Compartir

Cómo controlar la ansiedad y los nervios

Cómo controlar la ansiedad y los nervios

Emociones concentradas, sentimientos encontrados, nerviosismo, preocupación… Todos estos estados nos pueden sobrepasar en algunos momentos ante situaciones estresantes y convertirse en un episodio de ansiedad o pánico. La ansiedad es una emoción común que nos tensa cuando debemos enfrentarnos a situaciones desconocidas, de incertidumbre, de estrés o de miedo y aunque muchas veces el organismo nos habla a través de ella para que estemos alerta, en la mayoría de los casos puede suponer un obstáculo para llevar a cabo ciertas rutinas o enfrentar diversas situaciones comunes.

A continuación, en ONsalus, te damos las claves sobre cómo controlar la ansiedad y los nervios para evitar que te jueguen una mala pasada. Técnicas de relajación, mindfulness o meditación son algunas de las soluciones que te ayudarán a tratar la ansiedad.

También te puede interesar: Cómo controlar la taquicardia por ansiedad

Ansiedad nerviosa: qué es y síntomas

El problema que se da cuando se juntan la ansiedad y los nervios se conoce como ansiedad nerviosa. En caso de sufrir este problema y para evitar que llegue a complicarse y, así, poder solucionarlo, siempre hay que ponerse en manos de especialistas médicos, psiquiatras y psicólogos como, por ejemplo, Psicólogos Málaga PsicoAbreu, un grupo de gabinetes de psicología que cuenta con 4 centros en Málaga y una trayectoria que data desde 1995. Estos psicólogos Málaga cuentan con psicólogos especializados en el tratamiento de los nervios y la ansiedad.

En las siguientes líneas te contamos qué es y los síntomas que presenta este problema, que es más habitual de lo que podamos pensar en un principio.

Qué es la ansiedad nerviosa

La ansiedad es una emoción que se intensifica en nuestro organismo como un mecanismo defensivo. El cuerpo utiliza la ansiedad y los nervios como un sistema de alerta ante situaciones que puede considerar como una amenaza, desconocidas o estresantes. No obstante, aunque la ansiedad nos permite estar alerta y mejorar nuestras capacidades de respuesta y adaptación, movilizando a nuestro organismo, puede acabar convirtiéndose en un obstáculo si actúa de forma alterada. En este sentido, este mecanismo puede producir inmovilización, incapacidad y problemas de salud, entre otros síntomas, que generalmente obstaculizan el día a día de quién lo padece.

La personalidad, el estilo de vida, el aprendizaje, el contexto o, incluso, la genética, son algunos factores que pueden predisponernos a una ansiedad nerviosa alterada. Aunque no son los únicos, existen factores desencadenantes como situaciones desbordantes, obstáculos para conseguir metas, acontecimientos vitales a los que debemos hacer frente, como un accidente o el fallecimiento de un ser querido, o el consumo de drogas u otros estimulantes, también pueden activar la ansiedad descontrolada.

Los problemas de ansiedad pueden mantenerse en el tiempo si no se tratan desde su origen y si no se detecta cuál es el desencadenante de este miedo que paraliza.

Síntomas de la ansiedad y los nervios

La ansiedad nerviosa suele manifestarse a través de sensaciones diversas que pasan de la inquietud al pánico, dependiendo del incremento de la intensidad y de la duración de las sensaciones. Como apuntábamos anteriormente, se trata de una alteración emocional que, al ser continuada e intensa, puede desencadenar una sintomatología variada como insomnio o déficit de sueño, inquietud constante, nerviosismo, problemas de alimentación, dificultades para relajarse… Todo ello, hace más difícil llevar a cabo la vida cotidiana y rutinaria a las personas que sufren ansiedad, además de que este estado afecta directamente a nuestra salud física y mental.

No obstante, los síntomas de la ansiedad nerviosa pueden variar dependiendo de la persona que lo sufre. En los casos más graves, cuando se ha diagnosticado un trastorno de ansiedad, los síntomas pueden ser constantes e intensos y pueden acabar desembocando en verdaderos ataques de pánico. Conoce mejor este tipo de problema en este otro artículo de ONsalus sobre los Ataques de pánico: causas, síntomas y tratamiento.

