Compartir

Pie cavo: causas, síntomas y tratamiento

Por Marta Vicente, Periodista especializada en salud y bienestar. 26 enero 2016
Pie cavo: causas, síntomas y tratamiento

En el lado opuesto de lo que se denomina pie plano, encontramos el pie cavo, una anomalía podal en la que el arco plantar se presenta de forma muy elevada, siendo bastante más superior a lo que se puede observar en unos pies normales. Esta deformidad puede desarrollarse a cualquier edad y debido a que el punto de apoyo del pie se ve reducido considerablemente, puede provocar dolores en la zona anterior y posterior del pie y aumentar el riesgo de padecer otras lesiones como talalgia, espolones calcáneos, esguinces, lumbalgias, entre otras. Por ello, es tan importante acudir al podólogo cuanto antes e iniciar el tratamiento adecuado, pues en la mayoría de casos será necesario el uso de plantillas o dispositivos ortopédicos, la realización de ejercicios terapéuticos y llevar otro tipo de calzado para evitar que la condición se agrave. En ONsalus te explicamos con detalle cuáles son las causas, los síntomas y el tratamiento del pie cavo, ¡presta atención!

Causas del pie cavo

El pie cavo es una anomalía podal mucho menos frecuente que el pie plano, y es una condición que puede estar causada por diferentes factores, tal y como explicamos a continuación.

Por un lado, en muchos casos la anormal y excesiva elevación de la bóveda plantar aparece en consecuencia a algún tipo de enfermedad o trastorno neurológico, como puede ser el caso de padecer parálisis cerebral, distrofia muscular, aplopejía, enfermedad de Charcot-Marie-Tooth, espina bífida, entre otras.

En otros casos, su padecimiento se debe a una anomalía estructural hereditaria. Además, a pesar de que no se ha podido demostrar científicamente, los especialistas han señalado que se trata de una condición que cuenta con una elevada frecuencia familiar, siendo más propensas así a padecerla aquellas personas que tienen familiares directos con pie cavo.

También es conveniente señalar que hay casos en los que la causa es idiopática, esto quiere decir que se desconoce el factor exacto que ha originado esa elevación del arco plantar. De todos modos, sea cual sea su origen, es fundamental un diagnóstico médico certero, ya que el tratamiento dependerá de la causa subyacente y se deberá iniciar lo más rápido posible para evitar que el pie cavo se agrave.

Síntomas del pie cavo

Cuando se tiene pie cavo, se sufre de una disfunción de la musculatura del pie, la cual se caracteriza concretamente por una bóveda plantar elevada de manera excesiva y una exagerada convexidad, lo cual provoca que el apoyo del pie se reduzca a solos dos puntos, el área metatarsal, es decir la parte de debajo de los dedos, y la zona del talón.

Esta falta de apoyo hace que las personas con pie cavo sean mucho más inestables al caminar y, a larga, experimenten síntomas como los que detallamos seguidamente:

  • Acortamiento de la longitud del pie, lo que acaba provocando lo que se denomina dedos en martillo o dedos del pie en garra (flexionados hacia dentro o como un puño).
  • Dolores en las almohadillas de la planta del pie, debido a que la zona metatarsal es uno de los únicos puntos de apoyo del pie.
  • Dolores en el área del talón, que es lo que denomina médicamente como talalgia, y/o aparición de espolones calcáneos.
  • Aparición de callosidades en las zonas de apoyo, debido a la excesiva carga a la que se ven sometidas.
  • Cansancio y dificultades para mantenerse de pie sin moverse.
  • Dificultades para calzarse los zapatos de forma adecuada.
  • Padecimiento de lumbalgias constantes. Esto se produce porque la tensión que sufre la planta en un pie cavo se acaba trasladando al tendón de Aquiles y al resto de la musculatura posterior de la pierna.
  • La falta de apoyo que existe también hace que la persona afectada sea más propensa a tener esguinces y otras lesiones en las rodillas.
  • En los casos más acusados, es posible que se llegue a desarrollar artrosis en las articulaciones del pie.

