menu
Compartir

Por qué tengo ganas de vomitar y no estoy embarazada

 
Por qué tengo ganas de vomitar y no estoy embarazada

Sentir esa sensación de asco y la incomodidad en la boca del estómago realmente generan malestar, sobre todo, cuando no encuentras la razón y mucho menos la manera de solucionarlo.

La principal causa de tener ganas de vomitar si no estás embarazada suele ser la indigestión, entre otras causas como infecciones, trastornos gastrointestinales, problemas emocionales, enfermedades del sistema nervioso, el uso de fármacos y el consumo de tóxicos.

En este artículo de ONsalus, encontrarás la respuesta a tu pregunta: "¿por qué tengo ganas de vomitar y no estoy embarazada?", además de prácticos consejos para sentirte mejor.

Náuseas por indigestión

La indigestión es una de las causas de tener ganas de vomitar más frecuentes. Si la comida que has ingerido no se ha transformado apropiadamente, es lógico que tu cuerpo sienta la necesidad de expulsarla de alguna manera.

¿Y por qué no digieres bien? Evidentemente, la causa que te afecta debería ser evaluada con cuidado de acuerdo a tus hábitos, los alimentos que ingieres, cómo es el momento de la comida, cómo combinas los alimentos, etc.

A continuación, te enumero las causas de indigestión más comunes:

Alimentos poco saludables

Los productos procesados llenos de químicos que tu cuerpo no reconoce y no puede digerir, los aceites vegetales (presentes en la mayoría de los panificados y procesados), las grandes cantidades de carnes y lácteos, el alcohol, el café y las bebidas carbonatadas son algunos de los alimentos y bebidas que dificultan tu digestión.

Mala combinación de alimentos

Aun cuando los alimentos que elijas sean naturales, orgánicos y "saludables" es muy importante que sepas elegirlos y combinarlos entre sí.

Por ejemplo, es conveniente ingerir una fruta por vez, no varias al mismo tiempo, y comerla lejos de otros alimentos. Esto es así porque si no fermentan dentro de tu sistema digestivo.

Otros alimentos que deberías escoger son:

  • Un solo tipo de cereal (arroz, avena, trigo, maíz, quinoa, mijo) y, por supuesto, si es integral es mejor.
  • Un solo tipo de alimento alto en proteína (legumbres, carne, un lácteo, huevo).
  • Varios vegetales. Los de estación y los que crecen en tu ambiente se digieren más fácil.

La manera de comer

Tan importante es qué comes como la manera en que lo haces. Si comes apurada, enfadada, angustiada, sin hambre, seguramente tendrás indigestión durante el resto de tu jornada.

Por otro lado, las cenas tardías justo antes de ir a dormir o darte una ducha tras la comida también favorecen la indigestión.

El tiempo entre comidas

Sé que es muy común escuchar que el metabolismo se activa mejor si cada dos horas ingieres alimentos, pero déjame derribar ese mito o bien dejemos que el Ayurveda lo haga. Ayurveda es una de las ciencias más antiguas del mundo, basada en la observación minuciosa de las sustancias, su efecto en el cuerpo que tiene como principal fin transitar una vida de la manera más saludable posible. Es por ello que la digestión de las sustancias es un tema clave que trata esta manera de entender la salud.

Cuando ingieres un alimento debes dar tiempo a tu cuerpo para que lo digiera, para ello, deben pasar de 4 a 6 horas entre una comida y otra. Claro está que las comidas deben ser adecuadamente balanceadas para que no tengas hambre durante ese tiempo.

Si tienes hambre en el medio de una y otra comida puedes ingerir fruta, eso sí, procura esperar al menos dos horas para que no interfiera en la digestión.

Cómo duermes

Si padeces de insomnio, te despiertas por la noche o no duermes bien es importante mejorar ese aspecto. El descanso apropiado es fundamental para que tu cuerpo y, por ende tu digestión, esté en equilibrio.

Por qué tengo ganas de vomitar y no estoy embarazada - Náuseas por indigestión

Trastornos gastrointestinales

Probablemente, tras identificar y mejorar apropiadamente los problemas de indigestión desaparecerán la mayor parte de los síntomas gastrointestinales como: estreñimiento, diarrea, reflujo gastroesofágico, colon irritable, hinchazón abdominal, gases, intolerancias alimentarias, etc.

Uno de los problemas del sistema digestivo que puede ocasionar náuseas, vómitos y diarrea es la gastroenteritis. Esta suele ser provocada por una infección adquirida por alimentos o agua contaminada.

En ese caso es importante que el cuerpo tenga posibilidad de limpiarse de aquellos gérmenes que le están haciendo daño. Suele ser suficiente una dieta liviana y astringente que suele incluir:

  • Agua de arroz.
  • Arroz.
  • Manzana.
  • Zanahoria.
  • Pan integral tostado.

A estos alimentos te sugiero que agregues ghee (mantequilla clarificada), ya que aportará un aceite suave que mejora la digestión, la absorción de nutrientes y ayuda a disminuir la diarrea.

Como complemento excelente te aconsejo la cúrcuma, es un potente antiinflamatorio y antimicrobiano que de manera natural ayuda a combatir infecciones.

