Compartir

Hemorroides: tipos, síntomas y tratamientos

Por Marta Vicente, Periodista especializada en salud y bienestar. Actualizado: 9 septiembre 2016
Hemorroides: tipos, síntomas y tratamientos

Las hemorroides, conocidas comúnmente como almorranas, son dilataciones de las venas de la parte rectal o anal que se manifiestan en forma de protuberancias que suelen ocasionar dolor, picor, quemazón y sangrado. Sus causas son varias, desde el estreñimiento hasta el embarazo u otras patologías que pueden contribuir a su aparición; pero, por lo general, se pueden tratar favorablemente mediante sencillas medidas o fármacos destinados a reducir las molestias. En otros casos muy graves, será necesario consultar con el médico ya que podría requerirse una intervención quirúrgica. Continúa leyendo porque en ONsalus damos todos los detalles acerca de los tipos, síntomas y tratamientos de las hemorroides.

También te puede interesar: Cómo desinflamar hemorroides trombosadas

Tipos de hemorroides

Las hemorroides aparecen cuando se produce un aumento de la presión del ano, lo cual puede deberse a múltiples causas. Entre los factores comunes que propician el desarrollo de las almorranas, se encuentran el estreñimiento, hacer un gran esfuerzo durante las deposiciones, permanecer mucho tiempo de pie o sentado en una posición inadecuada, tener sobrepeso o sufrir ciertas enfermedades como cirrosis hepáticas. Además, también se ha señalado que las personas con antecedentes familiares en hemorroides tienen más riesgo de padecerlas; y que son una condición muy frecuente en mujeres embarazadas, especialmente, en las últimas semanas de la gestación debido a la presión que ejerce el útero sobre las venas hemorroidales o al gran esfuerzo realizado durante el parto.

Se distinguen dos tipos de hermorroides según el punto de localización en el ano, así podemos hablar de hemorroides internas y hemorroides externas.

  • Hemorroides externas: se localizan en el plexo hemorroidal externo, es decir, por debajo de la unión del ano con el recto quedando, digamos, en la parte "visible". Este tipo de hemorroides no suelen ocasionar sangrado debido a que quedan recubiertas de piel y esta lo impide. Sin embargo, si debido al gran esfuerzo defecatorio, se trombosan y se forma un coágulo de sangre, el paciente podrá palpar un bulto de color azul liláceo en la región anal, el cual resulta muy doloroso y provoca sangrado.
  • Hemorroides internas: se localizan en el plexo hemorroidal interno, es decir, en la parte baja del recto y por encima del ano. Están cubiertas por una mucosa, no por piel como las externas, y el sangrado es su principal manifestación.
Hemorroides: tipos, síntomas y tratamientos - Tipos de hemorroides

Síntomas de las hemorroides

En casos muy leves, las hemorroides pueden ser asintomáticas, pero su sintomatología dependerá en cada caso del grado de inflamación de las mismas. Por lo general, en los pacientes con almorranas se observa:

  • Protuberancias duras y sensibles cerca de la zona anal.
  • Prolapso: bulto que aparece si las hemorroides salen del interior del ano al exterior, resultando muy complicado volver a introducirlas. Ocasiona dolor intenso.
  • Sangrado: sangre que proviene del recto y que se da normalmente durante le defecación debido al esfuerzo.
  • Dolor y prurito anal, especialmente al defecar o mientras se está sentado.
  • Secreción: moco proveniente de la mucosa anal que es segregado en caso de hemorroides internas y que causa irritación, picor y sensación de quemazón en la piel.

Será muy importante consultar con el médico de forma inmediata si el sangrado es abundante y se experimentan, al mismo tiempo, otros síntomas como mareos, vértigos o desmayos.

Hemorroides: tipos, síntomas y tratamientos - Síntomas de las hemorroides

Tratamiento de las hemorroides

El tratamiento de las hemorroides se debe determinar en función de la gravedad de los síntomas, pero en la mayoría de casos es una condición que se puede sanar adoptando medidas sencillas en el día a día y una serie de hábitos de vida saludable. Con ello, se reducirán las molestias y se acelerará el proceso de curación de las almorranas.

En primer lugar, se debe combatir el estreñimiento, pues es uno de los principales responsables de la aparición de estas lesiones. Para ello, es fundamental:

  • Seguir una dieta equilibrada y rica en fibra, aumentando el consumo de verdura y fruta.
  • Evitar el consumo de alimentos que produzcan gases y las comidas grasas.
  • Beber abundante agua durante el día.
  • Practicar ejercicio físico.
  • Fijar un horario estable para las comidas y no demorar el momento de ir al baño.
  • Hacer uso de ablandadores de heces para facilitar la evacuación.

En cuanto a tratamiento farmacológico, pueden ser útiles cremas y pomadas corticosteroides para reducir tanto las molestias como la inflamación producidas por las almorranas; analgésicos, también para aliviar los dolores; laxantes, en caso de estreñimiento que no mejora con los cambios en la dieta; o venotónicos, los cuales son buenos para casos de hemorroides con sangrado activo o trombosis hemorroidal agudo.

Cuando se sufre de almorranas, la higiene personal tiene un papel muy importante en la sanación. Es recomendable evitar el uso de papel higiénico siempre que sea posible, pero especialmente aquel perfumado o con fragancia. Es preferible la utilización de toallitas húmedas o hacer un baño de asiento con agua tibia o fría y secar la zona con una toalla suave sin frotar. Si se realizan baños de asiento durante unos 10 o 15 minutos, se pueden reducir las molestias considerablemente. Así mismo, no se debe rascar ni tocar la zona afectada para evitar que se agrave, y se recomienda utilizar ropa interior de algodón.

Si estas medidas no dan resultado y las hemorroides no responden a los tratamientos y, por el contrario, se agravan, será conveniente consultar con el médico pues pueden ser necesarios otros procedimientos. Es posible que se deba llevar a cabo un tratamiento en el consultorio médico llamado coagulación infrarroja, el cual consiste en la aplicación de calor para reducir el tamaño de la protuberancia. Por otro, también se pueden colocar una especie de bandas elásticas en la base de la almorrana para estrangularla hasta que caiga por sí sola pasados unos días.

En el caso de que estos últimos tampoco sean suficientes, el médico considerará la opción de algún tipo de cirugía. Normalmente, se lleva a cabo la hemorroidectomía que es la extirpación de las hemorroides y es considerada como la técnica más eficiente para aquellas hemorroides internas que no han respondido a ninguno de los demás tratamientos.

Hemorroides: tipos, síntomas y tratamientos - Tratamiento de las hemorroides

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Hemorroides: tipos, síntomas y tratamientos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema digestivo.

Escribir comentario sobre Hemorroides: tipos, síntomas y tratamientos

¿Qué te ha parecido el artículo?

Hemorroides: tipos, síntomas y tratamientos
1 de 4
Hemorroides: tipos, síntomas y tratamientos

Volver arriba