Compartir

Dolor de rodilla en reposo: causas y tratamiento

 
Por Dra. Gennesis González, Médico. 10 julio 2019
Dolor de rodilla en reposo: causas y tratamiento

¿Tienes dolor de rodilla en reposo? Debes saber que es habitual que el dolor de rodilla se manifieste justo en el horario nocturno, debido a que este es el momento en que más descanso y reposo tiene el cuerpo y todas las articulaciones que trabajan arduamente durante todo el día.

Es esencial en cualquier momento contar con un buen diagnóstico y un tratamiento médico farmacológico orientado a la causa a tratar de acuerdo a los síntomas y a las necesidades personales del paciente.

Las razones por las que duele la rodilla justo en reposo pueden ir desde la osteoartritis hasta incluso la gota y, otras menos frecuentes, como la torsión de los tendones. Si quieres conocer más acerca de este tema, te invitamos a que continúes leyendo este artículo de ONsalus acerca de dolor de rodilla en reposo: causas y tratamiento.

Dolor de rodilla en reposo por osteoartritis

La osteoartritis es considerada un motivo de consulta habitual en relación al dolor en la articulación de la rodilla, representa además una causa frecuente de dolor de rodilla en reposo. Es usual en personas de edad mediana, ya que está causada por la degeneración del tejido óseo.

También es conocida como artrosis por uso y desgaste, de hecho, es una enfermedad progresiva pero lenta y que empeora con el tiempo. Es acreditada, así mismo, como la enfermedad degenerativa más común de la rodilla.

La rodilla cuenta con un tejido blando denominado cartílago articular que le permite actuar como amortiguador y protector de los huesos que conforman esta gran articulación, este le permite de manera sana flexionarse y enderezarse sin ningún problema. Cuando la persona tiene osteoartritis, significa que el cartílago amortiguador y protector se ha desgastado. Esta es la causa por la que la artrosis por desgaste se produce con el paso del tiempo, el cartílago entonces, además, de haberse desgastado, se pone áspero y deteriorado.

Los síntomas característicos de esta afección giran entorno a la rigidez y al dolor punzante, señales que empeoran en la mañana y después de mucho tiempo en reposo. Otros síntomas son:

  • Dolor al tocar la rodilla.
  • Pérdida de la flexibilidad.
  • Cuando ha cedido el reposo, puede haber sensación de chirrido.

Los factores de riesgo de la osteoartritis son

  • Edad: lógicamente a mayor edad, mayor posibilidad de desgaste del cartílago articular.
  • Herencia: hay indicios de que por la genética, es decir, familiares directos con osteoartritis hay mayor riesgo de presentarse, así mismo existen otras enfermedades hereditarias que condicionan la aparición de osteoartritis, como tener las piernas arqueadas.
  • Sexo: está relacionado al aumento de probabilidad que tienen las mujeres en relación a los hombres de padecer de osteoartritis.
  • Obesidad: es un factor de riesgo relevante de padecer osteoartritis debido al peso corporal adicional que sobrelleva la articulación.
  • Trabajo: igualmente, es un factor de riesgo algún tipo de trabajo que implique mayor presión en las articulaciones como, por ejemplo, los que tienen que estar mucho tiempo de pie.
  • Deportistas: los atletas y deportistas también tienen riesgo extra de padecer de osteoartritis debido al excesivo uso de las articulaciones y, por lo tanto, del cartílago.
  • Otras enfermedades subyacentes: padecer de enfermedades como la gota o la enfermedad de Lyme condiciona a padecer de osteoartritis.
Dolor de rodilla en reposo: causas y tratamiento - Dolor de rodilla en reposo por osteoartritis

¿Cómo tratar el dolor de rodilla en reposo por osteoartritis?

