Compartir

Celulitis infecciosa: síntomas y tratamiento

Por Jorge Andrés Caraballo, Odontólogo. 11 mayo 2017
Celulitis infecciosa: síntomas y tratamiento

La aparición de lesiones en la piel puede ser un motivo de preocupación para las personas que las padecen cuando no saben a qué se deben. Entre los tipos de lesiones evidentes en la piel que pueden afectar a cualquier persona, se encuentra la llamada celulitis infecciosa. Si bien por el nombre muchas personas pueden llegar a relacionar esta condición con el cúmulo de grasa en la piel, realmente no guardan mucha relación entre ellas, siendo la celulitis infecciosa una condición que puede tener consecuencias bastante importantes en la salud de la persona afectada y que va a requerir de la evaluación por parte de un medico; es por ello que en el siguiente artículo de ONsalus te explicaremos detalladamente cuál es el verdadero significado de la celulitis infecciosa, sus síntomas y tratamiento.

También te puede interesar: Remedios caseros para eliminar la celulitis

Qué es la celulitis infecciosa

La piel es una capa de tejido que recubre el cuerpo humano, teniendo como principal función protegerlo de bacterias, temperatura y cualquier sustancia que pueda ser perjudicial, y para ello consta de tres capas. Si bien en la piel en condiciones de normalidad existe un cierta cantidad de bacterias, cuando esa cantidad de bacterias excede la capacidad de respuesta del sistema inmune se pueden presentar una serie de problemas, entre los cuales está la celulitis infecciosa.

La celulitis infecciosa es una inflamación los tejidos de la piel a consecuencia de una proliferación de bacterias, que no solo afecta la parte más superficial, sino que puede llegar a abarcar las capas más profundas de la misma e incluso los tejidos que se encuentran inmediatamente por debajo de esta, y que tiene la capacidad de producir todas las reacciones y ser tan peligrosa como cualquier otro proceso infeccioso.

Causas de la celulitis infecciosa

La celulitis de tipo infecciosa surge como consecuencia de una infección por bacterias, entre las bacterias más comunes se encuentran el Estreptococo y el Estafilococo.

La piel normalmente presentan estas bacterias, pero la infiltración de las mismas se produce cuando hay una ruptura de la capa de piel. Esta ruptura puede ser consecuencia de heridas cutáneas por traumatismo, úlceras producidas en los diabéticos, heridas que no se han desinfectado o se ha hecho de forma inadecuada, picaduras de insectos, mordeduras de animales. Otra situación que puede producir estas infecciones es una alteración en la respuesta inmune provocada por enfermedades o medicamentos.

Además de estas causas, también hay una serie de factores de riesgo que pueden favorecer su padecimiento:

  • Edad avanzada.
  • Haber sufrido quemaduras.
  • Haberse sometido a cirugías recientes.
  • Sufrir enfermedades que producen heridas en la piel, como varicela o herpes.
Celulitis infecciosa: síntomas y tratamiento - Causas de la celulitis infecciosa

Síntomas de la celulitis infecciosa

Al tratarse de una infección, cursa con un cuadro clínico propio de la misma condición y los síntomas de la celulitis infecciosa habituales son los siguientes:

  • Cuadros febriles.
  • Malestar general a causa de la misma infección.
  • Dolor o sensibilidad en la zona durante la palpación.
  • Presencia de enrojecimiento y edema característicos de una lesión de aparición repentina, la cual va creciendo en las primeras 24 horas, aunque esta inflamación puede durar días en extenderse.
  • Calor en el área.
  • La piel se torna tensa.
  • Pérdida de vellosidad alrededor de la lesión.
  • Además, la persona afectada puede tener escalofríos, náuseas, vómitos, fatiga y sudoración.
Celulitis infecciosa: síntomas y tratamiento - Síntomas de la celulitis infecciosa

Diagnóstico de la celulitis infecciosa

Por lo general, el diagnóstico es de tipo clínico, el médico general puede observar primero la presencia de la lesión rojiza, además del calor y la hinchazón de la piel. Hará su examen diagnóstico de los ganglios para ver si hay inflamación de los mismos y, además, si hay supuración de líquido proveniente de la herida, que puede ser por cúmulo de pus. Relacionar estos signos y síntomas con alguna situación que haya producido una perdida de la continuidad de la piel, como un corte o una quemadura, puede orientar el diagnóstico hacia una celulitis infecciosa.

Los exámenes de sangre son de bastante utilidad para detectar una alteración del las células de defensa que puedan indicar la presencia de una infección bacteriana. Ademas, para los casos en los que las heridas que se encuentran supurando su contenido, la realización de un cultivo bacteriano puede orientar el plan de tratamiento hacia un tipo de antibiótico que sea más efectivo contra las bacterias en la herida, haciendo por lo tanto los estudios de laboratorio una herramienta bastante valiosa.

Tratamiento de la celulitis infecciosa

El tratamiento para la celulitis infecciosa inicia con una consulta con el médico general, quien será el encargado de diagnosticar e indicar el tipo de antibiótico y la dosis que se deberá tomar que, por lo general, son derivados de las penicilinas, pero esto depende de la gravedad y características de la herida, el tipo de bacteria presentes en la infección y de la presencia de condicionantes, por ejemplo para aquellas personas alérgicas a la penicilina, deben considerarse más opciones de antibióticos.

También puede ser necesario indicar analgésicos para calmar el dolor presente en el área. Debe evitarse la automedicación, si se sospecha que se presenta celulitis infecciosa, se debe acudir inmediatamente al médico.

Otras posibles opciones para el tratamiento de la celulitis infecciosa es el uso de remedios caseros, sin embargo no es recomendable dejar a un lado el uso de antibióticos. Un ejemplo de esto es el ajo, el cual es recomendado para estos casos, ya que ingerir tres dientes de ajo contribuye a combatir la afección, pues presenta una acción antibacteriana. También se recomienda beber grandes cantidades de agua y el yogur porque aumenta la capacidad del sistema inmune.

Celulitis infecciosa: síntomas y tratamiento - Tratamiento de la celulitis infecciosa

Prevención de la celulitis infecciosa

Para evitar la aparición de esta afección, lo más indicado es mantener una higiene adecuada de la piel y si se presentan heridas, tratarlas inmediatamente al sufrirlas y mantener el área bien limpia para evitar la infiltración de bacterias.

La alimentación juega un papel importante en el fortalecimiento de la piel, por lo cual una dieta sana es vital para disminuir las posibilidades de aparición de la celulitis infecciosa.

La hidratación constante es recomendada, que puede ser con ayuda de cremas hidratantes y así evitar la resequedad de la misma, también se debe mantener la piel limpia todos los días y evitar la acumulación de suciedad, que solamente produce el aumento de bacterias en la piel. Se debe tomar en cuenta el cuidado de la misma y evitar cortes innecesarios, como al rascarse fuertemente por alguna picadura de insecto o cortar mal una uña.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Celulitis infecciosa: síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Piel, cabello y uñas.

Escribir comentario sobre Celulitis infecciosa: síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Celulitis infecciosa: síntomas y tratamiento
1 de 4
Celulitis infecciosa: síntomas y tratamiento

Volver arriba