comino y esto me ayuda un monton. Luego tengo un problema cronico de ansiedad y depresion y ya parte de esto ya me lo provoca pero bueno hay andadmos. grancias me parece muy interesante vuestros temas y ademas que ayudan y lo veo muy completo


Gases intestinales: causas, tratamiento y dieta
1 de 6
Gases intestinales: causas, tratamiento y dieta

Volver arriba