Una vez realizado el diagnóstico a través de la valoración médica en conjunto con algunos paraclínicos como radiografías y resonancia magnética, el médico plantea como opciones de tratamiento lo siguiente:

  • Estilo de vida: modificar el estilo de vida que lleva el paciente es indispensable, sobre todo, para minimizar los riesgos de que esta afección empeore.
  • Realizar ejercicios de bajo impacto como nadar, caminar y andar en bicicleta.
  • Perder peso es razonable si uno de los factores de riesgo fue la obesidad, esto disminuye la tensión sobre las rodillas.
  • Puede indicar igualmente ejercicios para fortalecer los músculos de la pierna.

Si el dolor no cede tras la modificación del estilo de vida, el médico puede indicar.

  • Antiinflamatorios no esteroideos o AINES, como la aspirina o el ibuprofeno, para poder calmar el dolor y disminuir la hinchazón.
  • Acetaminofén: también útil para el dolor leve y con menos efectos secundarios que los AINES.
  • Inyecciones esteroideas son potentes como antiinflamatorios, puede aplicarse directamente en la rodilla solo por un profesional de la salud.

Si el dolor empeora y es incapacitante, el médico puede sugerir en última instancia la cirugía:

  • Artroscopia: procedimiento que permite alisar el cartílago que está desgastado, esta será útil cuando la osteoartritis no está tan avanzada.
  • Reemplazo de la articulación: total o parcial en donde la articulación es sustituida por una prótesis articular.

Dolor de rodilla en reposo por osteonecrosis

La osteonecrosis significa médicamente muerte del tejido óseo, es una enfermedad frecuente que se manifiesta con dolor de rodilla en reposo, sobre todo, durante las noches, este dolor se puede irradiar o extender a las piernas.

Es una forma de artritis que se obtiene como resultado del déficit de circulación de sangre en algún lugar específico del hueso.

Aunque la osteonecrosis o necrosis vascular sea una enfermedad degenerativa del esqueleto humano, cuyo lugar ideal de afectación es la cabeza del fémur, su segundo lugar predilecto es la rodilla, actualmente, se describen 2 tipos:

  • Osteonecrosis espontánea o primaria.
  • Osteonecrosis secundaria.

El 10% de los pacientes con osteonecrosis espontánea refieren la existencia de un antecedente traumático previo, así lo firma un artículo de revisión acerca de la Osteonecrosis espontánea de la rodilla, Barcelona-España[1].

Suele ser frecuente en mueres mayor que en hombrees, su causa no está descrita con exactitud pero gira en torno a algunos factores de riesgo como:

  1. Traumatismos o lesiones tipo fracturas.
  2. Dislocaciones de huesos.
  3. Vasos sanguíneos tapados por grasa.
  4. Anemia drepanocítica.
  5. Uso de corticoides.
  6. Alcoholismo y tabaco.
  7. Pacientes que sufren de lupus eritematoso sistémico.
  8. Pacientes con trasplante renal.

La osteonecrosis no traumática es más frecuente en varones, es bilateral en más del 60% de los casos y se presenta entre los 30 y 50 años de edad, se acuerdo al Manual de Merck[2].

Los síntomas habituales de la osteonecrosis son:

  • En un principio, el dolor se manifiesta durante las actividades pero luego en etapas posteriores, el dolor en la rodilla puede manifestarse hasta estando en reposo o descansando.
  • Limitación del movimiento que no suele presentarse en etapas tempranas de la osteonecrosis, si no cuando el dolor llega a ser incapacitante.

Para identificar esta afección a tiempo, es útil el reconocimiento de los síntomas, la valoración médica especializada e incluso la realización de una resonancia magnética.

¿Cómo tratar el dolor de rodilla en reposo por osteonecrosis?

Ya identificada esta enfermedad, el tratamiento está orientado en

  • Aliviar el dolor en primer lugar, para lo que se indica AINES o acetaminofén, aplicar calor local, duchas de agua caliente también será de utilidad.
  • Disminuir el tiempo en el que se está de pie o caminando.
  • Puede ser útil el uso de bastón para aliviar el peso sobre la rodilla afectada.
  • Ejercicios en el agua permiten fortalecer los músculos aledaños.
  • La artroscopia en este caso no será útil, ya que con ella no se modificaría el curso de esta afección.
  • La idea es evitar que el hueso muera, por lo que puede ser requerida la realización de una cirugía en donde se logre la descompresión para permitir que la sangre fluya.

