Compartir

Herida que no cierra y supura: ¿qué hacer?

Herida que no cierra y supura: ¿qué hacer?

Son muchos y distintos los factores que juegan un papel en la cicatrización: cuestiones locales, como el tipo de herida o la zona donde se produjo la misma, o problemas de salud más generales que hagan que tu cuerpo no esté trabajando de la forma adecuada, como por ejemplo la diabetes. En estos casos mencionados las heridas pueden permanecer mucho tiempo abiertas e incluso pueden supurar.

Si quieres saber por qué se producen estos problemas de cicatrización y cómo tratarlos, sigue leyendo herida que no cierra y supura: ¿qué hacer? en ONsalus.

También te puede interesar: Cómo curar una herida infectada con puntos

Cómo es la cicatrización normal

La piel es un órgano muy importante para el cuerpo, no sólo protege las estructuras internas de agresiones y patógenos, sino que tiene otras numerosas funciones como la regulación de la temperatura, producción de vitamina D, recepción de estímulos sensoriales y absorción de rayos UV del sol.

Cuando ésta se daña se ponen en marcha una serie de complejos mecanismos que ayudan a su cicatrización, la misma consta de cuatro procesos diferentes:

  • Formación del coágulo: consiste en el freno que se le pone al sangrado y se produce inmediatamente después de producirse la lesión.
  • Inflamación: unos minutos después de producirse la herida y durante la primera semana llegan a la zona células que ayudan a proteger el tejido que se tiene que reparar, eliminando agentes infecciosos o que no sirven para la cicatrización.
  • Regeneración: aquí se genera una barrera protectora que favorece la llegada de los elementos que colaboran en la cicatrización. Comienza al tercer día desde que la piel se lastimó y puede durar hasta 20 días.
  • Maduración:Se trata de la organización en el tejido de la cicatriz, que colabora a que el mismo sea flexible, resistente y elástico, y puede durar hasta 2 años.

Si todo se produce dentro de lo esperado, la cicatrización será normal. Si es así, puedes consultar nuestro artículo: Pasos para curar una herida.

Herida que no cierra y supura: ¿qué hacer? - Cómo es la cicatrización normal

Causas de mala cicatrización

Son muchísimas las posibles causas por las que puede fallar el proceso de cicatrización. Aunque lo más frecuente es que se desarrolle de manera normal, si tu herida no cierra y supura puede que alguno de los elementos que tienen influencia sobre estos procesos esté afectado, con lo cual la normal cicatrización de los tejidos se verá afectada, haciendo que la herida tarde demasiado en cerrar o que se infecte fácilmente.

Entre las posibles causas de mala cicatrización existen:

Problemas a nivel local

Estos problemas surgen en el propio lugar de la herida y afectan al proceso de cicatrización, generando una herida que no cierra y supura:

  • Infección en la herida.
  • Infección en la zona del cuerpo donde está la herida.
  • Falta de tejido con lo cual los bordes de la herida no pueden aproximarse.
  • Demasiada tensión o movimiento en los tejidos.

Alteraciones del organismo

Una de las causas por la que una herida no cierra y supura puede ser por alteraciones del propio organismo. Un organismo con desequilibrio no puede acudir con todos los factores que producen la cicatrización, quizás porque esas alteraciones generales favorecen en cierto modo las infecciones o la inflamación. Son el caso de:

  • Enfermedades como la diabetes.
  • Falta de vitaminas.
  • Tratamientos con corticoides.

Herida permanentemente limpia

Si la herida que debe cicatrizar se limpia constantemente puede ser que los procesos que se tienen que dar en el lugar también se alteren, con lo cual la cicatrización será más lenta o no se producirá adecuadamente.

¿Qué hacer con una herida que no cierra y supura?

Como hemos visto, son muchas las razones por las cuales una herida no está cicatrizando de la manera adecuada. Además hay ciertas heridas a las cuales les cuesta un poco más este proceso de sanación, como es el caso de las lesiones grandes o aquellas producidas por un traumatismo importante.

Como primera medida, es muy importante que controles si la zona de la herida:

  • Está enrojecida.
  • Duele.
  • Está caliente.
  • Está hinchada.

Asimismo, ser consciente de si existen otros síntomas que acompañen a la herida que no cierra y supura, como:

  • Fiebre.
  • Malestar general.
  • Escalofríos.

