Control de la natalidad

Consecuencias de no revisarse el DIU

 
Ivonne Nieves Blanco
Por Ivonne Nieves Blanco, Médico Cirujano. 29 octubre 2021
Consecuencias de no revisarse el DIU

Son muchas las preguntas que surgen con respecto al uso del DIU, un método anticonceptivo seguro y eficaz utilizado por un gran numero de mujeres. Una vez colocado este dispositivo, aunque no es lo común, puede moverse, aumentando así el riesgo de un embarazo y de otras complicaciones.

En algunas mujeres se puede presentar el desplazamiento del DIU sin que esto genere alguna sintomatología, pero a otras les ocasiona grandes molestias.

Entre las recomendaciones que te da tu ginecólogo una vez colocado este dispositivo es que debes acudir a la consulta para revisártelo, al mismo tiempo que te dará indicaciones de cómo hacerlo tu misma. Si es tu caso, no dudes en acudir a tu médico, él será el encargado de verificar las condiciones de este dispositivo mientras lo tengas en el interior del cuerpo.

En este artículo de ONsalus explicamos todo lo relacionado a las consecuencias de no revisarse el DIU.

También te puede interesar: Cómo saber si el DIU está bien colocado
Índice
  1. Qué pasa si no me reviso el DIU
  2. Cómo saber si el DIU está bien colocado
  3. Síntomas de un DIU mal puesto

Qué pasa si no me reviso el DIU

Debes ser consciente de que al colocarte el dispositivo intrauterino, tienes un cuerpo extraño alojado en tu útero y que durante los primeros días de su colocación suele resultar desconcertante, pues existe la posibilidad de que esté en un lugar equivocado una vez insertado.

Por ello, el médico recomienda revisártelo con cierta frecuencia, ya que pueden suceder las siguientes situaciones:

  • Puedes no sentir los hilos.
  • Sensación de que los hilos están más cortos o largos, así como la falta de alguno de ellos.
  • Puedes sentir la parte dura del DIU en tu vagina o en tu cuello uterino.
  • Si se ha movido y está fuera del lugar de su colocación, no cumplirá con su función, motivo por el que puedes quedar embarazada sin saberlo.

Todo esto es una clara muestra de que el DIU no se encuentra en su lugar y que no te lo has revisado correctamente. Si no te atreves a revisártelo tú misma o tienes dudas al respecto, acude a tu ginecólogo, él te orientará al respecto.

Cómo saber si el DIU está bien colocado

El médico te dará algunas recomendaciones de cómo revisarte el DIU después de su colocación. Para ello, debes seguir sus indicaciones:

  • Es necesario revisar tú misma los hilos del DIU, con esto te sentirás más segura de que el mismo se encuentra en su lugar. Cada mes, es tu responsabilidad revisarlo después de cada período menstrual, para ello, introduce un dedo en tu vagina y trata de localizar los hilos.
  • Para hacerlo, lávate las manos y siéntate en el inodoro. También puedes estar de pie, colocando un pie en el borde de una silla, cama o bañera. Esta revisión también puede hacerse en cuclillas o acostada en la cama boca arriba. Haz un esfuerzo, como si fueras a defecar, de esta manera, el cuello uterino descenderá en la vagina y podrás revisar más fácilmente la presencia de los hilos del DIU.
  • Con mucho cuidado, introduce el dedo medio en la vagina hasta que localices el cuello uterino, este se siente firme como si fuera la punta de tu nariz. Sentirás una sensación en la parte baja de la pelvis cuando toques el cuello uterino. En ese momento, ya podrás tocar los hilos del DIU, los percibirás como si fueran hilos para pescar. Recuerda que no debes tirar de ellos, pues con esta acción podrían moverse hasta el punto de que se salgan de su lugar. Lo que debes hacer es verificar su presencia, esto ayudará a prevenir posibles complicaciones.
Consecuencias de no revisarse el DIU - Cómo saber si el DIU está bien colocado

Síntomas de un DIU mal puesto

Los siguientes son síntomas de un DIU mal puesto:

  • Sensación constante de presión en el útero.
  • Mareos extremos o aturdimiento persistente.
  • Presencia de coágulos de sangre grandes, además de sangrado abundante y persistente.
  • Dolor durante las relaciones sexuales o en la parte inferior del cuello uterino (esto puede indicar un desplazamiento del DIU).
  • Calambres persistentes, además dolor lumbar como ciática.
  • Molestias al defecar.
  • Dolor de fuerte intensidad debajo del ombligo al igual que en la parte inferior del estómago y en el costado.
  • Severas cefaleas por migrañas o cambios de humor.
  • Signos de una reacción alérgica (dificultad para respirar, hinchazón facial, urticaria u otro tipo de erupciones en la piel).
  • Debilidad o entumecimiento repentinos, especialmente, en un lado del cuerpo.
  • Hinchazón, además de distensión abdominal repentina.
  • Aumento de peso inexplicable.
  • Secreción vaginal inusual acompañada de mal olor.
  • Coloración amarilla de piel y ojos.
  • Período menstrual irregular por varios meses.
  • Por los malestares, se puede pensar en un embarazo.

La aparición de algunos de estos padecimientos son una señal de que tu DIU te puede estar haciendo daño, ante esto debes acudir a tu ginecólogo, él previa revisión verificará si el dispositivo intrauterino se encuentra en su posición, de lo contrario, te recomendará lo que debes hacer ante esta situación.

Mientras acudes a tu médico, utiliza otro método anticonceptivo como los condones. Con esto, te sentirás más segura durante las relaciones sexuales y podrás evitar un embarazo no deseado.

Puedes ver más información al respecto en el artículo Síntomas de rechazo del DIU.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Consecuencias de no revisarse el DIU, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema reproductor femenino.

Bibliografía
  • Arias-Segura, J. O. (2012). Complicaciones del dispositivo intrauterino. Lux Médica, 7(22), 25-35.
  • Espases, R. A., Iranzo, R. L., Vinagre, P., Vergés, J., Valadés, A. F., & Durán, M. A. (1989). Complicaciones menores en el uso de dispositivo intrauterinos. Medicina balear, 4(1), 50-54.
Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 2
Consecuencias de no revisarse el DIU