menu
Compartir

Cómo curar una úlcera en el pie

 
Por Delfina Viana. Médica.. 18 junio 2021
Cómo curar una úlcera en el pie

Padecer de una úlcera en el pie puede ser realmente problemático si no se toman las medidas adecuadas. Puedes encontrar mucha información al respecto, pero debes saber que la cicatrización de una herida que tiende a ser crónica requiere de una atención especial que depende de la causa por la cual se produjo.

Generalmente, una lesión ulcerosa se asocia a trastornos de tipo circulatorio, ya sea arterial o venoso. Puede asociarse a mantener durante mucho tiempo una posición que lleve al roce de la piel e incluso vincularse con los hábitos de alimentación.

En este artículo de ONsalus, encontrarás todo lo que necesitas saber acerca de cómo curar una úlcera en el pie.

También te puede interesar: Cómo curar una uña levantada del pie

Cómo reconocer una úlcera en el pie

Una úlcera no es cualquier tipo de lesión, sino que se trata de una herida que tiene las siguientes características:

  • Debe tener cierta profundidad. No se trata de una lesión superficial, sino que debe faltar en ese sector la capa externa de la piel llamada epidermis y parte de la dermis (que es la capa que continúa hacia adentro). Es decir, una herida que conserve estas capas no es una úlcera.
  • Se debe observar un proceso necrótico. Es decir que en la lesión debe haber o bien hubo en algún momento tejido muerto.
  • Tiene tendencia a no cicatrizar o a hacerlo escasamente.

A veces, una úlcera puede estar cubierta por una delgada capa de una sustancia blanquecina o amarillenta. Es importante determinar si se trata de la forma de cicatrización o si hay infección.

Cuando hay infección la lesión tendrá otras características como dolor, enrojecimiento, calor. Y, por supuesto, una infección impide también la cicatrización.

Por qué salen úlceras en los pies

Existen muchas razones conocidas por las cuales aparecen las úlceras, aunque en algunos casos la medicina actual no encuentra respuestas. Generalmente, su aparición se asocia a un problema en la circulación, pero como veremos este puede presentarse ante diferentes situaciones.

A continuación, se indican las causas de las úlceras en los pies más frecuentes:

Diabetes

La enfermedad diabética es una de las más frecuentes en la actualidad, muy asociada al estilo de vida en el que existe una gran desconexión entre lo que nuestro cuerpo necesita y nuestros hábitos. Como consecuencia del sedentarismo, la ingesta excesiva de alimentos procesados y harinas o azúcar refinadas y los malos hábitos de sueño, se altera la manera en la que el cuerpo metaboliza y esto se evidencia con múltiples alteraciones, entre las que se encuentra el aumento del azúcar en sangre.

Esta enfermedad puede mejorar si se entiende cuál es la causa real y se trabaja sobre ello, pero si no se toma una postura activa para intentar mejorar pueden aparecer muchas complicaciones, entre ellas, las úlceras que son muy frecuentes en piernas y pies.

Hay dos tipos de úlceras relacionadas con la diabetes:

  1. Úlceras neuropáticas. En la diabetes se produce una pérdida de sensibilidad en la piel y otras estructuras, por lo cual es muy común que se dañen las piernas, los talones y los dedos de los pies sin que la persona lo perciba. Si estos traumatismos son repetidos, no se les presta atención o la persona no se da cuenta de que los tiene, pueden generarse úlceras profundas que incluso pueden llegar a afectar al hueso, precisamente, porque no hay dolor.
  2. Úlcera por daño en las arterias. Debido a la mala circulación arterial aparecen síntomas como cansancio en los pies o piernas, calambres, hormigueos y dolor. Con el tiempo pueden generarse úlceras por falta de llegada de sangre, oxígeno y nutrientes a los tejidos. Este tipo de úlceras suelen ubicarse en la punta de los dedos, entre ellos o en zonas de mayor presión (como los talones) y el fondo de la úlcera suele verse amarillento o negruzco.

En el siguiente artículo, explicamos las causas, los síntomas y el tratamiento del pie diabético.

Úlceras vasculares

Este tipo de lesiones tienen que ver directamente con el estado de la circulación sanguínea a través de las arterias y las venas. Se habla de insuficiencia arterial e insuficiencia venosa cuando a través de ellas la circulación es pobre y no llega a cumplir sus funciones.

Si es por problemas arteriales suele haber mucho dolor y dificultad para caminar. En cambio, cuando el problema es a nivel venoso, el dolor puede ser menor y se puede experimentar sensaciones de adormecimiento, pesadez e hinchazón importante de las piernas.

Úlceras por presión

Estas se producen sobre todo en personas que mantienen una misma posición por mucho tiempo, haciendo que recaiga su peso sobre una zona de la piel. En los pies y, sobre todo, en los tobillos suelen observarse cuando la persona se mantiene mucho tiempo de costado. La afectación puede llegar a ser muy profunda y puede llegar a comprometer gravemente el estado de salud de quien la padece, que suelen ser adultos mayores que viven en residencias.

