Compartir

Tengo náuseas pero no vomito: ¿qué puede ser?

 
Por Dra. Gennesis González, Médico. 12 junio 2019
Tengo náuseas pero no vomito: ¿qué puede ser?

Las náuseas son una reacción corporal definida por las sensaciones estomacales precursoras del vómito, aparecen sin previo aviso pero no siempre vienen acompañadas del vómito. Esto ocurre mediante estimulaciones en las vías digestivas en el centro del vómito ubicado en el cerebro.

Son muchos los síntomas que pueden acompañar a las náuseas, como dolor estomacal, fiebre, dolor de cabeza, mareo y sudoración. Su aparición está relacionada a diferentes causas como migraña, ansiedad, intoxicación alimentaria, etc. Este es el mecanismo que tiene el organismo de intentar expulsar las sustancias o alimentos que generen problemas en el sistema digestivo.

Si quieres saber más sobre este tema, te invitamos a que continúes leyendo este artículo de ONsalus en el que respondemos a la pregunta de "tengo náuseas pero no vomito: ¿qué puede ser?".

¿Qué son las náuseas?

Las náuseas son un síntoma en el que hay molestias en la parte superior del estómago con deseo de vomitar, sin embargo, no siempre viene acompañado del vómito. Médicamente, está definido como la sensación desagradable de querer vomitar.

Ambos, las náuseas y los vómitos no representan en sí una enfermedad sino un síntoma o signo de alguna otra enfermedad.

Generalmente, las náuseas sin vómito suelen desaparecer por sí solas, de no ser así, el estado general de la persona pudiese deteriorar. Se caracterizan por:

  • Sensación incómoda en la garganta.
  • Sensación de calor y sudoración profusa.
  • Sensación molesta en el abdomen superior y pecho.
  • Puede aparecer lo que se conoce como arcadas, contracciones involuntarias de los músculos abdominales y respiratorios con los que se puede o no ocasionar el vómito.
  • Puede haber relajación del esfínter esofágico, que permite la salida del vómito.
  • Para que el vómito aparezca, los músculos del abdomen, el diafragma y la tráquea se cierran simultáneamente.

Todas las personas en algún momento de la vida han experimentado esta desagradable sensación, ya que se trata de una afección bastante común y un motivo de consulta frecuente en urgencias. Una vez conocida la causa y tratada efectivamente, las náuseas desaparecerán.

Las duración de las náuseas, entonces dependerá, de las causas a tratar, por lo que pueden durar de minutos a horas.

Tengo náuseas pero no vomito: causas comunes

Entre las causas más comunes que pueden provocar la sensación de náuseas sin vómito, se encuentran:

  • Ansiedad: las personas que presentan ansiedad, probablemente tengan, náuseas o ganas de vomitar. Esto ocurre básicamente porque la señal que activa el vómito y las náuseas se ubica en el bulbo raquídeo. Su activación tras la estimulación nerviosa del bulbo producto de algún estímulo desagradable, hace que aparezcan las arcadas, la sudoración y que los músculos del abdomen se contraigan y la válvula esofágica se abra preparándose para el vómito.
  • Migraña: es otra causa habitual de presentar náuseas, ocurre igualmente tras la activación del bulbo raquídeo que se ubica en el cerebro. La migraña es un trastorno neurológico común en en el que se presenta dolor de cabeza intenso, además de las náuseas con o sin vómitos puede aparecer sensibilidad a la luz.
  • Estrés o miedo: ambos pueden hacer que el cuerpo funcione de forma incorrecta. Afortunadamente, como el miedo es una sensación temporal, las náuseas desaparecerán cuando la sensación de miedo desaparezca. En el caso del estrés, es importante valorar las causas subyacentes para tratarlas y que los síntomas desaparezcan.
  • Intoxicación alimentaria: ocurre fundamentalmente por el consumo de alimentos contaminados por bacterias como Shigella, E. Coli y salmonella. Generalmente, además de las náuseas aparece diarrea, fiebre, dolor abdominal y malestar general.
  • Comer en exceso: el sistema digestivo no logra procesar los alimentos correctamente cuando se come en exceso. Esto es más frecuente que se manifieste en personas que han sido intervenidas quirúrgicamente del aparato digestivo y personas que tienen un sistema digestivo débil.
  • Intolerancia a alimentos: las náuseas pueden presentarse en personas que sufran alergia a algún alimento en específico como, por ejemplo, la leche. Puede ocurrir cuando hay cambios en la dieta.
  • Resaca: la resaca puede ser causante de náuseas sin vómito, ocurre después de haber consumido alcohol en exceso y se puede experimentar además dolor de cabeza.
  • Embarazo: una causa común de tener náuseas pero no vomitar es el embarazo, sobre todo, durante las primeras semanas.Pueden presentarse a cualquier hora del día y se relacionan con los cambios hormonales que ocurren durante la gestación. En el siguiente artículo, mostramos buenos Consejos para evitar las náuseas durante el embarazo.
  • Medicamentos: la ingesta de algunos fármacos tiene como efecto secundario la presencia de náuseas, sobre todo, los que son utilizados para el dolor, como la morfina, codeína y oxicodona. También ocurre con los suplementos de potasio y hierro.
  • Quimioterapia: uno de los efectos adversos que tiene la quimioterapia es que el paciente puede presentar náuseas con o sin vómitos. Esto depende de los fármacos que se utilizan y si, además, se acompaña de radioterapia.
Tengo náuseas pero no vomito: ¿qué puede ser? - Tengo náuseas pero no vomito: causas comunes

