Compartir

Trombosis venosa profunda: síntomas, tratamiento y cuidados

Trombosis venosa profunda: síntomas, tratamiento y cuidados

La trombosis venosa es una afección por la cual la sangre que fluye por el organismo se coagula formando trombos en las venas. Puede ocurrir tanto en venas o arterias superficiales como en profundas, siendo estas últimas las más peligrosas por estar más cerca de las venas principales, además de que su función es muy importante. Puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero con más frecuencia sucede en las piernas debido a que la sangre de esta zona tiene más trabajo hasta llegar al corazón, por lo que a veces se queda estancada. La trombosis venosa profunda (TVP) tiene solución y debe tratarse cuanto antes ya que los coágulos sanguíneos entorpecen la fluidez de la sangre y por lo tanto puede afectar a órganos importantes. En este artículo de ONsalus te contamos todo sobre la trombosis venos profunda: síntomas, tratamientos y cuidados.

Causas de la trombosis venosa profunda

En nuestro cuerpo la sangre fluye por las venas y arterias y, obviamente, lo hace en estado líquido. Sin embargo, hay ocasiones en las que necesita coagularse, por ejemplo cuando nos herimos. En este caso actúan elementos coagulantes y procoagulantes que están disueltos en la sangre y ocurre lo que se conoce como hemostasia, proceso por el cual la sangre se mantiene fluida en los vasos sanguíneos pero forma coágulos en la zona para detener la hemorragia.

Sin embargo, estos elementos pueden no funcionar correctamente por diversas causas y es entonces cuando aparecen los trombos y se forma la trombosis venosa, que puede ser superficial si afecta a las venas superficiales (justo debajo de la piel) o profunda cuando las venas afectadas se encuentran mucho más profundas en la dermis, pegadas a los músculos y justo al lado de las arterias principales. En éstas hay válvulas que impulsan la sangre hacia arriba y de esta forma no cae por efecto de la gravedad, ayudando así a la circulación.

Algunas de las causas que pueden favorecer la trombosis venosa profunda son:

  • Estancamiento de la sangre: por ejemplo en el caso de varices.
  • Sedentarismo: estar demasiado tiempo en una misma posición o sin moverte y andar hace que la sangre pueda estancarse.
  • Traumatismo: la rotura de algún hueso o ligamento.
  • Cáncer: algunos tipos de cáncer aumentan las sustancias procoagulantes de la sangre.
  • Infección: las bacterias también son capaces de activar las sustancias procoagulantes.
  • Deshidratación: cuando nos falta agua la sangre se vuelve más densa de lo normal.
  • Hipercoagulabilidad congénita: hay personas cuya sangre es más fácil de coagular por herencia hereditaria.
  • Tabaco: las sustancias tóxicas que se inhalan al fumar pasan a la sangre y pueden activar la coagulación.
  • Medicamentos: algunos fármacos pueden provocar coagulación en la sangre.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Embarazo: durante el embarazo la mujer padece hipercoagulabilidad natural. Esto se debe a que se está preparando para detener la hemorragia durante el parto.
  • Obesidad: supone una alteración endocrina que activa procoagulantes de la sangre.
Trombosis venosa profunda: síntomas, tratamiento y cuidados - Causas de la trombosis venosa profunda

Trombosis venosa profunda: síntomas

La trombosis venosa profunda suele darse la mayoría de veces en las piernas. Físicamente puede pasar desapercibida, al contrario que la trombosis venosa superficial que sí muestra signos visibles.

Sin embargo, la trombosis venosa profunda, aunque no sea visible, se siente y la persona que la padece sufre dolores en la zona. Pueden ser más o menos intensos dependiendo de la persona y no suele ser constante, por lo que podría ser fácil de confundir.

Aunque no se vea a simple vista se puede apreciar que la pierna estará rojiza y muy endurecida. Cuando el estancamiento de la sangre es muy grande la pierna puede volverse azulada porque hay mucha sangre venosa o, por el contrario, pálida ya que la sangre arterial llega con dificultad.

Trombosis venosa profunda: tratamiento

La trombosis venosa profunda se trata con medicamentos anticoagulantes y hospitalización. En el hospital y de forma inmediata al ingreso se utiliza heparina por vía intravenosa. Éste tratamiento necesita controles analíticos constantes que serán vigilados en el hospital. Durante este tiempo el paciente tiene que permanecer en reposo en la cama y a poder ser con la pierna elevada.

Actualmente han surgido nuevas heparinas de bajo peso molecular que no necesitan hospitalización ya que la misma persona puede inyectárselas y no requieren controles analíticos constantes al inyectarse en el tejido subcutáneo.

Puesto que la trombosis venosa profunda puede causar problemas más graves como una embolia pulmonar los médicos evitarán que se forme, o su evolución si ya se hubiese formado.

Una vez fuera del hospital la persona con trombosis venosa profunda requerirá anticoagulantes orales durante un tiempo o de por vida, dependiendo de la situación. Éstos no hacen efecto inmediato y por eso no se utilizan al principio del tratamiento.

Trombosis venosa profunda: síntomas, tratamiento y cuidados - Trombosis venosa profunda: tratamiento

Trombosis venosa profunda: cuidados

Los medicamentos anticoagulantes requieren mucha precisión en las tomas por lo que debes seguir estrictamente las indicaciones del médico. Normalmente conllevan un horario y unas tomas cada día y a ciertas horas, es importante seguirlas.

No obstante, debes saber qué hacer si alguna dosis se te ha olvidado por lo que es importante preguntar todas estas dudas al médico antes de irte y de esta forma sabrás actuar en caso de que ocurra. Si piensas que las dosis se te van a olvidar puedes ponerte una alarma o descargarte alguna aplicación que te recuerde la toma de medicación si vives solo o no hay nadie que pueda ayudarte.

En los pacientes que toman anticoagulantes es muy importante el control del flujo sanguíneo por lo que seguramente necesites acudir periódicamente a hacerte hemogramas para controlar que todo funciona bien o cambiar la dosis si fuera necesario.

Debes informarte sobre los ejercicios que puedes o no puedes realizar, no obstante, hay algunos consejos en ciertas situaciones que debes seguir:

  • Es probable que en muchas ocasiones se requieran dietas especializadas bajas en sal o que el médico le indique beber mucho líquido. No obstante, esto dependerá de las indicaciones del facultativo.
  • No siempre se recomienda usar medias de compresión regulada ya que sí que ayuda a prevenir la TVP pero no está del todo indicado tras haber padecido trombosis venosa. Siga siempre las indicaciones del médico respecto a usarlo o no y en caso afirmativo siga siempre sus instrucciones y evita que éstas le aprieten demasiado.

Prevenir la trombosis venosa profunda

La trombosis venosa profunda se puede prevenir con una vida saludable y poco sedentaria. Evitar malos hábitos como el tabaco ayuda a prevenir este tipo de afecciones. Además, es conveniente el movimiento constante y evitar el sedentarismo. Si no te gusta el ejercicio, aunque sea moderado, puedes salir a caminar durante media hora cada día. El peso y la dieta también son importantes por lo que mantener un peso adecuado ayudará a evitar una TVP.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Trombosis venosa profunda: síntomas, tratamiento y cuidados, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sangre, corazón y circulación.

Escribir comentario sobre Trombosis venosa profunda: síntomas, tratamiento y cuidados

¿Qué te ha parecido el artículo?

Trombosis venosa profunda: síntomas, tratamiento y cuidados
1 de 3
Trombosis venosa profunda: síntomas, tratamiento y cuidados

Volver arriba