Cómo curar una úlcera en el pie correctamente

La recuperación de una úlcera requiere de ciertos cuidados y es muy posible que se pueda lograr la cicatrización completa siempre y cuando:

  • No haya infección.
  • La herida esté limpia.
  • No haya necrosis o tejido sin vida en la herida.

Esto último es muy importante, ya que la necrosis es tejido muerto al que no llega una adecuada irrigación de sangre. Es por ello que solo debe haber tejido vivo con adecuada circulación sanguínea, que es el que permite cicatrizar la úlcera.

En cuanto a cómo curar una úlcera en el pie, existen diferentes tratamientos que pueden realizarse. Básicamente, lo importante es mantener la úlcera limpia de tejido necrótico, libre de infección y, para esto, pueden utilizarse diferentes medidas y medicamentos:

Debridamiento

Esto es mantener la úlcera limpia y libre de tejido muerto. Para ello, es importante realizar una curación cada día.

Dependiendo de la severidad de la úlcera, puede requerirse que esta limpieza la realice un profesional o una persona con cierto conocimiento. No se trata de algo difícil de realizar, pero sí es importante que quien lo haga reconozca cuál es tejido vivo y cuál no para poder limpiarlo.

Si sobre la lesión no hay escaras, pueden aplicarse algunas cremas que ayudan en esta tarea. Las más utilizadas incluyen alguno de estos componentes: cloruro de sodio, colagenasas y proteasas, tripsina, quimotripsina, nitrofuracina.

Debridamiento quirúrgico

Es una limpieza más profunda que debe realizarse cuando la úlcera ya se presenta con escaras. Las pomadas no suelen ser suficientes y es por ello que mediante procedimientos quirúrgicos debe limpiarse la úlcera de manera más completa. Así, se podrá eliminar el tejido muerto de la herida.

Tratar la infección

Si hubiera una infección (enrojecimiento, dolor, calor, supuración, síntomas generales como fiebre o decaimiento, etc.), es importante tratarla adecuadamente.

Si se trata de una infección muy leve puede ser suficiente con una pomada y cubrir la herida con gasas medicadas. Los fármacos comúnmente usados en úlceras infectadas son: nitrofurazona, povidona yodada, sulfadiacina argéntica y mupirocina.

Si la infección es más grave, se extiende más allá de la úlcera o ya hay síntomas de infección a nivel general, el tratamiento probablemente incluirá antibióticos por vía oral o inyectables, según el caso.

Es importante que ante la sospecha de infección se consulte rápidamente a un centro médico, ya que puede tornarse un cuadro complicado.

Granulación y epitelización

Estas palabras tan extrañas hacen referencia al proceso de cicatrización,, en especial, a la parte que tiene que ver con la llegada de células y sustancias que ayudan a cerrar la herida y cubrirse de tejido sano.

Existen pomadas y vendajes que pueden aplicarse para favorecer esta parte de la curación, pero debes saber que solo pueden aplicarse cuando la úlcera está libre de tejido muerto e infecciones.

Su objetivo es mantener cierta humedad en el tejido, por lo cual suelen cubrirse con vendajes con medicación o gasas envaselinadas.

Las medicaciones que suelen usarse son:

  • Nitrofurazona y polietilenglicol.
  • Blastoestimulina.
  • Gel de polisacáridos.
  • Cloruro sódico
  • Hidrocoloides.

Es muy importante realizar un control periódico de las lesiones con profesionales que puedan identificar si la úlcera está cicatrizando adecuadamente, si hay infecciones, si es necesaria una limpieza más profunda, etc.

Otro aspecto a tener en cuenta y que es muy importante es que este proceso de cicatrización será mucho más rápido y efectivo si se acompaña de otras medidas que mejoren el estado de salud de la persona: una alimentación más saludable, ingerir grasas saludables, combinar los alimentos adecuadamente, regular los horarios de sueño y recibir acompañamiento.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo curar una úlcera en el pie, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Piel, cabello y uñas.

Bibliografía
  • Noor S, Zubair M, Ahmad J. Diabetic foot ulcer--A review on pathophysiology, classification and microbial etiology. Diabetes Metab Syndr. 2015 Jul-Sep;9(3):192-9. doi: 10.1016/j.dsx.2015.04.007. Epub 2015 Apr 29. PMID: 25982677.
  • Boey J. Arteriovenous foot ulcer. J Wound Care. 2020 May 1;29(Sup5b):S24-S25. doi: 10.12968/jowc.2020.29.Sup5b.S24. PMID: 32427029.
  • Quain AM, Khardori NM. Nutrition in Wound Care Management: A Comprehensive Overview. Wounds. 2015 Dec;27(12):327-35. PMID: 27447105.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
Cómo curar una úlcera en el pie
Cómo curar una úlcera en el pie

Volver arriba