Sensación de náuseas sin vómito: otras causas

Otras causas menos frecuentes de que se presenten las náuseas sin vómito son:

  • Gastroparesia: los músculos que se encuentran ubicados en el estómago no funcionan adecuadamente para el vaciado gástrico.
  • Inflamación de la vesícula biliar: es frecuente que se manifieste con náuseas sin vómito, igualmente ocurre con la inflamación pancreática o pancreatitis.
  • Gastroenteritis viral: está definida como la infección intestinal que genera diarrea, fiebre, dolor abdominal y náuseas. Habitualmente, se conoce como gripe estomacal.
  • Pastillas anticonceptivas: el consumo durante mucho tiempo de las píldoras anticonceptivas puede generar náuseas sin vomito.

También puede ocurrir por:

  • Hemorragias estomacales.
  • Anestesia o postoperatorio.
  • Cáncer.
  • Variaciones en los niveles normales de los minerales del cuerpo.
  • Vértigo o laberintitis.
  • Consumo de antidepresivos.
  • Fatiga por esfuerzo físico.
  • Apendicitis.
  • Cólico nefrítico.
  • Obstrucción pilórica.
  • Obstrucción del colon.
  • Consumo de cafeína.
  • Exceso del consumo de azúcar.
  • Síndrome premenstrual.
  • Hepatitis.

Cómo quitar las náuseas

Para quitar las náuseas y evitar el vómito, las siguientes medidas pueden ser de gran ayuda:

  1. Respira lento y profundamente.
  2. Evita olores intensos de humo de tabaco y perfumes.
  3. Evita la ingesta de alcohol.
  4. Evita comer comidas copiosas y con exceso de grasa.
  5. Evita el consumo de bebidas ácidas.
  6. Practica ejercicio diariamente.
  7. Come despacio.
  8. Evita el exceso de bebidas con cafeína.
  9. Evita el consumo de alimentos en mal estado.
  10. Consume abundante líquido.

En el siguiente artículo, mostramos algunos Remedios para aliviar las ganas de vomitar.

Sin duda alguna, la presencia de náuseas es una afección bastante común que puede ser evitada o tratada adecuadamente dependiendo de la causa. Una valoración médica a tiempo será necesaria para identificar las razones por las cuales aparecen náuseas sin vómito y tratarlas permitirá que desaparezcan en el menor tiempo posible.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Tengo náuseas pero no vomito: ¿qué puede ser?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema digestivo.

Escribir comentario sobre Tengo náuseas pero no vomito: ¿qué puede ser?

¿Qué te ha parecido el artículo?

Tengo náuseas pero no vomito: ¿qué puede ser?
1 de 2
Tengo náuseas pero no vomito: ¿qué puede ser?

Volver arriba