Compartir

Cervicalgia: causas, síntomas y tratamiento

Por Mireia Aliaga, Periodista especializada en salud. 13 septiembre 2016
Cervicalgia: causas, síntomas y tratamiento

Se conoce como cervicalgia a cualquier dolor que se manifiesta en la zona cervical y que puede causar un malestar leve o dolor muscular tan fuerte que puede llegar a irradiarse hacia la espalda, hombros y brazos. Se cree que la mayoría de las personas experimentará dolor cervical alguna vez en su vida, sin embargo, las mujeres son más propensas a sufrirlo que los hombres. Cuando el dolor aparece de forma repentina, se considera que es agudo e intenso, lo cual se conoce como cervicalgia aguda, asimismo, cuando el dolor ha durado varios meses se habla de cervicalgia crónica.

El dolor de cuello o cervicalgia es una afección muy común, que puede ser causada por una lesión muscular durante un accidente de tránsito y hasta por dormir en una mala posición. Sin embargo, algunas veces esta molestia es un síntoma característico de algunas patologías que afectan directamente la región cervical, como una hernia discal. Para conocer más sobre la cervicalgia: causas, síntomas y tratamiento, te invitamos a leer con atención este artículo de ONsalus.

También te puede interesar: Cervicobraquialgia: síntomas y tratamiento

Causas de la cervicalgia

¿Por qué me duele el cuello? Es la pregunta que a menudo se realizan aquellas personas que pasan ocho horas sentadas en frente de un ordenador, que no realizan actividad física y que en su tiempo libre prefieren leer, jugar a videojuegos o, simplemente, echarse a ver la televisión. Todas las actividades mencionadas anteriormente suelen ser causas de dolor cervical, ya que la postura que usualmente utilizamos para trabajar o para descansar no es la más adecuada para nuestro cuello, porque estimula la rigidez de las vértebras y los músculos, causando una tensión que puede generar un espasmo muscular, lo cual se considera el factor detonante de la cervicalgia.

Sin embargo, el dolor de cuello es mucho más que una consecuencia de la mala postra corporal, a veces se puede producir un espasmo por otro tipo de lesiones e, inclusive, a veces algunas patologías son las responsables de dicho malestar. Las principales causas de la cervicalgia son:

  • Traumatismos, tensión muscular y alteraciones en la visión pueden provocar una tensión involuntaria en los músculos del cuello, lo cual la mayoría de las veces termina bloqueando las vértebras cervicales, causando rigidez y dolor intenso.
  • Artrosis cervical. Cuando una persona presenta bloqueo en las vértebras cervicales, ya sea por lesión de latigazo o mala postura, y dicho malestar no es atendido a tiempo o de la manera correcta, se presenta un desgaste de dichas vértebras que se denomina artrosis cervical, patología que si no es atendida puede causar una hernia discal. En estos casos, el dolor de cuello es mucho más intenso, se vuelve crónico, es decir, se prolonga en el tiempo y puede irradiarse a los brazos.
  • Contractura muscular. Como su nombre lo dice, es una contracción muscular involuntaria y sostenida en el tiempo que lesiona el músculo, produciendo una especie de nudo palpable debido a la tensión excesiva y prolongada.
  • Latigazo cervical. Esta lesión ocurre debido al impacto que recibe la zona cervical durante el movimiento brusco (hacia adelante y hacia atrás) que ejerce la cabeza en un accidente automovilístico. Para tratar este impacto, que puede contar o no con lesión ósea, es necesario inmovilizar el cuello durante al menos un mes utilizando un collarín. La inmovilización de las vértebras del cuello causa lo que se conoce como rectificación de la cervical, que no es más que la pérdida de la curvatura natural de esta parte de la columna por motivo de una excesiva rigidez.
  • Estrés. Muchas personas que presentan constante dolor de cuello ignoran que puede ser el estrés el principal desencadenante de ese síntoma. Y es que el estrés desequilibra el funcionamiento de algunos órganos como el hígado, los cuales cuando no están trabajando debidamente se alteran y provocan espasmos en el cuello. Además, el estrés causa que estemos en tensión y contracción muscular de manera inconsciente.
  • Enfermedades. Patologías inflamatorias como la artritis reumatoide y la espondilitis anquilosante.
Cervicalgia: causas, síntomas y tratamiento - Causas de la cervicalgia

Síntomas de la cervicalgia

Dependiendo de la intensidad del color, la causa y el tiempo que se lleve presentando el malestar los síntomas de la cervicalgia pueden variar e incluso empeorar. Los más comunes son:

