Congestión nasal

Mocos que huelen mal: causas y tratamiento

 
Magce Bonilla
Por Magce Bonilla. 12 julio 2023
Mocos que huelen mal: causas y tratamiento

Normalmente, cuando tenemos gripe, alergia o resfriado, uno de los síntomas más frecuente es la producción de mocos, que puede variar su aspecto en cuanto a color, viscosidad y cantidad, según la particularidad de caso. En ciertas ocasiones, incluso puede presentar un mal olor bastante incómodo. Diversos son los motivos que pueden provocar este olor desagradable, entre ellos, una inflamación de los senos paranasales, acumulación excesiva de mocos en la nariz y garganta, infecciones bacterianas o debido a una mala higiene nasal. Esta situación, además, tiende a producir mal aliento, dolor en las encías y la boca a consecuencia de la presión generada por la cantidad de mocos estancados en la cavidad nasal. Por ello, es importante acudir a un especialista para obtener un diagnóstico correcto y empezar lo antes posible el tratamiento adecuado, evitando así malestares mayores.

Si te interesa saber más sobre los mocos que huelen mal, cuáles son las casusas principales y sus posibles tratamientos, te invitamos a que continúes leyendo este artículo de ONsalus.

También te puede interesar: Mocos naranjas: causas y tratamiento
Índice
  1. Gripe
  2. Sinusitis
  3. Rinitis alérgica
  4. Rinitis atrófica u ocena
  5. Mala higiene nasal

Gripe

La gripe es una enfermedad infecciosa que suele afectar a las vías respiratorias. Es causada por el virus influenza, con una alta capacidad de mutación. Durante el proceso gripal, el organismo produce más mocos de lo normal, justamente para atrapar y eliminar los virus presentes. Sin embargo, el exceso de mucosidad puede acumularse en la nariz y la garganta y eventualmente manifestar un mal olor, especialmente, al expulsar los mocos.

Casi siempre, las personas con gripe presentan inicialmente congestión nasal, goteo de la nariz, abundante mucosidad, estornudos y dolor de garganta. Luego, a los días siguientes, padecen de fiebre, dolor de cabeza, fatiga y tos seca.

Por lo general, esta afección no es de gravedad y suele desaparecer en una o dos semanas. No obstante, en niños y adultos con un sistema inmunológico debilitado o enfermedades crónicas, se puede producir complicaciones que incluyan bronquitis, neumonía, asma o infecciones de oído.

Tratamiento

El tratamiento en estos casos se centra en mantener reposo, una buena hidratación y el uso de analgésicos y antipiréticos, como el paracetamol, para bajar la fiebre y aliviar los dolores musculares y de cabeza.

Igualmente, el médico suele recomendar descongestionantes nasales por vía tópica, antihistamínicos, específicamente cuando el paciente presenta lagrimeo y estornudos, y mucolíticos para disminuir la viscosidad de las secreciones mucosas y facilitar su expulsión.

Sinusitis

La sinusitis tiene que ver con la inflamación aguda de los senos paranasales producto de infecciones virales, bacterianas, alergias, resfriados o alteraciones anatómicas en la nariz. Durante este proceso inflamatorio, se obstruye el orificio que comunica la cavidad sinusal con las fosas nasales, provocando la retención de secreciones o mocos.

Esta infección es bastante común y puede afectar tanto a niños como adultos de cualquier edad, y volverse crónica según su aparición continua, afectando a tejidos vecinos de las fosas nasales, los ojos y el oído.

Entre los síntomas más frecuentes, se encuentran el dolor al tacto, congestión nasal, mocos abundantes verdes con mal olor, dolor de cabeza, disminución de la capacidad olfativa y mal aliento. Estos malestares obligan al paciente a mantener una respiración oral, entorpeciendo el descanso nocturno y aumentando las molestias y afectaciones en la garganta.

Tratamiento

Esta patología se cura bajo un tratamiento específico y prolongado, atendiendo al estudio y los exámenes específicos realizados por el médico tratante. Normalmente, el tratamiento para la sinusitis involucra el uso de fármacos basados en descongestionantes nasales orales y corticoides de uso tópico con la finalidad de reducir la inflamación y mejorar la respiración, analgésicos de venta libre para aliviar el dolor, mucolíticos que ayuden a disminuir la viscosidad de los mocos y antihistamínicos.

Si la infección es de origen bacteriano, se recomienda antibióticos como la Amoxicilina, durante 3 semanas aproximadamente.

Asimismo, los lavados nasales utilizando suero fisiológico son importantes para facilitar el drenaje de las secreciones.

En casos más serios, específicamente cuando la sinusitis se torna crónica, no se cura con tratamiento farmacológico, y la causa es por alteración anatómica de la nariz, la cirugía nasal puede ser una alternativa, según la consideración del especialista.

