Compartir

Forúnculos: causas, síntomas y tratamiento

Por Mireia Aliaga, Periodista especializada en salud. 20 septiembre 2016
Forúnculos: causas, síntomas y tratamiento

Los forúnculos son como una especie de grano lleno de pus que se forma debajo de la piel cuando una bacteria o microorganismo extraño ha infectado un grupo de folículos pilosos y su tejido adyacente. Los forúnculos pueden aparecer en cualquier parte de la piel del cuerpo, sin embargo, son más comunes en el rostro, las axilas, el cuello, los glúteos y los muslos.

Los forúnculos comienzan como una especie de saco rojo visible en la piel, pero a medida que pasa el tiempo su tamaño va aumentando así como su contenido en pus, lo cual hace que sean muy dolorosos. Es importante evitar la extirpación doméstica de estas lesiones, lo ideal es acudir al médico para que drene y trate la infección. Si estás interesado en conocer más acerca de los forúnculos: causas, síntomas y tratamiento, te invitamos a seguir leyendo este artículo de ONsalus.

Causas de los forúnculos

Los forúnculos son lesiones muy comunes que en la mayoría de los casos son causados por la bacteria staphylococcus aureus, pero también pueden ser originados por cualquier bacteria u hongo que entre en contacto con la piel. La bacteria entra en la piel a través de cualquier daño o herida que puedan sufrir los folículos pilosos, lo cual permite que la infección penetre de manera más profunda hacia los tejidos.

La infección por estafilococos es muy común, de hecho se cree que 3 de cada 10 personas están colonizadas con esta bacteria, lo que quiere decir que aunque no presentan síntoma ni infección, el microorganismo vive en ellos y pueden transmitirlo con el simple contacto de piel a piel. Sin embargo, existen algunas personas que son más propensas a ser infectados por estafilococos aureus, las cuales:

  • Tienen heridas y llagas.
  • Consumen drogas por inyección.
  • Tienen algún tipo de sonda o vía.
  • Tienen articulaciones artificiales.
  • Poseen un sistema inmune débil o enfermedad crónica.
  • Viven con alguien colonizado por estafilococo.
  • Practican deportes de contacto físico.
  • Estuvieron hospitalizados recientemente.
  • Comparten productos de higiene como toallas o cepillo dental.
Forúnculos: causas, síntomas y tratamiento - Causas de los forúnculos

Síntomas de los forúnculos

Cuando se está produciendo un forúnculo, a menudo no se experimenta más síntoma que sensibilidad, inflamación y enrojecimiento en determinada parte de la piel. Luego, a medida que la infección avanza y el forúnculo crece, se sentirá la presencia de una especie de pelota o quiste lleno de líquido.

Con el paso del tiempo también aumenta la composición en pus y tejido muerto dentro del forúnculo, lo cual puede causar mucho dolor cuando esta protuberancia entra en contacto con algo. Entre los principales síntomas de los forúnculos encontramos:

  • Una bola o protuberancia inflamada y con pus que puede llegar a ser del tamaño de una pelota de golf.
  • La pelota luce un núcleo blanco o amarillento, debido a la pus que contiene.
  • El forúnculo puede estar extendido a otras partes de la piel.
  • Supuración de pus.
  • Formación de una costra.
  • La bola crece de forma muy rápida.
  • Fibre.
  • Antes de que la pelota aparezca puede haber comezón.
  • Fatiga.
  • Piel roja alrededor del forúnculo.
  • Cuando un forúnculo se expande hasta unirse con otro puede causar una infección llamada ántrax.
  • Los forúnculos que son más dolorosos son aquellos que se forman en los oídos, la nariz o los glúteos.

Cuando se sospecha la presencia de un forúnculo es importante acudir al médico, quien con un simple examen físico podrá determinar a simple vista si se trata de un forúnculo o no. Las personas que desarrollan un forúnculo son más propensas a tener infecciones repetitivas de este tipo.

