Compartir

Lengua seca y áspera: causas y tratamiento

 
Lengua seca y áspera: causas y tratamiento

No es difícil imaginarse lo duro que puede ser estar perdido o perdida en el desierto cuando sientes que tu boca está tan seca que apenas puedes hablar o tragar de forma normal.

Déjame decirte que este es un síntoma bastante común. Personas que sufren de diabetes, mujeres que llegan a la menopausia o quienes sufren enfermedades degenerativas como el Alzheimer pueden dar cuenta de esto.

En este artículo de ONsalus, te presentamos el tratamiento adecuado para cada una de las causas de la lengua seca y áspera y así puedas sentirte mejor de una manera duradera.

También te puede interesar: Boca seca: causas, síntomas y tratamiento

Sequedad bucal o xerostomía

La sequedad bucal, o como es conocida en el mundo médico xerostomía, es un síntoma común en muchas causas diferentes. Algunas de ellas son agudas, es decir, que se presentan en un momento, pueden ser repentinas y generalmente pueden resolverse en poco tiempo.

Otras veces es consecuencia de enfermedades más bien crónicas que tal vez pueden tardar un poco más en volver a la normalidad, pero debes saber que con los tratamientos correctos y yendo al origen del problema puede hallarse la solución.

Causas agudas de lengua seca y áspera

Entre las causas agudas que pueden hacer que sientas la boca seca, pastosa o con escasa saliva están:

Deshidratación

Cuando a tu cuerpo le falta hidratación, es característico que uno de los primeros síntomas sea la boca o lengua secas. Puedes haber estado en un lugar seco y caluroso, tal vez realizaste más ejercicio del que sueles hacer o has comido alimentos que favorecen esta sequedad.

¿Qué hacer?

Lo cierto es que a veces no es suficiente solo agua para que la sensación se alivie. Puede ser necesario que los alimentos que ingieras sean untuosos, que tengan su propio jugo e incluso que hidrates tu cuerpo por fuera con aceites saludables como el de sésamo o coco.

Ansiedad

El estrés, los pensamientos recurrentes y la ansiedad en general pueden generar resequedad en la lengua y en tu cuerpo en general. Es una reacción natural del cuerpo ante eventos inesperados, pero cuando esto se repite una y otra vez controlar tu mente es clave para que no se vuelva crónico.

¿Qué hacer?

Intenta identificar si esto es lo que te está sucediendo, si tu mente está yendo en tu contra. Puedes optar por alguna de las siguientes opciones:

  • Buscar calmar tu mente, intenta concentrarte en tu respiración y en lo que vives a cada momento.
  • Meditación: hay muchas formas de hacerlo. Lo esencial es intentar apartar tu mente de pensamientos repetitivos que solo te estresan y no te llevan a ningún lado.
  • Buscar ayuda profesional.
  • Practicar ejercicio: unos 20 o 30 minutos diarios de movimiento son necesarios para relajarte y buscar calma.

Infecciones

Si padeces una infección en las glándulas salivales, es probable que la producción de saliva haya disminuido. Es por ello que puedes sentir sequedad bucal o aspereza en tu lengua.

Además, puedes notar dolor en la boca, debajo de ella o en la zona que está por delante de las orejas, o notar inflamación en dichas áreas, sentir mal gusto en la boca o incluso tener fiebre y malestar general.

En ocasiones, este tipo de infecciones se producen a causa de cálculos es las glándulas salivales, muchas veces a causa de una pobre hidratación corporal.

¿Qué hacer?

En ese caso, es sumamente necesario acudir a la consulta médica, ya que una infección de este tipo puede complicarse y propagarse. Puede requerirse un antibiótico, antiinflamatorios e intervenciones locales dependiendo de lo avanzada que esté la infección.

Reacción adversa medicamentosa

Algunos fármacos pueden generar secundariamente lengua y boca secas. Los que comúnmente se asocian a este problema son:

  • Diuréticos.
  • Antihistamínicos.
  • Analgésicos.
  • Antidepresivos.
  • Anfetaminas.
  • Broncodilatadores.

¿Qué hacer?

Si crees que esto te está sucediendo, es importante que lo hables con la o el profesional médico que te ha indicado la medicación, ya que puede ser necesario hacer algún cambio, pero intenta no suspender la medicación por tu cuenta porque no siempre puede suspenderse de un momento a otro.

Cambios hormonales

Cuando hay disminución de estrógenos, es posible que experimentes más sed. Esto es común de ver durante la menopausia, el amamantamiento e incluso los días cercanos a la menstruación.

Pero no a todas las mujeres les sucede. Si tu cuerpo está en equilibrio y tu mente está en calma es muy probable que experimentes los cambios de forma armoniosa y sin tantos síntomas incómodos.

¿Qué hacer?

Si acompañas estos cambios con una buena alimentación, descanso y bienestar es posible que te sientas mejor. Esto es importante y sobre todo en la menopausia, ya que el cuerpo tiende más a la deshidratación después de los 50 o 60 años de edad.

Causas crónicas de lengua seca y áspera

Son menos comunes pero no por eso menos molestas. Cuando la sequedad bucal es tan intensa que hace que notes tu lengua áspera y seca de manera permanente, puede tratarse de un problema difícil de sobrellevar.

Es por ello que en estos casos no solo debes centrarte en aumentar la saliva, usar saliva artificial e incluso tomar medicación para tapar síntomas. Si realmente quieres que tu cuerpo esté mejor y así sentirte bien, es importante que pienses qué estás haciendo por tu salud. Es un trabajo personal e importante que requiere autorresponsabilidad, es por ello que hay que estar dispuesto o dispuesta a hacer cambios.

