menu
Compartir

Por qué tengo resequedad en el pezón y cómo curarla

 
Por Delfina Viana. Médica.. 30 junio 2021
Por qué tengo resequedad en el pezón y cómo curarla

La piel de los pezones puede verse afectada por la sequedad que sufren otras zonas de la piel. El problema es que al ser una zona tan sensible puede provocar dolor, puede lastimarse e incluso infectarse.

Entre otras razones de esta resequedad se encuentran: la alergia, la irritación que puede producirse por la lactancia o el contacto de sustancias nocivas, y de manera menos frecuente por psoriasis o ciertos tipos de cáncer.

A continuación, en este artículo de ONsalus, damos respuesta a la pregunta "por qué tengo resequedad en el pezón y cómo curarla".

También te puede interesar: Por qué salen costras en el pezón

Piel seca

Esta es la causa más común de resequedad en los pezones. Esta zona tan delicada manifiesta signos de sequedad al igual que el resto de la piel y tu organismo con síntomas como estreñimiento, uñas frágiles o insomnio.

La sequedad en la piel de los pezones puede generar dolor al roce y grietas. Es más común en épocas donde el clima es más seco, tanto en momentos de calor como frío.

Si tenemos en cuenta algo muy básico como nuestros hábitos también en ellos podemos encontrar algunas causas de sequedad que no solemos asociar a este estado de desequilibrio. Tal es el caso de una dieta muy seca y con alimentos poco saludables, el consumo de alcohol y café, el exceso de ejercicio, el uso excesivo de pantallas, la ansiedad, el estrés, entre otros.

Cómo curar la resequedad causada por sequedad en el cuerpo

Inmediatamente, pensarás que solo basta con tomar más agua, pero esto no es suficiente. Para hidratar y nutrir adecuadamente la piel de tus pezones, es importante incorporar además grasas saludables, una dieta saludable, aceites en la piel y evitar las reales causas de la resequedad.

Grasas saludables

La más recomendable que además favorece la digestión y la absorción de nutrientes en todos los tejidos es la mantequilla clarificada o ghee. Se trata de mantequilla de vaca a la cual se somete a un proceso muy simple por el que se separa de ella todo lo que no es tan saludable como los aditivos, la sal y las proteínas.

Es suficiente con reemplazar el uso de otros aceites por ghee e incorporarlo en tus preparaciones, sirve para untar y también para mezclar con los cereales, como el arroz y la avena.

Alimentos que humectan la piel

Los cereales integrales son fundamentales para mantener la adecuada nutrición de tus tejidos, sobre todo, este es el caso del arroz, el trigo, la avena.

Por otro lado, el consumo moderado de leche de buen origen y tibia también ayuda a recuperar la hidratación, no así otro tipo de lácteos o aquellos con conservantes o aditivos.

Prefiere vegetales como el zapallo, la zanahoria y la remolacha y frutas como los cítricos, el durazno, la ciruela y las uvas.

Aceites en la piel

Para mejorar la hidratación de la piel por fuera, es preferible el uso de aceites sin otros componentes, como el aceite de sésamo o el aceite de coco. Puedes entibiarlos un poco antes de aplicarlos no solo en los pezones, sino en toda la piel. De esa manera, se favorece la circulación y mejora la nutrición de los tejidos.

Otras cremas pueden ser irritantes. Puedes también aplicar alguna infusión o ungüento con caléndula, miel o manzanilla en la zona de piel más irritada, una vez al día.

Evitar las causas reales de la resequedad de la piel

La piel se reseca no solo por la dieta, la falta de hidratación o el clima. Si tienes en cuenta algunos de los siguientes consejos verás cómo tus pezones también mejoran poco a poco, pero definitivamente:

  • Procura comer en horarios regulares, en lo posible alimentos saludables que no te resequen.
  • Realiza ejercicio a diario: unos 30 minutos acorde a tu capacidad física es suficiente. El exceso de actividad física también reseca el cuerpo.
  • Duerme de manera adecuada: tu cuerpo necesita entre 7 a 8 horas de descanso por la noche. Acostarte muy tarde dificulta el sueño profundo, favorece el insomnio y esto reseca el cuerpo.
  • Evita el uso excesivo de pantallas: tanto el ordenador, la televisión como los dispositivos móviles excitan en exceso el sistema nervioso y esto facilita la resequedad. Procura usarlas cuando realmente lo necesitas e intenta dejarlas de lado en las últimas horas de la tarde y la noche.
  • Identifica si padeces ansiedad, miedo, sensación de pérdida o vacío en tu vida. Estas son causas reales de sequedad corporal, reconocerlas te ayudará a sentirte mejor.

Alergia

Puede que tu piel sea reactiva a ciertas sustancias y esto desencadene erupciones, descamación y resequedad en la piel de los pezones y otras áreas del cuerpo.