Dolor de rodilla en reposo por gota

Igualmente, la gota es otra enfermedad que produce dolor de rodilla en reposo, esto no es más que una acumulación de cristales de ácido úrico en la articulación de la rodilla y otras articulaciones corporales, ocasionando inflamación dolorosa intensa e intermitente.

Es considerada además como un tipo de artritis, la causa principal de ella es que hay concentraciones elevadas de ácido úrico en sangre. Esto médicamente se denomina hiperuricemia.

La característica habitual de la gota es que el dolor aparece manera súbita en horas nocturnas, es decir, justamente durante el reposo, y aunque inicialmente suele manifestarse en el dedo hallux o dedo gordo del pie, también puede afectar a otras articulaciones como los tobillos y rodillas.

El ácido úrico proviene de la dieta que contienen alta cantidad de purinas, un compuesto orgánico que se encuentra en alimentos como los pescados azules (atún y sardina), mariscos y vísceras animales; en menor proporción, se encuentran en las carnes y en legumbres.

La gota así mismo se caracteriza porque la articulación se enrojece y se torna caliente, aparece también limitación del movimiento de la articulación. Estos síntomas en conjunto comúnmente se denominan ataque de gota y esto suele presentarse durante las noches.

Los ataques de gota también pueden incluir síntomas como:

  • Temperatura mayor a 38,5 °C.
  • Aumento de la frecuencia cardíaca o taquicardia.
  • Malestar general.

Existen algunos factores de riesgo para padecer de gota:

  1. Dieta rica en mariscos, carnes y bebidas alcohólicas como la cerveza.
  2. A mayor peso, mayor producción de ácido úrico y mayor dificultad para los riñones de eliminarlo.
  3. Padecer de enfermedades como diabetes mellitus, enfermedades renales, síndrome metabólico e hipertensión arterial no controlada condiciona la aparición de gota.
  4. El consumo de algunos medicamentos que, como efecto secundario, tienden a aumentar los niveles de ácido úrico. Esto ocurre en el caso de la aspirina y de los diuréticos tiazídicos.
  5. Además, hay mayor probabilidad de padecer de gota si hay algún miembro de la familia que también la padezca.
  6. La gota suele ser más frecuente en hombres con edades comprendidas entre los 30 y 50 años de edad.
Dolor de rodilla en reposo: causas y tratamiento - Dolor de rodilla en reposo por gota

¿Cómo tratar el dolor de rodilla en reposo por gota?

Antes de conocer el tratamiento ideal para tratar la gota, se debe tener en cuenta que el médico es el especialista para diagnosticarla y en la mayoría de los casos se necesitará:

  • Examen directo microscópico del líquido sinovial de la articulación de la rodilla.
  • Rayos X de la articulación afectada.
  • Valoración de los síntomas característicos.

Por otro lado, el médico debe indicar medicamentos que permitan mejorar la inflamación y el dolor de la articulación, sin dejar de un lado el reposo, la inmovilización de la articulación afectada, los cambios en la dieta, la pérdida de peso y la aplicación de hielo local para mejorar los síntomas descritos del ataque de gota.

El tratamiento médico está orientado a:

  1. Aliviar la crisis de inflamación, sobre todo, con el uso de antinflamatorios no esteroideos (AINES) desde el comienzo del ataque de gota hasta incluso varios días después, tal como lo especifique el especialista. Los corticoides (prednisona) también son útiles en caso de la crisis aguda de gota.
  2. Prevenir ataques posteriores de gota: esta medida incluye bajar de peso, evitar bebidas alcohólicas, suspender el uso de fármacos que tenga como efecto secundario el aumento de ácido úrico en sangre, cumplir una dieta baja en purinas.
  3. Por último, es efectivo disminuir los niveles de ácido úrico en sangre (<6mg/dl) para evitar que se formen nuevamente los cristales de este ácido en las articulaciones, para esto, resulta útil el tratamiento con alopurinol, el fármaco de elección para la gota, ya que al inhibir la xantina oxidasa, disminuye considerablemente la concentración de ácido úrico en sangre.

