Compartir

Qué son los corticoides y sus efectos secundarios

 
Por Melanie Re. 27 octubre 2017
Qué son los corticoides y sus efectos secundarios

En la actualidad, son varias las alteraciones que son tratadas con fármacos que incluyen corticoides o corticosteroides, hormonas que juegan un papel importante en diversos procesos del organismo y cuyo efecto antiinflamatorio e inmunosupresor mejoran el estado de dichas enfermedades, sobre todo en aquellas que no son curables y es necesario mantener un control sobre los síntomas.

A pesar de ofrecer beneficios en la salud de quien sufre algún trastorno, también es conocido que es posible presentar ciertos síntomas negativos por su uso, por lo que algunas personas prefieren no seguir un tratamiento que incluya a estas hormonas; sin embargo, si se siguen las indicaciones precisas del médico, los riesgos son menores. Si te interesa tener mayor información sobre qué son los corticoides y sus efectos secundarios, te invitamos a leer el siguiente artículo de ONsalus.

Qué son los corticoides

Los corticoides son un tipo de hormonas que integran al grupo de esteroideas y que son segregadas naturalmente en el cuerpo a través de la corteza suprarrenal de las glándulas suprarrenales, las cuales se ubican justo en la parte superior de los riñones. Estas hormonas se pueden clasificar en glucocorticoides, como el cortisol, y los mineralocorticoides, entre ellos, la aldosterona.

En el organismo, cumplen funciones importantes para mantenerse saludable, ya que los corticoides están involucrados en procesos fisiológicos como el procesamiento e incorporación de los carbohidratos que se adquieren de los alimentos, en la desintegración de las proteínas a una forma más simple para su absorción, regulan la cantidad de electrolitos en el plasma y mantienen en el estado indicado el sistema inmunológico y el desarrollo óseo. Asimismo, intervienen ante diversas alteraciones, como la inflamación, el estrés y la retención de sodio en los riñones.

Para qué se utilizan los corticoides

Dichas hormonas han sido sintetizadas artificialmente para incluirlas en diversos productos farmacológicos, por lo que es posible encontrarlas en varias presentaciones en las distintas vías de administración, tanto oral, parenteral, tópica e incluso inhalatoria. Entre los medicamentos más utilizados, destacan la hidrocortisona, dexametasona, prednisona, beclometasona y la betametasona.

Gracias al efecto de los corticoides en el organismo, especialmente por ser antiinflamatorios, vasoconstrictores e inmunosupresores, se utilizan en gran medida para tratar numerosas patologías, por ejemplo:

  • Autoinmunes: lupus eritematoso y artritis.
  • Respiratorias: asma, bronquitis aguda y enfermedad pulmonar obstructiva crónica o EPOC.
  • Dermatológicas: dermatitis, eccema y psoriasis.
  • Oftalmológicas: alergias estacionales, uveítis y conjuntivitis.
  • Renales: síndrome nefrótico y glomerulonefritis.
  • Gastrointestinales: enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa.
  • Neoplásicas.
  • Insuficiencia suprarrenal: enfermedad de Addison.

Por otro lado, puede ser empleado para contrarrestar los síntomas posteriores a la quimioterapia, como el vómito y las náuseas. También se usa en el tratamiento de shock séptico, tendinopatía, dolor lumbar, lesiones de la médula espinal y al tener un efecto sobre el sistema inmunitario es de ayuda para disminuir la probabilidad del rechazo de algún órgano trasplantado.

Qué son los corticoides y sus efectos secundarios - Para qué se utilizan los corticoides

Tratamientos con corticoides

Ahora que ya sabemos qué son los corticoides y para qué se utilizan, es importante señalar que los fármacos que contienen algún derivado de los corticosteroides tienen un efecto fuerte en el organismo, motivo por el cual su administración debe ser únicamente indicada por el médico y siempre bajo su supervisión mientras dure el tratamiento.

Asimismo, dependiendo del padecimiento que se sufra, su grado de afectación y el estado de salud en general de la persona será el tratamiento otorgado, en el que el especialista recetará el tiempo en que se suministren las hormonas, la vía de administración, el tipo de medicamento y la dosis del mismo. Es importante no automedicarse, alterar la dosis, suspender o reiniciar su uso sin consultarlo con el médico, ya que podrían generarse complicaciones o la presencia de efectos secundarios.

El tratamiento con corticosteroides no suele ser mayor a 6 meses, tiempo permitido solo en ciertas enfermedades. En general, no se receta su uso por periodos prolongados ni continuos, siendo solo de unos días para alteraciones como el dolor lumbar, cuya dosis inicial es la máxima y disminuye gradualmente hasta terminar el tratamiento; mientras que, en circunstancias de emergencia, se llega a optar por productos corticoides de inicio rápido como las inyecciones.

Por otro lado, si por alguna circunstancia es necesario terminar antes de tiempo el tratamiento, es indispensable seguir las instrucciones del médico para disminuir la dosis gradualmente, ya que la suspensión brusca de la administración de corticoides puede alterar o interrumpir ciertos procesos vitales, por ejemplo causar una crisis de insuficiencia suprarrenal aguda que puede llegar a ser mortal.

Corticoides: efectos secundarios

Como en todo medicamento, existe el riesgo de que haya efectos secundarios por corticoides, los cuales están vinculados al tipo de fármaco y sobre todo al tiempo utilizado y la dosis. Por ello, no todos los productos con dichas hormonas pueden provocar las mismas reacciones en el organismo.

Cuanto más tiempo se esté expuesto al efecto de los fármacos corticosteroides y a dosis altas, hay una mayor probabilidad del desarrollo de diversas reacciones adversas, en ocasiones, alteraciones serias y, por el contrario, a corto plazo los síntomas negativos frecuentemente son leves, como indigestión, mareos o calambres. Por este motivo, es importante mantenerse siempre bajo control médico e indicar al especialista si se nota la presencia de algún malestar.

Teniendo en cuenta la vía de administración, se pueden clasificar varios de los síntomas adversos, aunque algunos de estos se pueden presentar en una o más de las maneras en que se suministra. Dentro de los efectos secundarios de corticoides se encuentran:

  • Vía oral: debido a que el efecto se propaga por todo el organismo, hay mayores reacciones secundarias. A corto plazo, las más frecuentes son la retención de líquidos, presión arterial alta, insomnio, nerviosismo, aumento de peso corporal y mayores depósitos de grasa, glaucoma, cambios de humor y depresión. Mientras que a largo plazo podría generar irregularidad menstrual, predisposición a infecciones, arterioesclerosis, presencia fácil de moretones, cicatrización lenta, estrías, gastritis, pancreatitis, descalcificación ósea, alteraciones articulares, cataratas, delirio y aumentar la glucosa en sangre e incluso desarrollar diabetes.
  • Vía parenteral: los efectos secundarios se limitan a la zona cercana de la punción, especialmente, dolor, infección, cambios de pigmentación de la piel y reducción en el grosor del tejido no óseo, como el músculo, la grasa o los vasos sanguíneos.
  • Vía inhalada: ronquera y candidiasis bucal.
  • Vía tópica: acné, manchas rojas y adelgazamiento de la piel por su uso prolongado.
Qué son los corticoides y sus efectos secundarios - Corticoides: efectos secundarios

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Qué son los corticoides y sus efectos secundarios, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Medicación y pruebas médicas .

Escribir comentario sobre Qué son los corticoides y sus efectos secundarios

¿Qué te ha parecido el artículo?

Qué son los corticoides y sus efectos secundarios
1 de 3
Qué son los corticoides y sus efectos secundarios

Volver arriba