La ropa sintética, las cremas no naturales, lociones y jabones también pueden ocasionar alergia.

¿Qué hacer?

Como este problema suele asociarse con piel seca, te recomendamos seguir los consejos indicados en el apartado anterior para mejorar esta sequedad corporal.

Por otro lado, es importante que evites aquellas sustancias que te generan alergia, tanto alimentos como aquellas que apliques o estén en contacto con la piel de tus pezones.

Puedes recurrir al uso de antialérgicos o cremas con corticoides, pero eso solo calmará el síntoma y no resolverá el problema de raíz.

Dermatitis de contacto

La irritación que pueden generar algunas sustancias sobre la piel delicada de los pezones es una posible causa de resequedad, erupción, enrojecimiento y descamación.

¿Qué hacer?

Evitar el uso de lociones, jabones no naturales, perfumes, ropa de tela sintética es clave para ir mejorando la dermatitis, así como mantener hidratada la piel tanto por fuera, con aceites naturales, como por dentro, a través de hábitos saludables.

Descamación durante la lactancia

Los primeros días de maternidad son todo un desafío. La lactancia materna puede dar lugar a la irritación de los pezones. Se trata de momentos de aprendizaje y muchos cambios, esto también genera sequedad en el resto del organismo, por lo cual estar atenta a mantener buenos hábitos es clave para mejorar rápidamente y disfrutar de ese vínculo tan hermoso que genera la lactancia.

¿Qué hacer?

La resequedad e irritación de los pezones puede mejorar grandemente si expones tu piel al aire, al sol, la mantienes hidratada con aceites naturales o con ghee.

Puedes aplicar alguna infusión o ungüento con caléndula, la cual es antiinflamatoria y cicatrizante.

Es muy importante que intentes descansar y mantenerte tranquila, ya que es fundamental para recuperar poco a poco tu equilibrio corporal.

En el siguiente artículo puedes ver más detalles sobre Cómo curar pezones agrietados por la lactancia.

Por qué tengo resequedad en el pezón y cómo curarla - Descamación durante la lactancia

Psoriasis

Se trata de una enfermedad que causa inflamación en la piel y suele ubicarse en otras zonas de manera frecuente, como los codos, las rodillas, las manos o la cara, pero también puede distribuirse por toda la piel y afectar a los pezones.

Con frecuencia, se observan zonas enrojecidas con resequedad y descamación que pueden picar notablemente. Suele alternarse episodios de inflamación intercalados con otros donde la piel está aparentemente sana y suele tener relación con momentos de mayor estrés.

Tratamiento

La psoriasis se considera una enfermedad crónica, pero debes saber que si tomas a tu cuerpo como un todo y adoptas buenos hábitos puedes sentirte mucho mejor.

Es fundamental identificar qué situaciones y emociones te desencadenan esta reacción en la piel para poder sanar poco a poco.

Mantener tu piel bien hidratada por dentro y por fuera te ayudará a sentirte mejor.

Si acudes a una o un especialista puede indicarte medicación antiinflamatoria, corticoides y cremas que disminuyan la inflamación y reacciones de tu piel.

Cáncer

Es una causa muy poco frecuente de resequedad en los pezones. Pueden aparecer lesiones que molestan, supuran o se presentan como descamación o inflamación. Un caso particular es la enfermedad de Paget de seno.

¿Qué hacer?

Además de realizar una consulta médica, es imprescindible que adoptes hábitos saludables que ayuden a tu cuerpo a recuperarse del desequilibrio que padece. Revisa tu alimentación, adopta un buen descanso, realiza ejercicio físico moderado y busca aquello que te genere bienestar.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué tengo resequedad en el pezón y cómo curarla, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema reproductor femenino.

Bibliografía
  • Stone K, Wheeler A. A Review of Anatomy, Physiology, and Benign Pathology of the Nipple. Ann Surg Oncol. 2015;22(10):3236‐3240. doi:10.1245/s10434-015-4760-4
  • Waldman RA, Finch J, Grant-Kels JM, Stevenson C, Whitaker-Worth D. Skin diseases of the breast and nipple: Benign and malignant tumors. J Am Acad Dermatol. 2019;80(6):1467‐1481. doi:10.1016/j.jaad.2018.08.066
  • Niazi A, Rahimi VB, Soheili-Far S, et al. A Systematic Review on Prevention and Treatment of Nipple Pain and Fissure: Are They Curable?. J Pharmacopuncture. 2018;21(3):139‐150. doi:10.3831/KPI.2018.21.017

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
Por qué tengo resequedad en el pezón y cómo curarla
1 de 2
Por qué tengo resequedad en el pezón y cómo curarla

Volver arriba