  • Dolor de cuello. El dolor es distinto al de la tortícolis. Por lo general, se reconoce porque produce tensión, rigidez, se agudiza con el tacto y puede aliviarse cuando el cuello se echa completamente para atrás, lo cual, de hecho, se debe evitar para comprometer aún más la curvatura normal de esta zona de la columna.
  • Dolor en el trapecio. Cuando el dolor de cuello es constante e intenso, suele irradiarse a la parte alta de los hombros, mejor conocida como el trapecio. Este síntoma es muy común en aquellas personas que experimentan cervicalgia debido al estrés o a la mala postura, ya que toda la tensión se concentra en esta zona.
  • Parestesias. Estas manifestaciones son muy comunes cuando la cervicalgia es producto de una contractura cervical. Se conoce como parestesias a la sensación de hormigueo en el cuello y extremidades.
  • Limitaciones en la movilidad. Cuando el dolor es muy intenso, la persona con cervicalgia puede presentar dificultad para girar el cuello hacia los lados, hacia arriba y hacia abajo. Con terapia y medicamentos, la movilidad se puede recuperar progresivamente.
  • Dolor de cabeza. La tensión y el desgaste en las vértebras del cuello puede causar dolores fuertes de cabeza y de mandíbula, debido a la presión que reciben los nervios de estas zonas.
  • Mareos. Por lo general, la rectificación de la columna puede causar inestabilidad en las personas al levantarse de la cama o al hacer movimientos bruscos.
  • Vértigo. La inflamación de las cervicales puede causar alteraciones en el equilibrio, haciendo que la persona se sienta muy inestable al momento de bajar escaleras.

Tratamiento de la cervicalgia

Lo primero que se debe hacer para recetar un tratamiento para la cervicalgia es diagnosticar la patología que está causando el dolor de cuello. Para esto, es necesario que la persona sea atendida por un médico neurólogo, quien se encargará de examinar la columna y solicitará la realización de algunas pruebas de imagen como tomografía computarizada del cuello o resonancia magnética de la cervical. Una vez que se observe el estado de salud de las vértebras cervicales y se determine qué está causando el malestar, el especialista en medicina prescribirá una serie de medicamentos antiinflamatorios y relajantes musculares para mejorar el dolor y ayudar a recuperar la movilidad total.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, el tratamiento principal para esta afección, sea cual sea su causa, se basa en una serie de sesiones de fisioterapia, por lo que también se deberá acudir al fisioterapeuta para que evalúe la lesión y determine cuántas terapias son necesarias para curar la cervicalgia. Las terapias de fisioterapia suelen comprender masajes relajantes, electricidad, aplicación de frío y calor y la realización de una serie de ejercicios guiados en los cuales se moviliza lentamente el cuello para conseguir aumentar su movilidad, disminuir el dolor y eliminar poco a poco los nudos que puedan estar presente en los músculos. Ser contante en las terapias y practicar los ejercicios en casa es muy importante para una pronta recuperación. en el siguiente artículo puedes ver cuáles son los mejores ejercicios para relajar las cervicales.

Asimismo, es importante resaltar que una vez que una persona comienza a presentar episodios de cervicalgia producto de una rectificación de la columna o de un latigazo, el dolor de cuello se convierte en un síntoma que lo acompañará para toda su vida, ya que la recuperación total en estos casos es poco probable. Por lo tanto, los estiramientos, la fisioterapia y los medicamentos pueden acompañar a la persona en el tiempo.

Cervicalgia: causas, síntomas y tratamiento - Tratamiento de la cervicalgia

Consejos para mejorar la cervicalgia

  • Revisar que la altura de la silla del trabajo sea la recomendada: nunca debe estar el asiento más elevado que el escritorio.
  • Al agacharnos a recoger algún objeto, lo ideal es flexionar las rodillas y evitar doblar por completo toda la espada hacia abajo.
  • Se debe evitar echar el cuello totalmente para atrás en busca de alivio.
  • Utilizar una almohada cervical para dormir es de gran ayuda para reposar en la postura correcta.
  • Estar conscientes de la tensión de nuestro hombros puede ayudarnos a relajarlos y mantenerlos abajo.
  • Si la cervicalgia es producto del estrés, es necesario buscar alternativas para sobrellevar las preocupaciones. El ejercicio y la meditación son de gran ayuda.
  • Se debe utilizar siempre sillas con respaldar y apoyo en el cuello.

Además, te recomendamos que descubras buenos tratamientos naturales para esta condición consultando el artículo Remedios caseros para el dolor de cervicales.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cervicalgia: causas, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Huesos, articulaciones y músculos.

Escribir comentario sobre Cervicalgia: causas, síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
isidora pilar fica gallardo
mi madre sufre de artrosis de columna y le duele mucho un hombro y brazo que puedo hacer para calmar dolor

Cervicalgia: causas, síntomas y tratamiento
1 de 3
Cervicalgia: causas, síntomas y tratamiento

Volver arriba