Compartir

Polución nocturna: qué es, causas y cómo evitarla

 
Por Ivonne Nieves Blanco, Médico Cirujano. 29 abril 2020
Polución nocturna: qué es, causas y cómo evitarla

El término de poluciones nocturnas se conoce de manera frecuente como eyaculación nocturna involuntaria.Recibe estos nombres ya que durante el sueño en la noche pueden existir eyaculaciones, a las que también se les conoce como sueños húmedos.

Las poluciones nocturnas pueden presentarse desde la adolescencia hasta la edad adulta, aunque son más frecuentes durante el primer período. Para algunos padres esto puede pasar desapercibido, ya que los jóvenes no se sienten cómodos hablando de este tema con sus padres.

La aparición de las poluciones nocturnas puede deberse a varias causas que afortunadamente pueden ser controladas. Si quieres conocer más acerca de la polución nocturna: qué es, causas y cómo evitarla, continúa leyendo este artículo de ONsalus, donde tendrás más información sobre las eyaculaciones nocturnas involuntarias.

Qué es la polución nocturna

La polución nocturna es una eyaculación involuntaria que ocurre en los hombres cuando están dormidos durante la noche. Suelen evidenciarse durante la adolescencia, pero también se presentan en los adultos.En algunos hombres puede pasar desapercibido, sin interrumpir sus sueños; al despertar solo se dan cuenta de que su ropa interior se encuentra manchada de semen, en cambio, otros suelen despertarse durante la salida del semen.

La polución nocturna ocurre en la etapa REM del sueño, es el momento donde el cuerpo adquiere una mayor oxigenación, por lo que existe más flujo de sangre hacia los genitales y esto puede generar una erección que favorece la salida del semen. En los adolescentes se pueden presentar unas 2 o 3 veces por semana, sin embargo, en los adultos que tienen escasa actividad sexual se puede evidenciar un mayor número de veces.

Es bueno tener claro que la polución no se debe confundir con la eyaculación. Esta última es la pérdida de semen producida por un orgasmo, mientras que en la polución hay disminución de semen sin orgasmo.

Causas de polución nocturna

Cabe destacar que la polución nocturna no es indicativa de ninguna anormalidad o alteración fisiológica en el organismo. Las eyaculaciones nocturnas involuntarias se pueden presentar por diferentes causas, entre las cuales se encuentran:

Niveles elevados de testosterona

Es una de las razones más comunes de polución nocturna durante la adolescencia. Al encontrarse elevada, se evidencia un aumento en la producción de esperma dentro del organismo, lo que trae como consecuencia la necesidad de liberar el exceso del cuerpo a través de poluciones nocturnas.

Abstinencia sexual prolongada

Los largos periodos de abstinencia sexual promueven el aumento de emisiones o polución nocturna por el volumen acumulado en el cuerpo de semen. En definitiva, la falta de actividad sexual puede ser un factor que estimule la eliminación del semen del cuerpo.

Sueños eróticos

La aparición de sueños eróticos puede ser un estímulo para que se produzcan los sueños húmedos o emisión de esperma de forma involuntaria. Debes tener en cuenta que también puede presentarse sin la presencia de ellos.

Compresión en el prepucio

La compresión sostenida del prepucio mientras se duerme boca abajo estimula la aparición de polución nocturna por la sensibilidad elevada, producto de los nervios presentes en la mencionada zona. La polución nocturna por esta causa se presenta con mayor frecuencia durante la adolescencia.

Inflamación de la próstata

Esta es una de las causas menos frecuentes que dan origen a la polución nocturna, pero la próstata inflamada puede ocurrir como consecuencia del aumento de tamaño de la glándula, así como también por la incapacidad de mantener una erección sostenida.

Cómo evitar la polución nocturna

Afortunadamente, la polución nocturna no es una enfermedad y puedes evitarla de la mano de especialistas. A continuación, conocerás que hacer en el caso que padezcas de esta afección:

  • Practica ejercicio físico: es una excelente ayuda para prevenir la polución nocturna, en especial los ejercicios realizados al aire libre, donde debas hacer inclinaciones de cintura; también serán de gran ayuda aquellos donde ejercites los brazos y las piernas.
  • Si la polución nocturna que presentas es de origen nervioso, pon en práctica técnicas de relajación como por ejemplo el yoga. Asegúrate de emplearlas con frecuencia para obtener mejores resultados.
  • Debes dormir en una habitación ventilada y fresca con una cama dura, en una posición de lado o boca arriba. En este sentido, asegúrate de usar ropa cómoda que te quede holgada.
  • La masturbación es una manera muy eficaz de expulsar los espermatozoides que se encuentran en el interior del organismo, esta técnica ayuda a disminuir la polución nocturna.

Un médico especialista en urología es el indicado para orientarte en el tratamiento a seguir para evitar que se presenten las poluciones nocturnas. En el caso de los adolescentes, un especialista en psicología es también de una gran ayuda para recibir la orientación y evitar que se presenten las poluciones nocturnas.

Por último, la comunicación es importante, no dudes en hablar con tu médico o especialista. Si eres joven, involucra a tus padres, no los dejes por fuera.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Polución nocturna: qué es, causas y cómo evitarla, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema reproductor masculino.

Bibliografía
  • Kusnetzoff, J. C. (1985). Monitoreo de tumescencia peniana nocturna (mtpn). Revista Argentina de Urología, 51(3), 24-27.
  • Medina, M. F. G. (2002). Sexualidad en la educación: talleres para niños y adolescentes. Ediciones Gamma SA.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Polución nocturna: qué es, causas y cómo evitarla
Polución nocturna: qué es, causas y cómo evitarla

Volver arriba