Compartir

Tratamiento de conducto dental: en qué consiste y por qué se hace

 
Por Jorge Andrés Caraballo, Odontólogo. 6 abril 2017
Tratamiento de conducto dental: en qué consiste y por qué se hace

Muchas veces una simple restauración no es suficiente para rehabilitar un diente, pudiendo necesitar de procedimientos más complejos, entre los cuales se encuentran los tratamientos de conducto. Este procedimiento suele ser llevado a cabo con el propósito de darle una nueva oportunidad a un diente que ha sufrido de caries avanzadas, fracturas, múltiples restauraciones amplias o perdidas por otros motivos de su estructura, o para eliminar un proceso infeccioso que afecta un diente, y es uno de los tratamientos más frecuentemente indicados en una consulta odontológica.

En este articulo de ONsalus te lo explicaremos todo sobre el tratamiento de conducto dental: en qué consiste y por qué se hace para que sepas en qué situaciones debes considerar realizarte uno, y puedas entender los motivos por el cual se te haría.

También te puede interesar: Absceso dental: síntomas y tratamiento

Qué es el tratamiento de conducto dental

Un tratamiento de conducto, también llamado tratamiento endodóntico es un procedimiento dental que involucra la eliminación de la pulpa dental o la desinfección del conducto que la alberga. La pulpa es el tejido interno del diente, formada por un nervio y los vasos sanguíneos que le dan vida, y que se encuentra protegida por capas de tejido duro que son el esmalte, la dentina y cemento.

El propósito de un tratamiento de conducto es crear un ambiente libre de tejidos o bacterias en el conducto que contiene la pulpa, que posteriormente será sellado por completo y recibirá un tratamiento para sustituir las porciones del diente que se han perdido.

Cuándo se hace un tratamiento de conducto dental

Los tratamientos de conducto suelen ser uno de los últimos recursos para salvar un diente que de otra manera tendría que ser extraído bien sea por tener una amplia destrucción de su estructura o por estar afectado por un proceso infeccioso que, de otra manera, no remitiría.

La indicación más frecuente de este procedimiento es para dientes que son afectados por caries muy avanzadas que dañan la pulpa de un diente causando una inflamación que no volverá a su condición normal, llamada pulpitis irreversible y que suele estar acompañada de un dolor bastante intenso al estimulo o espontaneo. Una situación similar puede ocurrir cuando un diente recibe un golpe que lo fractura exponiendo la pulpa del diente o cuando hay una abfracción dental.

En ocasiones, cuando la caries permanece por un tiempo considerable puede causar una necrosis pulpar, que consiste en la muerte de la pulpa a consecuencia de una inflamación constante e invasión de bacterias en el conducto radicular, las cuales pueden avanzar hasta el hueso que rodea la porción final de la raíz, produciendo un absceso periapical.

En otros casos es necesario hacer un tratamiento de conducto para preparar a un diente que ha tenido una perdida bastante avanzada de su estructura pero que se encuentra sano, para recibir una corona que necesita de la colocación de un perno dentro del conducto para darle soporte a la corona.

Tratamiento de conducto dental: en qué consiste y por qué se hace - Cuándo se hace un tratamiento de conducto dental

Tratamiento de conducto dental: ¿Duele después?

Una creencia muy popular entre la gente es que los tratamientos de conducto son procedimiento sumamente dolorosos, y por eso suelen evitarlos cuando son propuestos. Sin embargo, es importante que todo los pacientes sepan que, siempre y cuando sea llevado a cabo por alguien capacitado, un tratamiento de conducto no es un procedimiento que produzca dolor ya que se realizan con la previa aplicación de anestesia para dormir el nervio del diente. De hecho, las situaciones que hacen que a un diente se le indique un tratamiento de conducto suelen ser más dolorosas que el propio procedimiento.

Tratamiento de conducto dental: en qué consiste y por qué se hace - Tratamiento de conducto dental: ¿Duele después?

Cómo se lleva a cabo el tratamiento de conducto dental

Si bien algunos casos sencillos pueden ser resueltos por odontólogos generales, los tratamientos de conducto idealmente son realizados por odontólogos especializados en endodoncia. Un tratamiento de conducto suele hacerse en una o dos citas, dependiendo del tipo del diente y la destreza del odontólogo.

El primer paso de todo tratamiento de conducto es la colocación de la anestesia para evitar el dolor durante el procedimiento, luego de lo cual el odontólogo colocara una lamina delgada y flexible llamada goma dique alrededor del diente a tratar, para así aislarlo de la saliva y evitar su contaminación excesiva.

Luego, el odontólogo creara un acceso a la cámara pulpar, desde donde ubicará los conductos radiculares a través de los cuales pasa la pulpa, eliminando el tejido vivo o infectado dentro de las raíces. El odontólogo medirá la longitud del diente, bien sea con radiografías o con instrumentos especializados, y empezara a implementar distintas limas para crear una condición adecuada dentro de los conductos.

Luego de esto el odontólogo llena toda la longitud del conducto radicular con un material que impida el paso de bacterias nuevamente, sellará con un material provisional el diente el cual estará listo para recibir un tratamiento rehabilitador de la corona, bien sea mediante una restauración o a través de la colocación de una corona metal - cerámica.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Tratamiento de conducto dental: en qué consiste y por qué se hace, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Dientes y boca.

Escribir comentario sobre Tratamiento de conducto dental: en qué consiste y por qué se hace

¿Qué te ha parecido el artículo?

Tratamiento de conducto dental: en qué consiste y por qué se hace
1 de 3
Tratamiento de conducto dental: en qué consiste y por qué se hace

Volver arriba