Además de estos síntomas del pie cavo, algunos pacientes pueden sufrir una caída del pie y que los músculos de este y el tobillo se debiliten en exceso, provocando por consiguiente que al caminar se arrastre el pie para dar un paso. Generalmente, este es un signo asociado a la existencia de un trastorno neurológico subyacente.

Pie cavo: causas, síntomas y tratamiento - Síntomas del pie cavo

Pruebas para diagnosticar el pie cavo

Es importante decir que se observan dos tipos distintos de pies cavo: el pie cavo posterior, en el cual se presenta una mayor caída de la zona del talón; y el pie cavo anterior que, por el contrario, se contempla una mayor caída en la zona metatarsal y que suelen presentarse los dedos en garra. Esta última es la forma que se da con mayor frecuencia, aunque también es posible que haya casos en los que se den ambos tipos al mismo tiempo.

Para llevar a cabo el diagnóstico médico, el especialista revisa detalladamente la historia clínica del paciente, examina el pie para comprobar si existe un arco plantar demasiado elevado, así como si existen callosidades o los dedos están excesivamente flexionados. Además, se deberá contemplar la forma de caminar, la coordinación de la persona y la resistencia muscular del pie. Es muy probable que se recomiende la realización de radiografías para que el diagnóstico sea certero y seguro, estas pueden ser exclusivamente del pie, de toda la extremidad inferior o también de otras partes como la columna vertebral.

Pie cavo: causas, síntomas y tratamiento - Pruebas para diagnosticar el pie cavo

Tratamiento del pie cavo

Por lo general, los pies cavos no suelen generar demasiadas molestias, a no ser que estén ocasionados por una enfermedad neurológica. De todas formas, el tratamiento dependerá en gran medida del tipo de pie cavo que se presente, así como de la gravedad de los síntomas y el estado en el que se encuentre el pie.

Hay diferentes tratamientos recomendados para aliviar los dolores y los síntomas que provoca esta anomalía podal, así como para evitar que el cuadro se agrave. Es importante seguir las indicaciones del médico o podólogo en todos los casos y realizar los tratamientos prescritos por el mismo.

  • Uso de plantillas ortopédicas personalizadas: se colocan plantillas hechas a medida dentro del calzado con el fin de que la carga que recibe el pie se reparta de manera homogénea y se tenga una mayor estabilidad y amortigüación al caminar.
  • Cambiar el calzado: es fundamental realizar cambios en el calzado habitual y, en su lugar, optar por zapatos que sean cómodos, flexibles y que permitan la movilidad total del pie, especialmente en la parte delantera. También se puede recomendar el uso de zapatos ortopédicos que tengan una horma alta o suelas más gruesas y anchas.
  • Ortesis: el especialista puede aconsejar el uso de algún aparato ortopédico para aportarle al pie y al tobillo más estabilidad y tratar de corregir, en la medida de los posible, la caída del pie.
  • Ejercicios terapéuticos: hay determinados ejercicios de estiramiento, equilibrio movilidad que pueden ser favorables para el pie cavo, así como para lograr reeducar los músculos de la piernas.
  • Masoterapia: es la agrupación de diferentes técnicas de masaje con fines terapéuticos, muy beneficiosa para favorecer la curación y rehabilitación de determinadas lesiones corporales.
  • Cuando el pie cavo genera severas molestias o dolores, puede ser aliviador caminar descalzo sobre algunas superficies como arena, hierba o las alfombras de casa.
Pie cavo: causas, síntomas y tratamiento - Tratamiento del pie cavo

¿En qué casos es necesaria la cirugía?

Una intervención quirúrgica puede ser necesaria en aquellos casos graves de pie cavo, en los que el dolor se vuelve crónico, no se reduce y no se consigue mejorar la estabilidad llevando a cabo los tratamientos mencionados anteriormente.

El especialista decidirá cuál es la técnica quirúrgica que se debe emplear en función de las particularidades de cada caso y se procederá a corregir todas las causas de esta deformidad en el pie.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Pie cavo: causas, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Huesos, articulaciones y músculos.

Escribir comentario sobre Pie cavo: causas, síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Pie cavo: causas, síntomas y tratamiento
1 de 4
Pie cavo: causas, síntomas y tratamiento

Volver arriba