Por lo general, este problema de estado ansioso suele manifestarse a través de estados de nervios continuados o de caracteres ansiosos y también a través de los siguientes signos y síntomas de la ansiedad nerviosa:

  • Problemas de sueño como el insomnio o el exceso de sueño. Ambas vertientes están contempladas como síntomas de la ansiedad nerviosa, dependiendo del diagnóstico. En este otro artículo te contamos más acerca del Insomnio: causas y tratamiento.
  • Preocupación en exceso sobre problemas cotidianos o pensamientos recurrentes que interfieren en el día a día y provocan fatiga y cansancio.
  • Miedos irracionales que pueden acabar convirtiéndose en fobias que paralizan y bloquean nuestra vida diaria.
  • Tensión muscular, ya que convivir con la ansiedad puede ocasionar que tensemos los músculos de todo el cuerpo de forma habitual. Apretar la mandíbula es una de las señales de nerviosismo y ansiedad.
  • Miedo escénico al ser el centro de atención.
  • Fobia social, que se trata de un síntoma dentro del trastorno de la ansiedad intensa, en aquellas personas que suelen ponerse muy nerviosas en situaciones cotidianas, como mantener una conversación. El miedo a que se note el nerviosismo acaba manifestándose en forma de sudoración, náuseas, rubor, temblor e incluso dificultad para hablar. Esta fobia dificulta las situaciones y relaciones sociales cotidianas.
  • Perfeccionismo, pues las mentes más meticulosas y obsesivas que se exigen demasiado pueden experimentar cuadros de ansiedad a menudo.
  • Dudas constantes y obsesivas.
  • Comportamientos compulsivos, así como los comportamientos obsesivos.
  • Traumas, anclajes o escenas retrospectivas (flashbacks).
  • Indigestión habitual, somatizada por las ansiedades más fuertes que puede producir calambres, estreñimiento o diarrea, gases, dolor de estómago o hinchazón ante situaciones de estrés.
Cómo controlar la ansiedad y los nervios - Ansiedad nerviosa: qué es y síntomas

Causas de la ansiedad y los nervios

La ansiedad nerviosa es muy compleja y puede ser provocada por múltiples factores: genéticos, psicológicos, sociales, neurobiológicos o culturales. Pero para encontrar la causa que desencadena la ansiedad y los nervios, es fundamental entender la personalidad de cada persona que la padece, pues solo en ella se encuentra el verdadero origen de la ansiedad.

Entre los factores más comunes que activan el mecanismo de la ansiedad nerviosa destacan:

  • Genéticos o biológicos.
  • Personalidad (enfrenamiento a situaciones de estrés o estilo de vida).
  • Contextos, apoyos y aprendizaje.
  • Situaciones desbordantes o que exigen un esfuerzo adaptativo.
  • Miedos y fobias.
  • Obstáculos o limitación de la capacidad para conseguir o mantener logros.
  • Incapacidad de hacer frente a problemas.
  • Problematización de áreas o situaciones que, a priori, no son conflictivas.
  • Malos e inesperados resultados.
  • Consumo de drogas u otros estimulantes.
Cómo controlar la ansiedad y los nervios - Causas de la ansiedad y los nervios

Cómo controlar la ansiedad y los nervios – consejos

Cualquier persona que sufre un cuadro de ansiedad y nervios debe tener claro cómo controlar la ansiedad. Es importante conocer tu cuerpo y saber cómo reacciona ante un estado de estrés y nerviosismo.

Lo principal a la hora de controlar un ataque de ansiedad es reconocer sus síntomas. Las primeras señales que aparecerán serán taquicardias, nerviosismo, insomnio, sudoración… Si notas que estás alterado, que eres incapaz de controlar el miedo o tienes ciertas dificultades para respirar, puedes encontrarte ante un ataque de ansiedad.

Una vez detectados los síntomas debes reinterpretar el problema. Piensa en si es tan grave, razona sobre ello e intenta buscar una alternativa. ¿Tu vida puede seguir aunque este problema se haya personado? Probablemente la respuesta sea positiva, por lo que intenta ser realista y no magnificar la situación.

Si de poco te sirve reinterpretar el problema, prueba de desviar tu atención de él. Si mantenemos el foco en nuestra preocupación, nuestro cuerpo seguirá alerta, sin dejarnos descansar. Oblígate a pensar en otra cosa o procura distraerte de tu preocupación.

Aunque cueste creerlo, debes intentar interpretar los problemas como un reto, un desafío que te ayudará a aprender y mejorar y no como una amenaza. Solo así podrás motivarte para afrontar la situación que te inquieta. El apoyo de la familia y mantener una actitud positiva en el trabajo, en casa o en la realización de tus tareas diarias te ayudará a controlar los cuadros de estrés y ansiedad.