En el siguiente artículo puedes ver con más detalle Cómo eliminar los mocos de la sinusitis.

Mocos que huelen mal: causas y tratamiento - Sinusitis

Rinitis alérgica

La rinitis alérgica es un trastorno nasal que está vinculado a la inflamación de la mucosa, producto de una repuesta alérgica a algún alérgeno como el polen, ácaros del polvo, caspa o pelos de mascotas, consumo de ciertos alimentos, etc. Los síntomas típicos de esta afección incluyen congestión, secreción nasal, estornudos, picazón y enrojecimiento en los ojos. En ocasiones, los mocos pueden oler mal por la acción de diversas bacterias, especialmente, cuando hay mucosidad estancada.

Tratamiento

La rinitis alérgica debe tratarse inicialmente identificando el alérgeno que ocasiona la alergia para evitar tener contacto en la medida de lo posible. Seguidamente, el médico tratante suele indicar corticoides nasales para reducir la congestión nasal y el goteo de la nariz, enjuagues nasales con solución salina para expulsar la mucosidad y antihistamínicos de venta libre, administrados por vía oral para aliviar la picazón y los estornudos.

Rinitis atrófica u ocena

La ocena, también conocida como rinitis atrófica, ocurre por el desgaste de las crestas óseas y las membranas internas, a tal punto de atrofiar la mucosa nasal, desapareciendo las glándulas de la mucosa.

Esta enfermedad disminuye las secreciones, produciendo una mucosidad muy viscosa con mal olor, que al secarse, forma costras sólidas y se adhieren a la superficie interna de la nariz.

El olor desagradable, producto de los mocos secos, es típico de esta patología, que puede extenderse a otras partes de la cavidad nasal como los cornetes, la cavidad nasofaríngea y las trompas de Eustaquio.

Un paciente con ocena tiene muy limitada su cotidianidad personal y laboral debido al mal olor que sale de la nariz, justamente, al estornudar e intentar retirar los mocos.

Tratamiento

El tratamiento para esta afección parte fundamentalmente de mantener una limpieza adecuada de las fosas nasales, tratando de retirar las costras y la mucosidad viscosa que ocasionan el mal olor utilizando solución salina o yoduro de potasio. Seguidamente, se recomienda la aplicación de antibióticos en el interior de la nariz con la finalidad de eliminar cualquier bacteria presente.

Por otra parte, el especialista puede indicar vaporización de estrógenos para reducir la formación de costras en la mucosa, incluir en la alimentación la presencia de vitamina A y D para ayudar a mejorar la resequedad, o realizar algún procedimiento quirúrgico, según la particularidad del caso.

Mala higiene nasal

Llevar una mala higiene nasal implica desproteger el sistema respiratorio, pues lo hace más débil y menos inmune a virus y enfermedades. En este sentido, no limpiar adecuadamente la nariz conlleva a una acumulación de gérmenes provenientes del aire que se respira o de las manos al tocarla.

Atendiendo a esto, los virus y bacterias son susceptibles de entrar a través de las fosas nasales, quedando pegadas en las paredes de las fosas y provocando la mucosidad con mal olor. Asimismo, entran al sistema respiratorio y propician malestares gripales, infecciosos y alérgicos.

Tratamiento

Es muy sencillo mantener una adecuada higiene nasal. Lo adecuado es lavarse las manos regularmente, sonarse la nariz para expulsar los mocos y limpiarla mediante lavados nasales de solución salina. De esta forma, se retiran las secreciones viscosas y costras que puedan causar el mal olor y se previene la acumulación de mocos.

Mocos que huelen mal: causas y tratamiento - Mala higiene nasal

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mocos que huelen mal: causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Oído, nariz y garganta.

Bibliografía
  • Blumenfeld, F. (2019). Tratamiento de la Ocena. [Documento en Línea]. Disponible:https://www.revistamedicahondurena.hn/assets/Uploads/A0-5-1930-8.pdf
  • Manual MSD. (2022). Sinusitis. [Documento en Línea]. Disponible:https://www.msdmanuals.com/es-ve/hogar/trastornos-otorrinolaringol%C3%B3gicos/trastornos-de-la-nariz-y-de-los-senos-paranasales/sinusitis
  • Olalla, R. y Tercero, M. (2009). Sinusitis crónica. Etiología, clínica y tratamiento. [Documento en Línea]. Disponible:https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-sinusitis-cronica-etiologia-clinica-tratamiento—13141337
  • Rosas, M. (2008). Gripe y resfriado. Clínica y tratamiento. [Documento en Línea]. Disponible:https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-gripe-resfriado-clinica-tratamiento-13116051
Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 3
Mocos que huelen mal: causas y tratamiento