Tratamiento de los forúnculos

Algunos forúnculos mejoran por sí solos cuando después de un tiempo de comezón y dolor drenan el líquido sin necesidad de intervención, lo cual calma inmediatamente los síntomas. Sin embargo, en la mayoría de los casos es necesario acudir a un médico para que abra la lesión y pueda drenar la pus y el tejido muerto que se concentró dentro la protuberancia. Por lo general, un forúnculo se drena a las dos semanas de su aparición y mientras este tiempo transcurre es necesario tomar en cuenta las siguientes instrucciones:

  • No se debe extirpar manualmente el forúnculo ni intentar abrirlo en casa, pues esto puede expandir la infección. Un médico es la única persona capaz de tratar este tipo de lesiones.
  • Aplicar compresas frías y calientes en el forúnculo ayuda a acelerar el drenaje.
  • Una vez que el forúnculo se abra se debe seguir aplicando las compresas para sanar la herida y disminuir la inflamación.

En algunos casos el forúnculo es tan grande que es necesario que el médico recete antibióticos y realice una cirugía menor y ambulatoria para extraer toda la sustancia que contiene la protuberancia y evitar una infección en cualquier otra parte del cuerpo. Esta intervención es necesaria cuando:

  • El forúnculo apareció hace más de dos semanas y no ha drenado.
  • El forúnculo reaparece en el mismo lugar.
  • El forúnculo se encuentra en el rostro o en la columna.
  • El dolor del forúnculo es inaguantable.
  • El forúnculo está acompañado de fiebre.

Asimismo, una vez que el forúnculo aparece es necesario cuidarlo para prevenir su propagación y conseguir que sane por completo:

  • Se debe limpiar el forúnculo todos los días y cambiar con frecuencia las gasas que lo cubren.
  • Cada vez que se toque el forúnculo hay que lavarse las manos inmediatamente con jabón antibacterial.
  • Cualquier tela o toalla que haya entrado en contacto con el forúnculo debe ser lavada con agua hirviendo.
  • El líquido del forúnculo no debe entrar en contacto con nada ni nadie, para evitar que esto suceda es necesario botar las gasas o curas en una bolsa sellada.
  • Si el médico receta antibióticos orales o tópicos es necesario cumplir las instrucciones al pie de la letra para evitar que la infección repita.
Forúnculos: causas, síntomas y tratamiento - Tratamiento de los forúnculos

Cómo prevenir un forúnculo

Evitar el contacto con estafilococos es casi imposible, porque están por todos lados, incluso en nuestro cuerpo. Sin embargo, sí podemos evitar que esta bacteria penetre de manera más profunda y cause una infección mayor que derive un forúnculo. ¿Cómo? La mejor manera de prevenir un forúnculo es manteniendo una buena higiene corporal y para ellos es necesario lavar las manos varias veces al día con jabón antibacterial para eliminar de nuestra piel cualquier microorganismo, hongo o bacteria que hayamos podido tocar. También se recomienda:

  • Limpiar el hogar con desinfectantes que eliminen las bacterias y gérmenes que puedan concentrarse en cualquier parte de la casa.
  • Lavar la ropa, toallas y muda de cama con agua caliente para eliminar todo tipo de gérmenes.
  • Evitar tocar el forúnculo de otra persona.
  • Aplicar aceite de árbol de té cuando el forúnculo está formándose ayuda a prevenir su evolución.
  • Sanar y desinfectar cualquier herida que haya en el cuerpo varias veces al día para evitar la infección.
  • Los artículos de higiene como las toallas, el jabón de barra o el cepillo dental no se deben compartir.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Forúnculos: causas, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Piel, cabello y uñas.

Escribir comentario sobre Forúnculos: causas, síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
jose manuel
-hola mi pregunta es la siguiente que farmaco sea en pomada sobres ect es el mejor para una herida de forunculo gracias .
Aleix Cardona (Editor/a de ONsalus)
Normalmente se utilizan cremas antibacterianas, por lo que debes hablar con tu médico para que te recete la más adecuada.

Forúnculos: causas, síntomas y tratamiento
1 de 3
Forúnculos: causas, síntomas y tratamiento

Volver arriba