Compartir

Sudoración excesiva: causas y tratamiento

Por Pablo Roca. 4 febrero 2016
Sudoración excesiva: causas y tratamiento

La sudoración es una función normal de nuestro cuerpo por la cual se eliminan toxinas y regula su temperatura corporal. Este proceso puedo darse en mayor o menor medida según cada persona, aunque una sudoración excesiva podría indicarnos la presencia de algún afección que la genera. Cuando el exceso de sudoración tiene lugar en las manos, pies y axilas recibe el nombre de hiperhidrosis primaria. Sin embargo, en la mayoría de los casos no hay una causa aparente que pueda estar generando el exceso de sudoración. Esta condición puede suponer una verdadera molestia para llevar a cabo una vida normal, puesto que en ocasiones el sudor es demasiado evidente, y puede incomodarnos frente a otras personas. En este artículo de ONsalus te explicamos las causas y tratamiento de la sudoración excesiva.

También te puede interesar: Remedios caseros para la sudoración excesiva

Cuándo debemos preocuparnos

La sudoración es un proceso natural del cuerpo necesario para eliminar toxinas que se encuentran en el organismo, además de regular la temperatura corporal del mismo. Esto explica el por qué sudamos cuando realizamos ejercicio, cuando estamos enfermos, nerviosos, avergonzados, o cuando estamos expuestos a altas temperaturas. Debemos alertarnos acerca de la sudoración que tiene lugar fuera de estas condiciones sin causa aparente. Podemos diferenciar dos tipos de sudoración sin causa aparente: la primera es la hiperhidrosis primaria, mientras que cuando la sudoración se produce como consecuencia de otras afecciones es conocida como hiperhidrosis secundaria.

Sudoración excesiva: causas y tratamiento - Cuándo debemos preocuparnos

Hiperhidrosis primaria

Es una sudoración que se produce de forma más localizada y su causa se desconoce. Se ha asociado este tipo de hiperidrosis a causas hereditarias. Parece ser que las personas con hiperidrosis tienen unas glándulas sudoríparas hiperactivas por las que se produce la sudoración excesiva. Esta se ve especialmente acentuada cuando la persona está nerviosa o excitada. El problema de esta situación, es que se ve acentuada porque la persona se pone aún más nerviosa cuando detecta que empieza a sudar, derivando en un aumento del sudor.

Sudoración excesiva: causas y tratamiento - Hiperhidrosis primaria

Hiperhidrosis secundaria

En este caso, la sudoración excesiva es consecuencia de una afección médica. Este tipo de sudoración puede aparecer en zonas determinadas del cuerpo o de forma general. Algunas de las afecciones que pueden provocar este exceso de sudoración son:

  • Acromegalia. Se trata de una afección poco común que tiene lugar por la presencia en exceso de una hormona del crecimiento del cuerpo producida por la hipófisis. La hipófisis es una glándula encargada de controlar y producir algunas hormonas, por lo que que el exceso de alguna de estas conlleva al exceso de sudoración.
  • Ansiedad. La ansiedad acompaña en la mayoría de ocasiones a la hiperhidrosis, puesto que el hecho de conocer el exceso de sudoración, conlleva a que la persona se ponga nerviosa cuando empieza a sudar, cayendo en un círculo vicioso.
  • Medicamentos o ciertas sustancias. Algunos medicamentos pueden provocar una mayor sudoración excesiva, además de algunas bebidas estimulantes, la cafeína, el alcohol y el tabaco.
  • Menopausia. Uno de los síntomas más frecuentes de la menopausia son los sofocos. Dichos sofocos conllevan a que se produzca un exceso de sudor, puesto que incrementa el ritmo cardíaco y aumentan la temperatura corporal.
  • Hipertiroidismo. Es una afección en la que la glándula tiroides produce un exceso de hormona tiroidea que genera síntomas como nerviosismo, temblor en las manos, sudoración excesiva, inquietud y problemas de sueño.
  • Enfermedad de Parkinson. Trastorno del sistema motor que puede suponer un aumento de la sudoración.
Sudoración excesiva: causas y tratamiento - Hiperhidrosis secundaria

Cómo tratar la sudoración excesiva

Para consuelo de las personas que sufren hiperhidrosis, existen variedad de tratamientos, cada uno con diferentes grados de eficacia, que permiten solucionar el problema. Como veremos a continuación, pueden suponer una solución temporal o solucionar el problema de forma definitiva.

  • Antitranspirantes. Consiste en una serie de productos que contienen hexahidrato de cloruro de aluminio, que debe aplicarse sobre las zonas afectadas. Son la principal solución para la sudoración excesiva que tiene lugar las axilas. Algunos pueden aplicarse durante el día y otros por la noche. El inconveniente de este tipo de productos es que pueden provocan irritaciones en la piel.
  • Iontoforesis. Se trata de un tratamiento en el que se utiliza la electricidad para dejar inactivas temporalmente las glándulas sudoríparas. Se utiliza en mayor medida para la sudoración excesiva en manos y pies. El procedimiento consiste en introducir los pies y manos en agua y producir sustancias eléctricas durante unos 20 minutos.
  • Medicinas. Ciertos medicamentos ayudan a que las glándulos sudoríparas reduzcan su actividad. Suelen recomendarse para los casos de sudoración excesiva en el rostro. No obstante, suele tener efectos secundarios y no pueden ser administrados en todas las personas.
  • Botox. Se aplica en las personas con hiperdrosis primaria en las axilas. El botox es inyectado en las axilas para conseguir bloquear temporalmente las glándulas sudoríparas. Algunos efectos secundarios de este tratamiento es dolor en la zona donde se inyecta el botox.
  • Simpatectomía torácica endoscópica. Abreviado con sus siglas STE, se aplica en las casos más graves. Se trata de una intervención quirúrgica en la que se corta un nervio que interrumpe la señal responsable de avisar al cuerpo para que inicie la sudoración excesiva. Se utiliza en los casos de sudor excesiva en las manos y en la cara. No resulta efectivo cuando la hiperhidrosis se produce en las axilas.
  • Cirugía de axila. Intervención quirúrgica mediante la cual se extirpan las glándulas sudoríparas de dicha zona a través de láser, raspado o corte. Se lleva a cabo mediante anestesia local.
Sudoración excesiva: causas y tratamiento - Cómo tratar la sudoración excesiva

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Sudoración excesiva: causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Bienestar.

Escribir comentario sobre Sudoración excesiva: causas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Sudoración excesiva: causas y tratamiento
1 de 5
Sudoración excesiva: causas y tratamiento

Volver arriba