Compartir

Mocos naranjas: causas y tratamiento

 
Mocos naranjas: causas y tratamiento

Nuestro cuerpo produce normalmente hasta 1,5 litros de secreciones nasales a diario de forma imperceptible. La mucosidad es útil: sirve para impedir la entrada de polvo y tóxicos cuando respiramos, también recubre la vía respiratoria y colabora a humedecer el aire que respiramos.

¿Pero qué pasa cuando esas secreciones ya no son normales? El solo hecho de notar que hay moco no es normal, significa que ha aumentado su producción. Estas secreciones pueden ser de diferentes colores según el problema que las esté causando: transparentes en caso de alergia o irritación, blancos por mayor irritación o infecciones virales, amarillo, marrón o verdoso cuando se trata de una infección bacteriana o de enfermedades rinosinusales crónicas.

¿Y si el moco es naranja? Esto sí que es algo raro y poco común, pero puede tener su explicación. A continuación, desde ONsalus te informamos sobre los mocos naranjas: causas y tratamiento.

Secreciones naranja por problemas metabólicos

En diferentes trastornos del metabolismo (diabetes mellitus, hipotiroidismo, enfermedad hepática), la mayoría de las veces causado por malos hábitos, los betacarotenos pueden acumularse y no transformarse en vitamina A, como deberían hacerlo normalmente. Esto se debe a que el hígado está sobrecargado y no puede cumplir sus funciones, haciendo que las secreciones y piel tomen color anaranjado. También ocurre en estos casos:

  • La excesiva cantidad de grasas en la sangre también fomenta los mocos naranjas, esto sucede por que las proteínas que transportan grasas contienen carotenoides.
  • Las enfermedades renales también pueden hacer que las secreciones se tiñan de naranja, ya que la eliminación de carotenos por orina estará disminuida.

Es fundamental prestar atención al aviso que está dando el cuerpo a través del color, en este caso la presencia de mocos naranjas: si sigues por ese camino, las cosas pueden complicarse más.

Sin embargo, también existe un problema de nacimiento, en el cual la enzima que transforma los carotenos (llamada betacaroteno-15,151-dioxigenasa) no puede realizar su trabajo. Este problema raro y poco frecuente aparece ya de recién nacido, es decir que es congénito y se manifestará con esta coloración en la piel y las secreciones.

Tratamiento de mocos naranjas por problemas metabólicos

El tratamiento de todos estos problemas metabólicos debe enfocarse en corregir hábitos. Es importante que estén medicados mientras corrigen esos hábitos, porque el azúcar alta en sangre es muy dañina, pero sí o sí se deben cambiar la alimentación y el sedentarismo, que solo llevarán a que la enfermedad sea crónica y aparezcan más y más complicaciones.

Ten en cuenta los siguientes consejos para solucionar la aparición de mocos naranjas:

  • Aumenta el consumo de frutas y verduras crudas.
  • Evita alimentos que ayudan a acumular grasas y tóxicos en el cuerpo: carnes, azúcar, lácteos, gluten, alimentos procesados.
  • Evita frituras, aceite vegetal, mantecas vegetales. El aceite de oliva extravirgen es el único que aporta beneficios al cuerpo.
  • Bebe agua. Otras bebidas con azúcar, conservantes, colorantes, alcohol, cafeína no hidratan de la misma manera y fomentan el desequilibrio corporal.
  • Realiza ejercicio. Es clave para lograr disminuir los niveles de grasas en la sangre. 30 minutos diarios son clave.

Secreciones nasales naranjas por ingesta de carotenos

En la carotinemia la piel, las mucosas y las distintas secreciones (sudor, orina, secreciones nasales y pulmonares) pueden tomar un color entre amarillento y anaranjado, esto es debido al cúmulo de los carotenos. Esta es una de las causas por las que puedes tener mocos naranjas.

Los carotenos son diferentes sustancias (betacarotenos, licopenos, luteína, zeaxantina, alfacarotenos) las cuales están presentes en ciertos alimentos, y son los que le dan su característico color entre amarillo y naranja.

Alimentos que contienen carotenos

Entre los alimentos que contienen carotenos se encuentran:

  • Zanahoria.
  • Tomate.
  • Pimiento.
  • Calabaza.
  • Coles: Repollo, brócoli, coles de Bruselas.
  • Verduras de hoja verde: espinaca, acelga, lechuga, escarola.
  • Boniato.
  • Maíz.
  • Naranja.
  • Melocotón.
  • Papaya.
  • Fresa.
  • Ciruela.
  • Mango.

Es importante decir que los betacarotenos serán más fácilmente acumulados en el cuerpo cuando la fruta o la verdura se cocinen o se hagan puré, por lo tanto, consumir estos alimentos frescos y sin machacar será mejor.

Habitualmente es más común en los niños pequeños, porque tienen más dificultad en transformar esos carotenos hasta los 2 o 3 años, pero nada les sucederá si presentan mocos, lágrimas o sudor anaranjado. Otra fuente rica en carotenos es la leche, tanto la materna como la de fórmula que se ofrece a niños, otra causa por la que los más pequeños tienen mocos naranjas.

No es algo malo, por lo que no es necesario ningún tratamiento. Si se desea, puede reducirse la cantidad de este tipo de alimentos, pero reemplazándolos por otras frutas y verduras, para no perder el aporte tan importante de vitaminas y minerales, fundamental para el desarrollo y crecimiento. La desaparición de la coloración anaranjada puede tardar entre 4 a 8 semanas.

Mocos naranjas: causas y tratamiento - Secreciones nasales naranjas por ingesta de carotenos

Sustancias químicas que pueden teñir de naranja las secreciones

Algunos productos pueden hacer que la piel o las secreciones tomen color anaranjado y produzcan mocos naranjas. Entre estas sustancias químicas están:

  • Azafrán.
  • Dinitrofenol.
  • Quinacrina.

Para que eso ya no suceda se debe eliminar el contacto o la ingestión de dichas sustancias.

Mocos naranjas por antibiótico

Uno de los efectos secundarios más comunes y llamativos del antibiótico rifampicina es que tiñe las secreciones de color anaranjado, que cesan unos días después de haber terminado el tratamiento.

Ahora que ya sabes las posibles causas de aparición de mocos naranjas y sus tratamiento, puedes conocer también porqué aparecen secreciones de otros colores:

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mocos naranjas: causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Oído, nariz y garganta.

Bibliografía
  • Rodriguez-Concepcion M, Avalos J, Bonet ML, et al. A global perspective on carotenoids: Metabolism, biotechnology, and benefits for nutrition and health. Prog Lipid Res. 2018;70:62–93. doi:10.1016/j.plipres.2018.04.004
  • Reboul E. Mechanisms of Carotenoid Intestinal Absorption: Where Do We Stand?. Nutrients. 2019;11(4):838. Published 2019 Apr 13. doi:10.3390/nu11040838
  • Moran NE, Mohn ES, Hason N, Erdman JW Jr, Johnson EJ. Intrinsic and Extrinsic Factors Impacting Absorption, Metabolism, and Health Effects of Dietary Carotenoids. Adv Nutr. 2018;9(4):465–492. doi:10.1093/advances/nmy025

Escribir comentario sobre Mocos naranjas: causas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Mocos naranjas: causas y tratamiento
1 de 2
Mocos naranjas: causas y tratamiento

Volver arriba