Compartir

Melanoma: tipos, síntomas, causas y tratamiento

Por Pablo Roca. Actualizado: 16 marzo 2018
Melanoma: tipos, síntomas, causas y tratamiento

Un melanoma es un tipo de cáncer que tiene lugar cuando aparecen células cancerosas entre los melanocitos. Los melanocitos son células que tienen la función de producir melanina, encargada de la pigmentación de la piel, como el hecho de ponernos morenos o la formación de pecas. Puede ser causado por una exposición excesiva a la luz solar, entre otros factores que explicaremos en este artículo. Uno de los síntomas que nos alertan de un melanoma es la formación de pecas o lunares que experimentan cambios en su tamaño, forma y color. En su fase inical, el melanoma tiene altas tasas de supervivencia, mientras que el riesgo de no superarlo aumenta cuando se produce metástasis. En ONsalus te explicamos los tipos, síntomas, causas y tratamiendos del melanoma.

También te puede interesar: Cáncer de piel: síntomas y tratamiento

Tipos de melanomas

El desarrollo del melanoma se explica en dos etapas. La primera afecta a la epidermis, por lo que no afecta a las capas profundas de la piel, sino a la parte externa, mientras que la segunda afecta a los tejidos profundos de la piel. En los hombres, suele aparecer en la espalda, cadera, cabeza o cuello; en las mujeres en las piernas o el tronco, a pesar de que pueden aparecer en otras partes del cuerpo que hacen más difícil de detectarlo. Entre los diferentes tipos de melanoma encontramos:

  • Melanoma de extensión superficial. Es el tipo más común en las personas de raza blanca. Se produce en más ocasiones en la zona del tronco en los hombres y en las piernas en las mujeres. Se presenta con una forma irregular, por lo que se puede apreciar la diferencia respecto a otras pecas. Su desarrollo es lento y puede aparecer uno o varios, presentando un color que puede varias entre negro, rosa, gris o marrón.
  • Lentigo maligno. Por lo general, se presenta en personas mayores habituados a tomar el sol, por lo que la mancha o manchas aparecen en dichas zonas. Al inicio, la mancha presenta un borde poco definido, que puede desaparecer y aparecer en otras zonas del cuerpo, presentando un color marrón.
  • Melanoma nodular. Su aparición es más común en el tronco y la cabeza, y es más frecuente en hombres que en mujeres. Su aparición suele darse en personas de entre 50 y 60 años y es el segundo tipo de melanoma más frecuente. Crece rápidamente y no presenta el aspecto de una mancha, sino más bien de un nódulo tumoral, es decir, de una masa de color marron, negro, rojizo o azulado que parece más una herida y que puede sangrar con frecuencia.
  • Melanoma lentigioso acro. Afecta en mayor proporción a la población negra y oriental, aunque también puede aparecer en personas con la piel blanca, sobre todo en la planta de los pies y en las manos. Su presencia no está relacionada con ninguna edad en concreto y su desarrollo se caracteriza por la formación de un tumor encima de la mancha que aparece inicialmente. Los colores pueden ser negro, rosa, gris o marrón y los bordes son irregulares.
Melanoma: tipos, síntomas, causas y tratamiento - Tipos de melanomas

Síntomas asociados a un melanoma

El síntoma principal que puede alertar de la presencia de un melanoma es el cambio en la forma, color o tamaño de un lunar. Cuando las células cancerosas aparecen y se reproducen, pueden aparecer nuevos o lunares o que aquellos que ya existían presenten cambios. Por ello, es importante realizar una revisión que podemos llevar a cabo nosotros mismos visualizando los lunares que tenemos en nuestra piel. El hecho de tener un lunar no implica que se tenga un melanoma, aunque aparezca uno nuevo; de hecho, todas las personas tenemos algún lunar en el cuerpo. Debemos observar los diferentes cambios en nuestros lunares para poder detectar los posibles síntomas que alertarían de un melanoma:

  • Cuando apreciamos que el color de un lunar es blanquecino, rojizo o azulado.
  • Cuando los bordes son irregulares, poco definidos.
  • Cuando un lunar no es simétrico, presentando una forma diferente en un lado que en otro.
  • Cuando percibimos un aumento del lunar o este mide más de 6 milímetros.
Melanoma: tipos, síntomas, causas y tratamiento - Síntomas asociados a un melanoma

Causas del melanoma

El término melanoma ha ganado reconocimiento en los últimos años. Esto se debe al número de casos que han aparecido como relación a una exposición excesiva al sol. Por ello, se ha concienciado a la gente de adoptar unos hábitos adecuados cuando se trata de realizar actividades en las que las personas se exponen al sol, como ir a la playa. Algunos de los factores que podrían conllevar a un mayor riesgo de padecer un cáncer de este tipo:

