Compartir

Por qué tengo ganas de vomitar pero no vomito

Por Jorge Andrés Caraballo, Odontólogo. 19 diciembre 2017
Por qué tengo ganas de vomitar pero no vomito

Vomitar es una respuesta que tiene nuestro organismo cuando siente la necesidad de eliminar los alimentos que están en nuestro estómago, bien sea porque están produciendo un daño, porque no pueden ser procesados por motivo de otra enfermedad, o como consecuencia de una fuerte actividad física. A la sensación que tenemos antes de vomitar se le conoce como náuseas, por lo que se diferencia del vómito, que es la acción de expulsar el contenido del estómago. Esta sensación puede ser producto de algunos factores que es importante no pasar por alto porque no son una enfermedad como tal, pero se debe a alguna alteración del organismo. Es por estas razones que a continuación en este artículo de ONsalus, damos respuesta a la pregunta de: ¿por qué tengo ganas de vomitar pero no vomito?

También te puede interesar: Remedios para aliviar las ganas de vomitar

Qué son los vómitos y las náuseas

Es importante aclarar una diferencia entre ambos conceptos para saber cuándo tenemos vómito o náuseas. Los vómitos o también llamado emesis se definen como la expulsión forzosa de los contenidos que se encuentran en el estómago. Estos suben través del esófago para ser expulsados finalmente a través de la boca. Generalmente, aparecen como síntoma de alguna enfermedad de nuestro organismo o como consecuencia de alguna otra dolencia. Lo más alarmante que tiene el vómito es que puede producir deshidratación en la persona cuando su expulsión se ha vuelto prolongada. Los síntomas del vómito son:

  • Aumento del flujo salival.
  • Pérdida de fuerza.
  • Mareos.
  • Dificultad para tragar alimentos o líquidos.
  • Taquicardia.
  • Bajada de tensión.
  • Sudoración.
  • Palidez.
  • Cambios en la temperatura de la piel.

Las náuseas, por otro lado, son la sensación desagradable, incómoda o molesta del estómago en la que tienes la necesidad de vomitar. Las náuseas, al igual que el vómito, no son consideradas una enfermedad, sino un signo o síntoma de alguna otra enfermedad o alteración.

Por qué tengo ganas de vomitar pero no vomito: causas

Las náuseas pueden ser consecuencia de alguna otra alteración dentro de nuestro organismo, por lo que se debe conocer las posibles razones que las pueden desencadenar:

  • Estrés, ansiedad o miedo: estos trastornos psicológicos pueden hacer que el cuerpo funcione de manera anormal, lo que produce síntomas estomacales y/o intestinales desencadenando en la persona las náuseas. Además de este síntoma, puede haber diarrea, distensión abdominal o estreñimiento.
  • Trastornos alimenticios: estos pueden producirse en personas que comen en exceso y esta sensación se debe a que el estómago no logra procesar la cantidad de alimentos presente de forma correcta. Las ganas de vomitar y no poder son muy comunes en personas que recientemente se han realizado cirugías en el estómago como la reducción de la capacidad funcional del estómago.
  • Intoxicación o la intolerancia a ciertos alimentos: la intoxicación se produce por la contaminación de ciertos alimentos con algunos tipos de bacterias como la salmonela y que además de fiebre, dolor abdominal y otros síntomas puede provocar náuseas. La intolerancia a ciertos alimentos también puede generar la sensación de querer vomitar y no poder.
  • Embarazo: es muy común escuchar que ciertas mujeres que están en estado tienen ganas de vomitar y no pueden. Esta sensación es muy común en el inicio del embarazo y está relacionado a los cambios hormonales en la mujer. En el siguiente artículo, mostramos algunos consejos para evitar las náuseas en el embarazo.
  • Migraña: es una condición que aumenta la presión dentro del cráneo, afectando al fluido cerebro-espinal y que puede generar náuseas. La persona describe tener un fuerte dolor de cabeza insoportable y que está acompañado de las ganas de vomitar.
  • Quimioterapia: es una terapia que se utiliza en personas con cáncer y que a menudo refieren tener como efecto secundario las náuseas. Esto dependerá de los fármacos utilizados o de la radiación emitida. Algunos tipos de cáncer en específico, como el del hígado o tumores cerebrales, pueden generar por si solos las náuseas.
  • Resaca: las personas que han consumido en exceso bebidas alcohólicas generalmente presentan náuseas, las cuales suelen continuar con la resaca, acompañadas de dolor de cabeza.
Por qué tengo ganas de vomitar pero no vomito - Por qué tengo ganas de vomitar pero no vomito: causas

