Amigdalitis

Cómo diferenciar el cáseum de pus

 
Magce Bonilla
Por Magce Bonilla. 28 junio 2022
Cómo diferenciar el cáseum de pus

Es posible confundir el cáseum con la pus, especialmente, cuando se padece de una amigdalitis infecciosa. Usualmente, en este proceso infeccioso de garganta, las amígdalas se inflaman y presentan pus, un líquido espeso amarillento o blanco, que ocasiona fiebre, dolor de garganta, oídos y cabeza, y dificultad para tragar. Al tratarlo con antibióticos y analgésicos, estos síntomas van desapareciendo.

El cáseum o tonsilolitos son cálculos que se forman en las amígdalas por acumulación de comida, sales cálcicas o algunas bacterias. Generalmente, no causan molestias, pero en algunos casos pueden tener un tamaño considerable y causar incomodidad al tragar y mal aliento.

En este artículo de ONsalus, te explicamos cómo diferenciar el cáseum de pus y de qué manera puedes tratar cada uno de ellos y qué hacer para prevenirlos.

Índice

  1. Diferencias entre el cáseum y pus
  2. Cómo cuidar las amígdalas
  3. Otros tratamientos

Diferencias entre el cáseum y pus

    La amigdalitis y la formación de cáseum o tonsilolitos son afecciones que usualmente tienden a ser confundidas y, con frecuencia, asumidas como lo mismo, pero realmente no es así. A continuación, te presentamos las diferencias entre el cáseum y la pus:

    Causas

    • El cáseum o tonsilolitos son cálculos o bolitas blancas que se amontonan en la garganta debido a la acumulación de restos de alimentos, sales minerales o mocos, favoreciendo la proliferación de microorganismos u otros agentes patológicos. Suelen generarse por una mala higiene bucodental, el uso de medicamentos que provocan sequedad en la boca, rinitis o sinusitis frecuente.
    • La amigdalitis se produce, generalmente, por infecciones bacterianas como la Streptococcus pyogenes o por virus comunes, como el de la influenza o gripe, adenovirus, enterovirus, etc.

    Síntomas

    • El cáseum aparece en las criptas o cavidades de las amígdalas y accede al interior de la garganta. Generalmente, no produce dolor, no obstante, cuando aparece con frecuencia, las piedras que se forman son grandes, ocasionando mal aliento, molestias y dificultad para tragar.
    • La pus y la inflamación que se produce en la amigdalitis provoca fiebre alta, dolor de garganta, escalofríos y dificultad para tragar.
    • Los malestares del cáseum se pueden aliviar de forma rápida y sencilla, ya que, por lo general, no se agudizan, mientras que, en la amigdalitis, pueden aparecer nuevos síntomas, como ronquera, tos, dolor de oído y fatiga si no se atiende con prontitud y adecuadamente, existiendo la posibilidad de desarrollar una faringitis.

    Contagio

    • Cuando el origen de cáseum amigdalar es por la acumulación de restos de comida o sales minerales, el contagio es muy bajo, aunque puede existir la posibilidad de transmisión por medio de las secreciones salivales si hay presencia de bacterias o infección en las amígdalas.
    • A diferencia de la amigdalitis, que se puede contagiar fácilmente por contacto directo con la saliva de la persona enferma a través de los besos, estornudos o la tos.

    Tratamiento

    • Los tonsilolitos se alivian manteniendo una buena higiene bucal, realizando 2 o 3 veces al día gárgaras con soluciones salinas, enjuagues bucales o remedios caseros a base de hojas de llantén. Asimismo, se debe acudir con regularidad al dentista para garantizar una correcta limpieza dental. En el siguiente artículo, explicamos con más detalle Cómo eliminar el cáseum definitivamente.
    • Los casos de amigdalitis con pus, por lo general, se combaten con antibióticos puntuales, previamente indicados por el especialista, y analgésicos para aliviar el dolor y la infamación. Además, se debe mantener mucho reposo, consumir alimentos blandos, beber abundante líquido y evitar ambientes congestionados.
    Cómo diferenciar el cáseum de pus - Diferencias entre el cáseum y pus

    Cómo cuidar las amígdalas

    Cuidar las amígdalas y la garganta minimiza la posibilidad de que se forme cáseum o de desarrollar un proceso infeccioso en esa zona. Para ello, es importante mantener un buena higiene bucal y llevar a cabo los siguientes consejos:

    Cómo prevenir el cáseum

    • Mantener una buena higiene bucal, tomando en cuenta la limpieza minuciosa de la lengua, la boca y los dientes.
    • Evitar el consumo de alimentos ácidos y grasos que puedan generar exceso de mucosa en las amígdalas.
    • Beber abundante agua para impedir la sequedad bucal.
    • Evitar el consumo de tabaco, ya que irrita significativamente la garganta.

    Cómo prevenir la amigdalitis

    • La higiene es importante para prevenir el contagio de virus o bacterias, por lo que se debe realizar el lavado frecuente de las manos, especialmente antes de ingerir los alimentos y después de ir al baño.
    • Evitar compartir vasos, botellas o utensilios utilizados con personas desconocidas o de dudosa procedencia.
    • En caso de sospechar la presencia de esta afección, es necesario reemplazar el cepillo de dientes.
    • Es crucial estornudar o toser en la parte interior del codo y, seguidamente, lavarse las manos.
    • Mantener un ambiente limpio, libre de polvo y malos olores.

    Otros tratamientos

    Existen remedios caseros como el té de llantén, de granada y el propóleo con propiedades antisépticas y antiinflamatorias que ayudan a prevenir la formación de tonsilolitos o cáseum. Son opciones naturales fáciles de aplicar, que además pueden aliviar los síntomas cuando las amígdalas están infectadas.

    En algunos casos, cuando la persona padece de amigdalitis crónica y los tratamientos orales no son efectivos, la cirugía es una opción para aliviar este malestar. Sin embargo, esta es una decisión compleja, que amerita de evaluaciones médicas para verificar que sea lo adecuado, ya que extirpar por completo las amígdalas puede debilitar el sistema inmunitario.

    Es fundamental acudir al médico con prontitud antes de aplicar cualquier tratamiento, ya que las infecciones son delicadas y, cuando no se tratan correctamente, pueden generar consecuencias mayores.

    Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

    Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo diferenciar el cáseum de pus, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Oído, nariz y garganta.

    Bibliografía
    • Associacäo Brasileira de Halitose. (2019). Caseum Amigdalino: Bultos malolientes que salen de la garganta. [Documento en Línea]. Disponible: https://www.abha.org.br/fique-por-dentro/caseos-amigdalianos-bolinhas-malcheirosas-que-saem-da-garganta/%3E.
    • Silvestre, F y col. (2004). Tonsilolito Gigante: A propósito de un caso. [Documento en Línea]. Disponible: https://scielo.isciii.es/pdf/medicor/v10n3/08.pdf

    ¿Tienes dudas? ¿Quieres ampliar información? Pregúntale a nuestro experto

    Escribir comentario
    ¿Qué te ha parecido el artículo?
    1 de 2
    Cómo diferenciar el cáseum de pus