Compartir

Picazón en la piel en el embarazo: causas

Natalia Ferrer - Periodista especializada en salud
Picazón en la piel en el embarazo: causas

La gestación es una etapa caracterizada por importantes cambios en nuestros cuerpo que se reflejan tanto a nivel externo como internamente. Los cambios hormonales que preparan a nuestro cuerpo para la formación de una nueva vida consiguen afectar diversos aspectos de nuestro cuerpo, incluyendo por supuesto la piel. Son muchas las mujeres que admiten sufrir de picores en el embarazo que les causan muchas molestias, sin embargo en la mayor parte de los casos esta condición es completamente normal y benigna. En ONsalus te explicamos con detalle las causas de la picazón en la piel en el embarazo y algunas soluciones para aliviar el problema.

Estiramiento de la piel del abdomen o los senos

La mayoría de las mujeres coincide que la picazón en la piel durante el embarazo se concentra principalmente en dos zonas: el abdomen y los senos. Esto se debe a que ambas áreas del cuerpo son las que más estiramiento sufren durante la gestación, ocasionando que si la dermis no se encuentra bien hidrata las fibras de la piel se rompan y se presenten las molestas estrías.

Este estiramiento ocasiona una importante comezón, sin embargo el problema se resuelve de forma simple con la hidratación apropiada. Para calmar el picor y evitar la formación de estrías se recomienda:

  • Utilizar cremas hidratantes aplicándolas en el abdomen y el pecho al menos 2 veces por día. Las lociones con urea o para pieles muy secas son ideales, aunque en el mercado también existen cremas especiales para el embarazo que te ayudarán a mantener tu piel en perfecto estado.
  • Toma baño usando jabón de avena. Este cereal es muy empleado para disminuir la comezón e hidratar la piel, por lo que es adecuado para todo el embarazo.
  • Puedes aplicar en las zonas afectadas un poco de vaselina, que también favorecerá la hidratación y te ayudará a tener la piel en perfecto estado.
  • No olvides consumir al menos 2 litros de agua al día, pues también es importante mantener la piel hidratada por dentro.
  • Evita los baños muy calientes que pueden acentuar las molestias, opta por baños tibios o frescos si el clima lo permite.
  • Usa ropa de algodón, que te ayudará a estar más cómoda e impedir que el picor se acentúe.
  • En caso de que la comezón sea muy importante, consulta con tu médico el uso de alguna crema que te ayude a calmarla.

Erupción polimorfa del embarazo

Se trata de la condición dermatológica más común del embarazo, siendo especialmente frecuente en mujeres primerizas, en quienes aumentan mucho de peso en la gestación y también en embarazos múltiples. La erupción polimorfa se caracteriza por un intenso picor que se presenta en cualquier momento del día sin causa aparente, a las semanas de manifestar este síntoma aparece su señal característica: lesiones rojizas y palpables en la piel que se van transformando en marcas definidas que pueden convertirse en vesículas con el paso de las semanas.

Los lugares donde más comúnmente aparecen son el abdomen y las caderas, pudiendo extenderse también al tronco y las extremidades. A pesar de la erupción tan importante, el feto no sufre ningún daño ante esta condición, cuya causa se desconoce aunque se cree que podría estar vinculada al estiramiento de la piel durante la gestación.

Esta condición debe ser diagnosticada por un dermatólogo mediante el análisis de las lesiones a través de una biopsia. El tratamiento consiste en cremas corticoides de aplicación tópica, solo en casos especiales los antihistamínicos orales pueden recomendarse.

Fuente: mexicofertil.com

Prurito del embarazo

Muchas veces confundido con el prurito normal de la gestación descrito anteriormente, el prurito del embarazo es una condición diferente que se presenta normalmente en el primer o segundo trimestre, caracterizada por una intensa comezón en zonas como los brazos o las piernas, que en ocasiones afecta también al abdomen.

La principal diferencia es que además de picor, se presentan lesiones en la piel que al tacto se sienten elevadas. Las mismas suelen contar con 1 centímetro de diámetro y ser rojizas y fáciles de ver. Se cree que su aparición se debe al incremento en los niveles de estrógenos durante el embarazo.

Ante estas señales se deberá visitar aun dermatólogo para un diagnóstico oportuno, normalmente con la aplicación tópica de una crema con corticoides el problema suele desaparecer. Esta condición no ocasiona ningún daño en el feto.

Herpes gestationis

Una condición menos común que las mencionadas anteriormente es el herpes gestationis, que suele aparecer en mujeres que han tenido otros partos anteriormente. Se caracteriza por el surgimiento de un picor intenso seguido, al cabo de unas semanas, por una erupción que aparece en el abdomen, alrededor del ombligo, para luego extenderse a otras zonas del cuerpo. Nunca afecta el rostro o las mucosas.

Las lesiones son como placas circulares pero luego pueden tornarse vesículas, esta condición surge entre las semanas 28 y 32 de embarazo y puede extenderse hasta el postparto. Al igual que las otras afecciones esta se detecta mediante estudios dermatológicos, pudiendo tratarse con corticoides tópicos y por vía oral.

El herpes gestationis puede ocasionar retardo en el crecimiento del feto y partos prematuros, además el bebé puede nacer con una pequeña erupción que desaparecerá al cabo de unas semanas.

Fuente: sandyflann.com

Foliculitis en el embarazo

Con lesiones muy similares al acné, esta condición suele manifestarse en el segundo trimestre del embarazo, causando picores y molestias. Sus causas se desconocen sin embargo esta afección no afecta al feto y desaparece con el parto.

A pesar de ello, y si las molestias son muchas, puede tratarse con el uso de corticoides tópicos.

Colestasis intrahepática

Mucho menos común que todas las condiciones anteriores, otra de las causas de la picazón de la piel en el embarazo es la colestasis intrahepática, una afección que se presenta en el tercer trimestre de embarazo que se caracteriza por comezón en las palmas de las manos, las plantas de los pies, para luego extenderse a los brazos, las piernas y el rostro. Cuando la futura madre se rasca se producen lesiones debido a este hábito, haciendo que la condición sea más visible y molesta. Además puede producirse una coloración amarilla en la piel.

Esta condición se presenta cuando, debido al incremento de estrógenos, la bilis deja de fluir adecuadamente hacia los intestinos para digerir los alimentos, lo que produce que las sales de la bilis se acumulen en la sangre dando pie a esta patología. Un simple análisis de sangre bastará para diagnosticarla, aplicando el tratamiento que el especialista considere más oportuno.

La importancia de consultar a tu médico

La picazón en la piel en el embarazo es una condición que se presenta de manera común y que, si no viene acompañada de lesiones u otros síntomas, puede tratarse fácilmente con una hidratación oportuna y un buen cuidado de la piel. Sin embargo cuando se trata de un picor incontrolable o se da la aparición de pápulas, marcas o lesiones, resulta importante consultar a un médico para descartar cualquiera de las condiciones mencionadas anteriormente y aplicar el tratamiento adecuado.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Picazón en la piel en el embarazo: causas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema reproductor femenino.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Picazón en la piel en el embarazo: causas

¿Qué te ha parecido el artículo?

Picazón en la piel en el embarazo: causas
Fuente: mexicofertil.com
Fuente: sandyflann.com
1 de 5
Picazón en la piel en el embarazo: causas