Qué hacer si tienes ganas de vomitar y no puedes

Si sientes que tus náuseas se deben a un trastorno psicológico como el estrés, ansiedad o miedo puedes intentar relajarte, ya que esta sensación desaparece al momento que la persona se tranquiliza. Puedes tomar té o practicar ejercicios relajantes como el yoga. Si la condición se ha vuelto crónica, es necesaria la ayuda profesional por parte de un psicólogo.

Si crees que las náuseas están provocadas por trastornos alimenticios, como comer en exceso, deberás disminuir o mejorar la forma en la que comes, además de tomar antiácidos y tomar té porque mejora la condición.

En caso de que el síntoma aparezca como consecuencia de una intoxicación alimenticia, debes mantenerte bien hidratado porque esto causa deshidratación, además deberás consultar un médico lo más pronto posible. Si es por intolerancia a ciertos alimentos, evita comerlos.

Si crees o ya has comprobado que estás embarazada, deberás evitar oler alimentos que ya tienen antecedentes de producirte náuseas, comer proporciones pequeñas en cada comida y consumir suficiente líquido.

En personas con migraña, se recomienda tomar un poco de aire fresco, seguido a esto mantenerse bien hidratado, no beber demasiada agua porque puede empeorar los síntomas y asistir a un médico para que indique medicamentos contra la migraña.

Los pacientes con cáncer que están recibiendo actualmente un tratamiento de quimioterapia, lo que produce náuseas, deberán ser controlado con medicamentos preventivos recetados por los mismos médicos. Muchas veces estos medicamentos son incluidos como parte de la quimioterapia, ya que suelen ser necesarios para controlar estos síntomas.

En caso de resaca, lo primordial es evitar tomar alcohol en exceso, es decir, mantener un límite social adecuado, pero si ya se presenta, se recomienda mantenerse suficientemente hidratado, beber al menos 1 o 2 litros de agua con una cucharada de bicarbonato y, en algunos casos, se requiere inducir al vómito para que la sintomatología desaparezca.

En el siguiente artículo de ONsalus, mostramos algunos remedios efectivos para aliviar las ganas de vomitar.

Por qué tengo ganas de vomitar pero no vomito - Qué hacer si tienes ganas de vomitar y no puedes

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué tengo ganas de vomitar pero no vomito, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema digestivo.

Escribir comentario sobre Por qué tengo ganas de vomitar pero no vomito

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Julia Alpeñes Gallego
Tengo fuertes dolores abdominales y diarrea matutina. El sueño no es reparador por el dolor. Tengo sensación de saciedad comiendo muy poco y no tengo hambre. Estoy hinchada abdominal mente y estoy gorda no se porqué. Que me puede pasar. El estómago me hace ruido y en cuanto como un poco ya no puedo seguir por el dolor. Que pudiera ser. Estoy desesperada. Que me pueden decir pues los médicos no me hacen caso pues hace años que me pasa pero entonces me hicieron pruebas y no salió nada. Me llenaron de muchísimos medicamentos para todo incluso muchos opiáceos que no sé dicha medicación me ha perjudicado más y estoy gorda, hinchada como un globo y con mucho dolor. Que puede ser. Gracias.

Por qué tengo ganas de vomitar pero no vomito
1 de 3
Por qué tengo ganas de vomitar pero no vomito

Volver arriba