Esto hará pensar que existe una infección, en cuyo caso es muy importante que acudas a un centro de salud para que puedan revisarte y controlar la lesión. Es importante que lo hagas de inmediato si padeces otras enfermedades que hagan que tus defensas sean bajas, como por ejemplo la diabetes.

Identifica si la herida está infectada

Es normal que una herida resume algo de líquido claro los primeros días, ya que será parte del proceso de sanación, pero si la supuración es abundante es posible que esté infectada. Otros síntomas son:

  • Mal olor.
  • Dolor.
  • La zona está muy caliente.
  • Inflamación.

Si la herida es producto de una cirugía o una intervención médica, es muy importante que acudas al centro donde fuiste atendido, ya que las complicaciones deben ser evaluadas por el profesional que te recibió en ese momento.

Hasta que puedas hacer una consulta puedes tomar en cuenta los siguientes consejos:

Mantén limpia tu herida

Limpia tu herida a base de agua y jabón en un primer momento, y luego solo con un antiséptico, puede ser iodo povidona los primeros días o alcohol cuando la herida comience a cerrar.

Solo se debe hacer una vez al día y tocando suavemente la superficie, ya que remover todo el tejido hará que la cicatrización sea más lenta o no se produzca adecuadamente.

Infusiones

Otra forma de mantener limpia la herida que no cierra y supura es preparando una infusión de manzanilla, la misma además tiene propiedades antiinflamatorias y procicatrizantes.

Pomadas

Si la herida está limpia, no duele y no está inflamada es probable que la cicatrización esté siguiendo su proceso normal. Puedes ayudar aplicando una pomada que favorezca la cicatrización como aquellas que contienen triodotironina o vitamina A.

Miel

Otra sustancia que es muy eficaz para ayudar a la cicatrización de la herida que no cierra y supura es la miel, ya que colabora a prevenir y tratar infecciones leves en los tejidos. Si tu médico no lo ha contraindicado y no hay una signos de infección importante puedes aplicarla sobre la herida.

Conoce más información sobre las propiedades de la miel para la piel en La miel ayuda a sanar heridas.

Reposo

Si la zona donde está la herida se mantiene en movimiento, se produce tensión en la piel, con lo cual la herida se abrirá y será más difícil que cicatrice. Ese reposo debe ser, dentro de lo posible, con la zona en alto para que favorezca el retorno venoso (es decir la vuelta de la sangre sucia al corazón, para que se limpie) y disminuirá la inflamación en la zona.

Alimentación saludable

Algo muy importante que ayudará a resolver la herida que no cierra y supura es que mantengas una alimentación saludable.

  • Deja de lado procesados: comida envasada, con colorantes, conservantes, azúcar, manteca vegetal y demás sustancias.
  • Reduce el consumo de: alcohol, lácteos, gluten, ya que aumentan la inflamación y mantienen tu metabolismo ocupado.
  • Busca consumir frutas y verduras crudas, frutos secos, semillas, miel, fermentados, germinados ya que te aportarán todos los nutrientes que tu cuerpo necesita para mantenerse en equilibrio y sanar.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Herida que no cierra y supura: ¿qué hacer?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Piel, cabello y uñas.

Bibliografía
  • Karppinen SM, Heljasvaara R, Gullberg D, Tasanen K, Pihlajaniemi T. Toward understanding scarless skin wound healing and pathological scarring. F1000Res. 2019;8:F1000 Faculty Rev-787. Published 2019 Jun 5. doi:10.12688/f1000research.18293.1
  • Martin P, Nunan R. Cellular and molecular mechanisms of repair in acute and chronic wound healing. Br J Dermatol. 2015;173(2):370‐378. doi:10.1111/bjd.13954
  • Zoumalan CI. Topical Agents for Scar Management: Are They Effective?. J Drugs Dermatol. 2018;17(4):421‐425.
  • Marshall CD, Hu MS, Leavitt T, Barnes LA, Lorenz HP, Longaker MT. Cutaneous Scarring: Basic Science, Current Treatments, and Future Directions. Adv Wound Care (New Rochelle). 2018;7(2):29‐45. doi:10.1089/wound.2016.0696

Escribir comentario sobre Herida que no cierra y supura: ¿qué hacer?

¿Qué te ha parecido el artículo?

Herida que no cierra y supura: ¿qué hacer?
1 de 2
Herida que no cierra y supura: ¿qué hacer?

Volver arriba