Compartir

Muerte súbita: causas, síntomas y tratamiento

Por Pablo Roca. Actualizado: 13 marzo 2018
Muerte súbita: causas, síntomas y tratamiento

La muerte súbita se produce por una parada cardíaca de forma repentina, independientemente de que la persona presente un buen estado de salud. Se inicia con la pérdida del pulso, seguida de pérdida de conciencia y la respiración. La causa principal que genera esta muerte repentina es una arritmia cardíaca como fibrilación ventricular. Esto provoca una disfunción en el corazón por la cual deja de latir correctamente, deteniendo su funcionamiento. Es imprescindible la actuación inmediata para poder incrementar la probabilidad de supervivencia, puesto que los síntomas avanzan muy rápidamente hasta que la persona fallece. En este artículo de ONsalus te explicamos las causas, síntomas y tratamiento de la muerte súbita, con el fin de que la conozcas en profundidad y sepas cómo actuar.

Causas de la muerte súbita

A diferencia de un infarto cardíaco, la muerte súbita cardíaca es causada por un problema eléctrico, lo que implica irregularidades en el latido del corazón. De hecho, la causa principal es una arritmia cardíaca, lo que genera que la actividad eléctrica que impulsa al corazón en el bombeo de la sangre sea ineficiente, motivo por el cual detiene su actividad. Como consecuencia, la sangre deja de suministrar oxígeno a los distintos órganos, provocando la muerte de estos, es decir, necrosis. En caso de sobrevivir, los síntomas pueden variar en función de los órganos más afectados; el cerebro es el que suele presentar más secuelas. Algunas enfermedades que pueden llevar a sufrir la muerte súbita son:

  • Miocardiopatía hipertrófica. Se trata del engrosamiento del músculo cardíaco que deriva en una mayor dificultar para que la sangre circule, provocando un sobreeesfuerzo del corazón. Es la enfermedad cardiovascular que provoca más casos, representado la mitad de estos.
  • Miocardiopatía dilatada. En este caso, se produce una dilatación del ventrículo izquierdo, por lo que el corazón bombea menos sangre con cada latido.
  • Síndrome de Brugada. Es una enfermedad genética que se caracteriza por la presencia de arritmias ventriculares, lo que puede llevar a sufrir una muerte súbita.

Además de las expuestas anteriormente, existen otros tipos de enfermedades cardiovasculares por las que una persona tiene un mayor riesgo de padecer una muerte súbita, siendo las que constan en este punto las más comunes.

Por otro lado, podemos distinguir dos tipos de muerte súbita:

  • Muerte súbita en lactantes. Consiste en la muerte repentina de un niño con una edad inferior a 1 año, sin causas que lo justifiquen. En este artículo puedes saber más sobre la muerte súbita en lactantes.
  • Muerte súbita en deportistas. Aquellas personas acostumbradas a realizar actividad física frecuentemente, especialmente deportistas profesionales, puede presentar este episodio durante el deporte. Algunos casos de futbolistas profesionales han sido conocidos por sufrir esta muerte, que en algunas ocasiones se debe a malformaciones congénitas del corazón, es decir, de nacimiento. Por ello, realizar exámenes físicos periódicos es importante para poder prevenir la muerte súbita.
Muerte súbita: causas, síntomas y tratamiento - Causas de la muerte súbita

Síntomas de la muerte súbita

Los síntomas de la muerte súbita pueden presentarse de forma clara, por lo que la persona y aquellos que pueden acompañarla en ese momento detectan rápido que algo sucede.

  • Pérdida del conocimiento. La persona se desvanece y pierde la conciencia. Suele ser el primer síntomas visible.
  • Pérdida de la respiración tras un minuto desde el desmayo.
  • Ausencia de pulso como consecuencia de la falta de respiración.
  • La piel y mucosas cambian de color, adquiriendo un tono gris, y las pupilas se dilatan.
Muerte súbita: causas, síntomas y tratamiento - Síntomas de la muerte súbita

Tratamiento de la muerte súbita

El único tratamiento que puede realizarse cuando se producen los síntomas de la muerte súbita es la desfribilación. Como indicábamos anteriormente, actuar con rapidez es fundamental para poder aumentar las probabilidades de que la persona sobreviva; cuanto más tarde se atienda al paciente, menos probabilidades de que la desfribilación resulte efectiva. Este procedimiento consiste en administrar descargas eléctricas al corazón para que la persona recupere la actividad eléctrica del corazón permitiendo que vuelva a funcionar y a latir, bombeando sangre y permitiendo que la sangre llegue de nuevo a todos los órganos.

En el caso de que no se disponga de un desfribilador, el paciente deberá recibir reanimación cardiopulmonar. Se trata de un procedimiento por el cual la persona afectada por los síntomas de la muerte súbita recibe un masaje cardíaco por otra persona que la acompañe o decida auxiliarle, ejerciendo presión en el tórax y suministrando aire.

Pasos para realizar un masaje cardíaco en caso de emergencia:

  • Asegurarse de que la persona que ha perdido el conocimiento y la respiración se encuentre boca arriba.
  • Situarse a su lado de rodillas, poner una mano extendida sobre su tórax y colocar la otra encima de esta con los dedos entrelazados. Debemos colocar las manos justo en el hueco que hay entre la zona del pecho.
  • Mantener los brazos completamente rectos, y presionar con fuerza con la ayuda del cuerpo 30 veces; más de 3 veces en dos segundos.
  • Una vez realizadas las 30 compresiones torácicas, facilitamos aire a la persona elevando levemente su barbilla y tapando su nariz para evitar que salga el aire. El aire debe insertarse en dos turno; uno seguido del otro. Esta acción de introducir aire se conoce como dos insulfaciones.
  • Realizar este procedimiento hasta que llegue el personal médico.
Muerte súbita: causas, síntomas y tratamiento - Tratamiento de la muerte súbita

Factores de riesgo

A pesar de que la muerte súbita se presenta de forma completamente inesperada, hay un conjunto de factores de riesgo que podrían aumentar las posibilidades de sufrirla:

  • Haber sufrido algún episodio de muerte súbita con anterioridad.
  • Padecer de insuficiencia cardíaca. Las personas que presentan problemas en el corazón que implican alguna irregularidad en su función.
  • Infarto de miocardio. Haber sufrido un infarto de miocardio con anterioridad también podría suponer un mayor riesgo.
  • Arritmias. Las personas que han experimentado latidos irregulares en el corazón.
  • Fracción de eyección baja. La fracción de eyección es la cantidad de sangre que es bombeada en cada latido. Cuando este fenómeno es inferior a lo habitual, el riesgo de sufrir muerte cardíaca también es superior.
  • Antecedentes familiares. Las personas que tengan algún familiar con un historias médico que presenta enfermedades cardíacas.
Muerte súbita: causas, síntomas y tratamiento - Factores de riesgo

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Muerte súbita: causas, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sangre, corazón y circulación.

Escribir comentario sobre Muerte súbita: causas, síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Muerte súbita: causas, síntomas y tratamiento
1 de 5
Muerte súbita: causas, síntomas y tratamiento

Volver arriba