Por otro lado, recomendamos llevar a cabo técnicas de relajación que nos permitan reducir la tensión muscular, mejorar la respiración y devolvernos el estado de equilibrio.

Qué tomar para la ansiedad y los nervios

Para calmar la ansiedad rápidamente lo más adecuado es recurrir a un especialista, a fin de que diagnostique el origen de tu ansiedad y pueda valorar tus cuadros de angustia. En caso de que sea necesario, el médico o psiquiatra podrá prescribirte ansiolíticos o relajantes que ayuden a reducir los síntomas de la ansiedad y de los nervios. Los ansiolíticos ayudan a aliviar o suprimir la ansiedad y entre ellos se incluyen los betabloqueantes, las benzodiacepinas y las buspironas, así como algunos antidepresivos. Recuerda consumir estos fármacos bajo supervisión médica.

No obstante, existen ciertos remedios naturales que pueden ayudarte a combatir la ansiedad, el estrés y los nervios. El estilo de vida es fundamental para que te sientas bien, tanto física como mentalmente.

Procura mantener una actitud positiva y cuida tus hábitos: descansa correctamente, duerme las horas necesarias, evita los estimulantes (alcohol, café, tabaco…), realiza ejercicio al aire libre, mantén una dieta sana y equilibrada… Todo ello te permitirá reducir los cuadros de ansiedad y mantener la mente y el cuerpo sanos.

Asimismo, antes de recurrir a los fármacos, puedes optar por tratamientos o terapias de orientación social, que te otorgarán las herramientas necesarias para poder superar las situaciones que te generan ansiedad y hacerlo de manera positiva.

Ejercicios para combatir la ansiedad y los nervios

Realizar técnicas de relajación y de respiración o ejercicios como la meditación y el mindfulness es básico para combatir la ansiedad y los nervios. Entre los ejercicios más eficaces para calmar la ansiedad rápidamente destacamos:

  • Técnicas de relajación: con ellas mejorarás tus niveles de ansiedad y de estrés. Escuchar música, caminar, entrenar o ejercitarse, la práctica de yoga, la meditación o incluso el reír son actividades muy efectivas para lograr relajarse.
  • Ejercicios de respiración: respira profundamente para controlar tus nervios y reducir la tensión. Las respiraciones deben ser lentas y profundad. Inspira, retén el aire unos segundos y expira desde el diafragma.
  • Ejercicios de relajación muscular: realiza estiramientos para reducir la tensión muscular, lo que servirá para relajar el cuerpo y la mente, ayudando incluso a dormir. Un fisioterapeuta te dará más claves sobre los ejercicios que van mejor en cada caso. Aquí te hablamos un poco más sobre los Ejercicios de relajación para dormir mejor y calmar la ansiedad.
  • Meditación: mediante este ejercicio lograrás la serenidad. El objetivo es dejar la mente en blanco, eliminar los pensamientos negativos, dejarlos pasar y concentrarte en tus propias sensaciones, vaciando tu mente de preocupaciones. Esta filosofía de vida es conocida como mindfulness y cada vez es más practicada en centros especializados.
Cómo controlar la ansiedad y los nervios - Ejercicios para combatir la ansiedad y los nervios

Qué hacer ante un ataque de ansiedad

Frente un ataque de ansiedadintenta tranquilizarte procurando relativizar el problema, es decir, pensando que no hay ningún tipo de peligro y que el problema, seguramente, no es tan grave como parece. Para lograrlo, sigue los siguientes pasos:

  • Intenta no enfocarte en el problema.
  • Distráete (haciendo deporte, cambiando la conversación, trabajando en otro asunto…).
  • Realiza alguna actividad que le reste importancia a los síntomas de ansiedad.
  • Intenta reconducir tu respiración en lugar de hiperventilar. Respira lentamente.

En caso de que los cuadros de ansiedad se repitan con frecuencia, visita a un médico y a un psicólogo. Ellos te aconsejarán el mejor tratamiento para que recuperes la normalidad y puedas afrontar tu día a día sin ansiedad nerviosa. Aquí te aconsejamos más acerca de Cuándo ir al médico por ansiedad.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo controlar la ansiedad y los nervios, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Desórdenes mentales.

Escribir comentario sobre Cómo controlar la ansiedad y los nervios

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Melinda
Me ha servido este articulo, muchas gracias amigos! tengo que mejorar mucho puntos de estos, lo pondre en practica y buscare mas ayuda

Cómo controlar la ansiedad y los nervios
1 de 4
Cómo controlar la ansiedad y los nervios

Volver arriba