Veamos cuáles son las enfermedades crónicas que pueden causar sequedad en la boca.

Diabetes

Los grandes desequilibrios presentes en la diabetes hacen que la persona beba más líquido de lo habitual, orine más y también tenga más hambre. La boca puede estar seca y áspera y la lengua blanca, lo cual no solo habla de falta de líquidos, sino de una gran acumulación de tóxicos en el cuerpo.

¿Qué hacer?

El típico tratamiento para la diabetes apunta a mantener los niveles de azúcar en sangre próximos a lo normal, pero en realidad no está buscando que el cuerpo vuelva a funcionar como debe. Y esto no es imposible, pero sí cuesta, y mucho.

Mejorar los hábitos de alimentación, sueño y ejercicio es clave para tener éxito, pero ten por seguro que te sentirás mucho mejor si lo haces.

Consumo de sustancias tóxicas

La ingesta regular de alcohol, el tabaquismo y el uso de distintas sustancias que generan adicción es una causa de sequedad física. Entre estos productos, también podemos citar al café.

Dichas sustancias colaboran con la deshidratación general del cuerpo, por lo que no solo notarás la boca seca, también lo estará la piel, tu digestión será irregular y aparecerán uno tras otro diferentes trastornos relacionados con esos hábitos.

¿Qué hacer?

No está demás decirte que deberías abandonar estas sustancias. No es nada fácil, pero tu decisión es clave para que puedas lograrlo.

Cuando la sequedad bucal es tan intensa que hace que notes tu lengua áspera y seca de manera permanente, puede tratarse de un problema difícil de sobrellevar.

Enfermedades autoinmunes

Se trata de patologías en las cuales tu sistema de defensa reacciona contra ti. Evidentemente, es algo sumamente antinatural. No se sabe científicamente por qué aparece tanta inflamación y dejan de funcionar glándulas que producen saliva y lágrimas, pero si ahondamos más desde los hábitos es muy probable que hallemos allí muchas cosas que mejorar.

¿Qué hacer?

Hasta ahora no hay demasiada solución desde la medicina científica, más que usar saliva artificial o algunas intervenciones complicadas y sin resultados eficaces a largo plazo. Es por ello que toma tanta importancia ver a tu organismo como un todo y no solo como pequeñas estructuras separadas que no funcionan como quieres.

Problemas rinosinusales

Si no respiras bien por la nariz, es lógico que tu boca esté más seca por el paso constante de aire. Puede suceder por alergia, rinosinusitis crónicas o desviación del tabique nasal, entre otras causas.

¿Qué hacer?

Devolver a la nariz su función es clave para que dejes de sentir la lengua seca y áspera. Para lograrlo, es muy necesario detectar la razón por la cual está interrumpido el flujo de aire.

Si se trata de alergia, pueden indicarse antihistamínicos, aunque es clave disminuir el consumo de alimentos inflamatorios como exceso de leche y carnes, harinas refinadas y productos procesados.

Si existe una desviación septal, puede ser necesaria una cirugía y en caso de rinosinusitis también debe evaluarse la causa. A veces, son solo necesarios antibióticos, cambios alimenticios y en otros casos también puede ser necesaria una cirugía.

Alzhéimer

Esta enfermedad degenerativa y progresiva está muy relacionada con desequilibrios que generan sequedad en el cuerpo.

¿Qué hacer?

La boca seca es solo uno de los síntomas y no suele ser suficiente la hidratación con agua.

Es necesario un mayor aporte de sustancias untuosas. Las grasas saludables como el ghee, el aguacate, el aceite de coco y de oliva son muy importantes. La alimentación natural y saludable es muy importante en ese proceso.

Radioterapia

El tratamiento con radiación para disminuir el tamaño de tumores genera daño no solo en ese tejido que se desea extirpar, sino también en aquellos tejidos que están en la zona. Cuando se aplica radioterapia en la zona de la cabeza o el cuello, es muy frecuente que las glándulas salivales sufran.

¿Qué hacer?

Al igual que en el caso anterior, es necesario sumar alimentos untuosos a tu dieta, además de un aporte regular de agua.

Es clave que tu digestión esté bien, ya que de esta manera es más probable que tu cuerpo poco a poco pueda volver al equilibrio y superar la agresión provocada por la radiación.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Lengua seca y áspera: causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Dientes y boca.

Bibliografía
  • Felicio A, Weiss BG. Wenn die Spucke wegbleibt [Dry mouth (xerostomia)]. MMW Fortschr Med. 2020 Feb;162(3):48-49. German. doi: 10.1007/s15006-020-0161-0. PMID: 32072525.
  • Pedersen AML, Sørensen CE, Proctor GB, Carpenter GH, Ekström J. Salivary secretion in health and disease. J Oral Rehabil. 2018 Sep;45(9):730-746. doi: 10.1111/joor.12664. Epub 2018 Jun 25. PMID: 29878444.
  • Roa I, Del Sol M. Obesity, salivary glands and oral pathology. Colomb Med (Cali). 2018 Dec 30;49(4):280-287. doi: 10.25100/cm.v49i3.3919. PMID: 30700921; PMCID: PMC6342082.
  • Mercadante V, Al Hamad A, Lodi G, Porter S, Fedele S. Interventions for the management of radiotherapy-induced xerostomia and hyposalivation: A systematic review and meta-analysis. Oral Oncol. 2017 Mar;66:64-74. doi: 10.1016/j.oraloncology.2016.12.031. Epub 2017 Jan 19. PMID: 28249650.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Lengua seca y áspera: causas y tratamiento
Lengua seca y áspera: causas y tratamiento

Volver arriba