  • Tener lunares con características poco comunes.
  • Tener una elevada cantidad de lunares.
  • Los niños con lunares congénitos, es decir, que nacen con lunares.
  • Tener una piel y pelo claros.
  • Haber estado expuesto al sol con frecuencia y haberse quemado.
  • Tener antecedentes de familiares con melanomas o lunares con características poco comunes.
  • Tener más de 30 años y ser hombre.
  • En caso de tener un sistema inmunológico débil, existe un mayor riesgo de padecer diferentes tipos de cáncer de piel.
Melanoma: tipos, síntomas, causas y tratamiento - Causas del melanoma

Tratamientos para el melanoma

La detección temprana del melanoma, como en la mayoría de cánceres, es vital para aumentar considerablemente las posibilidades de supervivencia. En el caso de un melanoma, la tasa de supervivencia en su detección temprana es del 95%. Es muy importante acudir al médico cuando se detecta algunos de los síntomas anteriormente expuestos. El especialista médico será el encargado de recomendar el tratamiento más adecuado para combatir el cáncer de piel.

  • Cirugía. Consiste en el tratamiento más habitual que se aplica para combatir el melanoma. Se lleva a cabo una extracción del melanoma junto con tejido sano con el fin de evitar que las células cancerosas vuelvan a reproducirse. No es una intervención complicada y no implica un riesgo elevado para el paciente.
  • Quimioterapia. No es un tratamiento muy eficaz para el melanoma. Se realiza en caso de que exista metástasis y el cáncer se haya extendido a otras zonas del cuerpo, para poder eliminar las células alcanzando todos los lugares mediante la administración de fármacos vía intravenosa. Además, este tratamiento es el que presenta una mayor número de efectos secundarios, como fiebre, cansancio, vómitos, caída del pelo, entre otros.
  • Inmunoterapia. Se trata de uno de los tratamientos que más ha avanzado últimamente y consiste en la estimulación del sistema inmunológico fortaleciendo las defensas para combatir el melanoma. Para ello, lo más habitual es administrar interferones, una sustancia que el cuerpo produce de manera natural pero en pequeñas cantidades. En ocasiones se recurre a la combinación de inmunoterapia junto a quimioterapia con el objetivo de aumentar la eficacia del tratamiento.
  • Radioterapia. Consiste en la exposición a radiación de la zona donde existe un melanoma para eliminar las células cancerosas. Cuando se trata de un melanoma, el uso de este tratamiento es exclusivo en los casos en los que existe metástasis en huesos o cerebro.
Melanoma: tipos, síntomas, causas y tratamiento - Tratamientos para el melanoma

Prevención del cáncer de piel

Aunque no existe un remedio que permita evitar del todo la aparición de un melanoma, podemos tener en cuenta una serie de factores que pueden ayudar a prevenirlo de forma considerable. De hecho, la prevención más importante es evitar la exposición al sol, puesto que se trata de la causa principal del desarrollo de cáncer de piel. El sol contiene rayos ultravioleta, al igual que las máquinas artificiales para broncear la piel. Estos rayos dañan el ADN de las células de la piel, lo que puede llegar a dañar el ADN de los genes encargados del control del crecimiento de las células que forman la piel. Por ello, lo recomendable es tener en cuenta lo siguiente:

  • Proteger nuestra piel con crema solar adecuada. Esto implica la utilización de crema solar tanto en la playa, como en la montaña, aunque no estemos tomando el sol, o en cualquier otro lugar donde estemos expuestos al mismo.
  • Evitar tomar en sol en las horas en las que tiene un mayor impacto.
  • Protegerse otras zonas del cuerpo, como ojos y cabeza con gafas de sol y gorras.
  • No broncearse con las máquinas artificiales de rayos UVA.
  • Revisar cada cierto tiempo las pecas y lunares de nuestro cuerpo.
  • Tener en cuenta que el efecto del sol impacta más sobre la piel cuando esta esta mojada y cuando refleja en otros elementos como la nieve o cristales.
Melanoma: tipos, síntomas, causas y tratamiento - Prevención del cáncer de piel

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Melanoma: tipos, síntomas, causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Piel, cabello y uñas.

Escribir comentario sobre Melanoma: tipos, síntomas, causas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Melanoma: tipos, síntomas, causas y tratamiento
1 de 6
Melanoma: tipos, síntomas, causas y tratamiento

Volver arriba