Si realizas una consulta profesional puede que te indiquen: antibióticos, fármacos que disminuyen la motilidad intestinal o aquellos que ayudan a solidificar la materia fecal. No obstante, la alimentación es básica para que cualquier tratamiento tenga éxito.

Trastornos emocionales

Si no puedes "tragar alguna situación" puede que experimentes náuseas. La digestión no es solo de alimentos, todo lo que ingresa a nuestro cuerpo debe ser "digerido" apropiadamente.

Las emociones no escapan a ello. El enojo, la tristeza, la ansiedad, los celos, el miedo y el orgullo como tantos otros sentimientos no deben ser reprimidos, pero tampoco deben ser expulsados con violencia haciendo daño a los demás. Encontrar la manera de "digerirlos" y manejarlos mejor probablemente te ayude si tienes náuseas por alguna de estas razones.

Fármacos

Muchos medicamentos pueden ocasionar como reacción adversa las náuseas e incluso los vómitos. Entre las razones por las cuales un fármaco puede dar ganas de vomitar están:

  • Producen irritación a nivel gastrointestinal.
  • Dificultan la digestión de los alimentos.
  • Acumulan toxinas en tu cuerpo, que sobrecargan al hígado, por ejemplo.

Es larguísima la lista de medicamentos que pueden provocar náuseas: antibióticos, analgésicos, antiinflamatorios, medicación psiquiátrica, quimioterapia, etc.

Ganas de vomitar por consumo de tóxicos

Si sueles ingerir alcohol, tabaco, café u otras drogas en grandes cantidades tu cuerpo está sufriendo por ello. Estas sustancias generan una gran cantidad de efectos adversos en tu cuerpo, entre los cuales están las náuseas.

Es por ello que evitarlos o disminuir su consumo es básico para que puedas empezar a sentirte mejor. Tal vez pensar por qué los ingieres e ir a la causa original puede ayudarte a cortar con ese hábito poco saludable. Pide ayuda si la necesitas.

Por otro lado, la ingestión de una gran cantidad de alcohol adormece el sistema de equilibrio dependiente del oído, lo cual genera mareos, desequilibrio y náuseas.

Enfermedades infecciosas

Así es, aunque suene raro hay veces que infecciones que no tienen aparentemente nada que ver con tu estómago pueden ocasionar náuseas, vómitos e incluso diarrea.

Esto es más común de ver en los niños, donde a veces no hay otro síntoma más que un vómito y buscando la causa una o un profesional pueden encontrar una otitis, por ejemplo. También es común de ver en casos de neumonía, meningitis o infección urinaria.

Trastornos neurológicos

Algunos problemas del sistema nervioso central pueden generar náuseas y vómitos, ya que generan una influencia directa sobre el centro del vómito en el bulbo raquídeo (cerca del cerebro).

Entre los problemas neurológicos que pueden ocasionar náuseas y vómitos están:

  • Migraña: con dolor de cabeza pulsátil y recurrente, molestias a la luz y ruidos.
  • Problemas en el cerebelo: con desequilibrio y falta de coordinación.
  • Accidente cerebrovascular: con desequilibrio, parálisis corporal, alteración de la visión y muchos otros síntomas.
  • Infecciones: con dolor de cabeza, de espalda, rigidez.
  • Tumor: con síntomas muy diversos como dolor, alteración del equilibrio, problemas de audición, visión, sensibilidad, movilidad corporal.
Por qué tengo ganas de vomitar y no estoy embarazada - Trastornos neurológicos

Cómo quitar las náuseas y ganas de vomitar

Cuando sientes náuseas es conveniente que:

  • Evites ingerir alimentos. Si tienes hambre y han pasado muchas horas, te sugiero que elijas alimentos fáciles de digerir como agua de arroz, arroz, una fruta o verdura cocida, en pequeña cantidad y sin demasiados condimentos.
  • Si no tienes hambre no comas. No es necesario ingerir alimentos en los horarios que se supone que debes comer cuando tu cuerpo no está preparado para recibirlos.
  • Bebas agua a sorbos. Si es tibia mejor.
  • Descanses. Si tu cuerpo te avisa de que algo no está bien, es conveniente que prestes atención. Procura dormir bien de noche, las horas necesarias.
  • Si se trata de un problema recurrente, que dura varios días o que no te permite ingerir agua es necesario que acudas a un centro de salud. Debes evitar deshidratarte y es necesario encontrar la causa.
  • Si quieres recurrir a fármacos es necesario realizar una consulta, ya que no todas las personas ni en todos los casos sirve lo mismo. El medicamento más usado para las náuseas es la metoclopramida que actúa vaciando el estómago, pero debes saber por qué tu estómago no se vacía normalmente.
  • Repienses tus hábitos. Recuerda que la principal causa de náuseas es la mala digestión. Puedes corregirla reviendo qué comes, cómo lo haces, cómo duermes, etc.
  • Si quieres acudir a una medicación natural una buena opción es una infusión de jengibre. Simplemente, calienta agua a punto de hervor y colócala en una taza con una pizca de jengibre en polvo. Es más suave que el cocimiento con la raíz y sienta muy bien en estos casos. Puedes tomarla hasta tres veces por día.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué tengo ganas de vomitar y no estoy embarazada, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema digestivo.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Por qué tengo ganas de vomitar y no estoy embarazada
1 de 3
Por qué tengo ganas de vomitar y no estoy embarazada

Volver arriba