Compartir

Cómo drenar un absceso en casa

 
Cómo drenar un absceso en casa

Los abscesos son acumulaciones de pus muy dolorosas, generalmente. Es por ello que muchas veces se intenta resolver este problema lo más rápido posible, aún cuando esto implique hacerlo uno mismo.

Si estás pensando en abrir un absceso es fundamental que prestes mucha atención al siguiente artículo de ONsalus. En él, compartimos toda la información que necesitas saber acerca de qué es un absceso, qué lo causa y cómo drenar un absceso en casa, así como los puntos claves para saber cuándo es el momento de recurrir a un profesional.

También te puede interesar: Tipos de abscesos

Qué es un absceso cutáneo y sus causas

Un absceso cutáneo es una infección de la piel. Se trata de pus que está encerrada en un espacio puntual y que tendrá las siguientes características:

  • La zona afectada esta hinchada, roja y dolorida.
  • Si se toca el absceso este debe fluctuar, es decir, debe moverse, debido a que dentro está acumulada gran cantidad de pus.

Habitualmente, está causado porque en ese lugar o cerca de él existe alguna herida que permite la entrada de gérmenes que suelen estar sobre la piel y que, al ingresar en ella, generan una infección. Puede ser que la presencia de una úlcera, un traumatismo previo, el rasurado o una espinilla sean la puerta de entrada para las bacterias.

Otra posible causa de un absceso es la formación del mismo por la obstrucción de glándulas de sebo o sudor. Esto es más común en el cuello y las axilas.

Cómo drenar un absceso en casa - Qué es un absceso cutáneo y sus causas

¿Se puede drenar un absceso en casa?

Un absceso puede drenarse en casa, siempre y cuando se den todas las condiciones de higiene necesarias, algo fundamental para no empeorar la infección.

Por otro lado, también es importante que el absceso a drenar sea superficial, de lo contrario, la posibilidad de complicaciones es mayor al tratar zonas por las que atraviesan vasos o nervios importantes. Además, no intentes hacerlo en zonas delicadas como cara y cuello, axilas, muñecas y zona posterior de la rodilla. En caso de sufrir un absceso dental, se recomienda acudir a un especialista.

Si tras conocer estos datos no estás seguro/a de drenar el absceso en casa, recomendamos consultar con un/a profesional para que sea esa persona quien lleve a cabo la tarea.

Cómo drenar un absceso paso a paso

Para drenar un absceso en tu casa necesitas contar con los siguientes elementos:

  • Guantes desechables de látex o similar.
  • Jabón blanco sin perfumes.
  • Yodo.
  • Agua oxigenada.
  • Bisturí pequeño o mediano.
  • Tijera o pinza de cirujano pequeña (tal vez puedes prescindir de ella, pero es muy útil para drenar el absceso del todo).
  • 2 jeringas medianas de 5 ml.
  • Gasas.
  • Cinta.

Vale aclarar que en la lista de elementos no figura anestesia, eso es así porque la zona donde se encuentra el absceso no se dormirá debido a la infección. Pero, si bien drenar un absceso en casa o en el hospital causa dolor en el momento, después de quitar el pus el dolor es mucho menor que teniendo la infección.

A continuación, mostramos el procedimiento para drenar y curar un absceso. Lee todos los pasos siguientes para asegurarte de que comprendes bien todo lo que debes hacer antes de comenzar a trabajar.

  1. Lava bien tus manos con agua y jabón.
  2. Ponte guantes desechables en ambas manos.
  3. Lava la zona donde está el absceso y sus alrededores (también con agua y jabón).
  4. Asegúrate de que el absceso fluctúe, es decir, que donde está hinchado haya líquido en su interior y no sea solo inflamación.
  5. Toma una gasa y empápala con yodo. Úsala para repasar la zona donde está el absceso. Asegúrate de empezar por el centro e ir alejándote hacia la periferia hasta unos 3 cm por fuera del lugar donde harás la incisión.
  6. La incisión debes realizarla en la zona más saliente del absceso (donde está más hinchado), generalmente allí verás un punto más blanco o amarillento.
  7. Toma el bisturí por la parte trasera (si tienes portabisturí colócalo cuidadosamente).
  8. Realiza una incisión de entre 1 y 2 milímetros de profundidad (lo suficientemente superficial como para no dañar otras zonas y profunda como para que si hay pus, salga).
  9. Si puedes, con una de las jeringas extrae un poco de pus. Lo correcto sería enviarlo a analizar para saber qué gérmenes han causado la infección, sobre todo si el procedimiento no da resultado y se necesita cambiar de antibióticos.
  10. Drena el absceso por completo, de manera que el pus debe ser eliminado para poder realizar la curación de la zona. Aprieta los alrededores del absceso para lograrlo. Esta es la parte que más molestará, pero es fundamental.
  11. Toma la otra jeringa y llénala la mitad con agua oxigenada y la otra mitad con yodo, métela por la incisión y lava con eso el absceso. De esta manera, empezarás a curar el absceso.
  12. Limpia la zona con una gasa seca y, cuando ya no salga más material, pasa nuevamente otra gasa con yodo por la superficie.
  13. Cubre la zona con varias gasas y pega una cinta (o coloca una venda si es muy grande la zona). Puede seguir saliendo material purulento por la herida.
  14. Realiza curaciones con gasa y yodo cada día.

Cuidados después de drenar un absceso

Después de drenar el absceso en casa deberías tomar un antibiótico, además de realizar las curaciones diarias con gasa y yodo. Dependiendo de la zona, tu médico/a te indicará el mejor. Frecuentemente se utiliza amoxicilina y ácido clavulánico, también puede ser útil un analgésico para mitigar el dolor. No te automediques, sobre todo si padeces de otras enfermedades o ya has tomado antibiótico previamente.

Cómo drenar un absceso en casa - Cómo drenar un absceso paso a paso

Cuándo acudir al hospital si has drenado un absceso en casa

Si has realizado el drenaje por ti mismo/a, debes acudir al centro médico de inmediato si presentas alguno de los siguientes síntomas:

  • La zona está más hinchada que antes.
  • Crees que no has conseguido eliminar el absceso del todo.
  • Tienes fiebre, escalofríos, alternancia entre frío y calor y/o dolor de cabeza.
  • La zona donde practicaste el drenaje está roja, caliente e hinchada.
  • Hay mal olor en la zona del drenaje.
  • Tienes otras enfermedades (diabetes, defensas bajas, etc.).
  • Estás embarazada.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo drenar un absceso en casa, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Piel, cabello y uñas.

Escribir comentario sobre Cómo drenar un absceso en casa

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo drenar un absceso en casa
1 de 3
Cómo drenar un absceso en casa

Volver arriba