Otros medicamentos disponibles para tratar la gota son:

  • Febuxostat, utilizado cuando el alopurinol está contraindicado.
  • Uricasa, utilizado en última instancia debido a las reacciones alérgicas que puede presentarse tras su uso.
  • Probenecid y sulfinpirazona son medicamentos que permiten excretar el ácido úrico a través de la orina.

Dolor de rodilla en reposo: otras causas

Finalmente, existen otras causas por las que se puede presentar dolor de rodilla durante el reposo:

  • Dolor anterior de rodilla: también conocido como síndrome del dolor patofemoral, se caracteriza por estar asociado a otras lesiones debido a la sobreuso de la articulación de la rodilla. La característica del dolor anterior de rodilla es que tiende a ser agudo y puede afectar a ambas rodillas al mismo tiempo, empeorando especialmente cuando se permanece sentado por un largo tiempo. El dolor anterior de rodilla suele ser tratado con analgésicos, aplicación de compresas frías y reposo, puede indicarse además fisioterapia dependiendo si hay otras lesiones asociadas.
  • Torsión de los tendones: el dolor que se presenta en la rodilla también puede relacionarse con la torsión de los ligamentos o tendones, aunque esta lesión suele ocurrir durante la práctica deportiva. El dolor puede reflejarse incluso estando en reposo, puede evidenciarse también inflamación de la rodilla. Esta lesión suele ser tratada quirúrgicamente tras la reconstrucción del ligamento.
  • Bursitis de rodilla es otra causa que suele manifestarse con dolor en la rodilla durante la movilización y el reposo. Esta afección es la inflamación de un saco de contenido líquido que se denomina bursa y que se ubica cerca de la articulación de la rodilla. Habitualmente, la persona que padece de bursitis tiene restringida su movilidad debido al intenso dolor. La bursitis de rodilla suele tratarse con medicamentos que permiten mejorar los síntomas como los AINES y los corticoesteroides, puede incluso ser remitido al fisioterapeuta en caso de ser necesario.
  • Por último, la artritis reumatoide también puede ser causa de dolor de rodilla en reposo. Esta es una enfermedad crónica que afecta las articulaciones destacándose las rodillas, presentando clínicamente inflamación, dolor intenso, limitación a la movilización de la articulación y, raras veces, se manifiesta con fiebre y debilidad general. Generalmente, el dolor tiende a despertar a la persona durante el descanso.

Indistintamente de la afección, la mejor manera de determinar las razones del dolor de rodilla durante el reposo es tras la valoración del traumatólogo, quien indicará los exámenes necesarios e indicará el diagnóstico y tratamiento efectivo.

Dolor de rodilla en reposo: causas y tratamiento - Dolor de rodilla en reposo: otras causas

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Dolor de rodilla en reposo: causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Huesos, articulaciones y músculos.

Referencias
  1. Hospital de la Santa Creu i Sant Pau Barcelona. Osteonecrosis espontánea de la rodilla, 2009. Arthros. Disponible en: https://www.angelini.es/wp-content/uploads/Arthros-2009_2_sin-publi-cub.pdf
  2. Marvin E. Steinberg , MD, Perelman School of Medicine at the University of Pennsylvania. Osteonecrosis (ON), 2017.

Escribir comentario sobre Dolor de rodilla en reposo: causas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Dolor de rodilla en reposo: causas y tratamiento
1 de 4
Dolor de rodilla en reposo: causas y tratamiento

Volver arriba